A DOS SEMANAS DE LA MATANZA EN EL MONTE DEL TEMPLO PALESTINO MATA A TRES ISRAELÍES

A DOS SEMANAS DE LA MATANZA EN EL MONTE DEL TEMPLO PALESTINO MATA A TRES ISRAELÍES

Los organizaciones palestinas se han responsabilizado del asesinato ayer de tres ciudadanos israelíes en Jerusalén, efectuado por un albañil árabe de 19 años. Se trata de la Fuerza 17 del Fatah, un comando bajo las órdenes del líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yaser Arafat, y del movimiento integrista Yihad Islámica, grupo Alaksa, según informó ayer la radio estatal israelí.

22 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

En sendas llamadas anónimas a una agencia europea de noticias, miembros de ambas organizaciones dijeron que los asesinatos se habían producido en venganza por la masacre de palestinos en Jerusalén el pasado lunes 8, al ser reprimidos por la Policía israelí.

El atacante, al parecer un integrista musulmán de la aldea de Abadie, en el distrito cisjordano de Belén ocupada, mató ayer a la soldado israelí Iris Azulay, de 18 años.

Después de apuñalar a la joven cuando se dirigía a la tienda de ultramarinos del barrio de Baka, hirió en la cabeza a Amikam Kovner, de 13 años, y asesinó a un civil de 43 años con un cuchillo de 40 centímetros.

Alertado por los gritos de la calle, un policía del cuerpo de lucha antiterrorista, de 28 años, salió de su casa y, tras efectuar varios disparos al aire y herir al atacante en los pies, murió también al ser apuñalado por el palestino.

La Policía no ha hecho público aún el nombre del asesino ni de dos de las víctimas mortales.

Pocos días después de la matanza de 21 palestinos junto al Monte del Templo, hace casi dos semanas, el Fatah y el grupo integrista Hamas, movimiento de resistencia islámica, difundieron comunicados en los territorios ocupados en los que llamaban a intensificar la insurrección palestina y a pasar a las armas de fuego para matar israelíes.

Hay que ver los asesinatos de ayer como la expresión de la impotencia y la ausencia de logros de las organizaciones terroristas , afirmó ayer el primer ministro israelí, Yitzak Shamir, en la reunión semanal del Gobierno, en la cual se trató el atentado perpetrado contra los tres ciudadanos israelíes.

Shamir ordenó también a la policía y a las fuerzas de seguridad que incrementen sus esfuerzos para proteger a los habitantes de Jerusalén.

Por su parte, el portavoz de la oposición laborista --Haim Ramon-- declaró, tras condenar los asesinatos, que el clima que se vive en Jerusalén es reflejo de la ausencia de un proceso político para la solución del conflicto palestino-israelí.

El ministro de Policía, Roni Milo, afirmó que a partir de ahora las fuerzas del orden actuarán con mano muy dura en Jerusalén para evitar este tipo de ataques contra israelíes.

Los grupos pacifistas condenaron también los asesinatos y llamaron a árabes e israelíes a evitar la violencia y los actos de venganza.

Portavoces de estos grupos afirmaron que se ha demostrado, una vez más, que solo la solución del problema palestino detendrá el derramamiento de sangre.

Miembros de la extrema derecha, por su parte, exigieron la imposición de la pena de muerte a los asesinos de judíos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.