ENTRE LA OBSTINACIÓN Y LA MALDAD

ENTRE LA OBSTINACIÓN Y LA MALDAD

Se contaba que el capitán de un ballenero, después de haber pretendido la caza de la ballena blanca, resultando esta tan desafortunada, al llegar a tierra, prometió no pisar jamás un barco . Era una de las leyendas en torno a Moby Dick, la ballena blanca, personaje central de la historia de Herman Melville (1819-1891) publicada hoy en la Biblioteca EL TIEMPO.

06 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

"Se contaba que el capitán de un ballenero, después de haber pretendido la caza de la ballena blanca, resultando esta tan desafortunada, al llegar a tierra, prometió no pisar jamás un barco". Era una de las leyendas en torno a Moby Dick, la ballena blanca, personaje central de la historia de Herman Melville (1819-1891) publicada hoy en la Biblioteca EL TIEMPO.

Moby Dick es la maldad inexplicable, reza uno de los textos que analizan la obra cumbre de Herman Melville. El capitán Ahab, su contraparte, es la obstinación y la locura. El enfrentamiento de estas dos fuerzas no puede terminar más que en tragedia, es la conclusión a la que llega el autor en la primera novela suya.

Melville, nacido en Nueva York, no era ajeno a la vida de mar. La vida en los barcos lo llamaba. Por lo mismo, sus libros de aventuras tuvieron las olas como escenario. A los 19 años se había enrolado como marinero en un buque inglés. Dejó de navegar en 1844, cuando comenzó a relatar aventuras de mar. Sus primeras novelas gozaron de cierta popularidad: Typee (1846), Omoo (1847), Mardi (1849) y Redburn (1849). Paradójicamente, la que ahora es vista como su obra cumbre, Moby Dick o la gran ballena blanca, fue en su momento una especie de bajón literario para Melville, que no tuvo con ella el éxito de sus historias anteriores.

La maldad inexplicable.

Moby Dick, un cachalote blanco que se ha ganado el derecho de ser llamada por su nombre por todos los marineros del mundo, parece pensar sus estrategias en el mar. "Era muy blanca, pero lo más terrible era su maldad". Su simple aparición ante un barco ballenero o no, es presagio de destrucción y lágrimas. Se sabe perseguida, lleva sobre su cuerpo, innumerables arpones y cuerdas, señales de las luchas a las que ha sobrevivido.

Su surtidor precede al Pequod, el barco de Ahab, se le aparece adelante, durante varias noches, a la misma hora. Como burlándose de su fanático y loco capitán y su sed de venganza. "Se diría que el misterioso animal navegaba ante nosotros, precediéndonos y marcando inexorable el camino de nuestra perdición", relata Ismael, el marinero que narra la historia.

La obstinación.

" Pobre loco! Dios se apiade de usted", le dice el capitán del Rachel al capitán del Pequod, al despedirse. Ahab se ha negado a ayudarle a buscar un bote extraviado en el que va el hijo del capitán del Rachel, su locura le impide el gesto de caridad por un colega. Prefiere seguir la pista de aquella ballena que alguna vez le arrancó la pierna y que para él representa la destrucción, el mal del mundo al que debe combatir con todas sus fuerzas.

Al igual que Moby Dick, otras novelas posteriores del autor norteamericano no tuvieron la popularidad de las primeras. Pierre o las ambigedades (1852) fue un fracaso. Resultados similares tuvo Israel Potter (1855). De un libro de cuentos titulado Cuentos de Piazza (1856), se destacaron los relatos Benito Centeno y Bartleby, el escribiente. Siguieron obras como El timador (1857) y algunos poemas. Otras obras suyas fueron Clarel y Billy Budd, la última de sus obras, terminada poco antes de morir, en 1891.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.