Secciones
Síguenos en:
COPAS SPRINT Y SWIFT SIGUEN ANIMADAS

COPAS SPRINT Y SWIFT SIGUEN ANIMADAS

Otra del sardino volador Juan Pablo Montoya, esta vez en la Copa Swift. Igual dosis le aplicó Jaime Mor a sus rivales en la Sprint. Pero si los dos ganadores de la segunda válida de la Copa Chevrolet fueron los mismos de la fecha inaugural, las dos carreras disputadas ayer en Tocancipá tuvieron nuevos ingredientes y animación. Primero que todo, para Montoya las cosas no tuvieron la facilidad del estreno y a bordo de un auto saltarín y difícil de controlar, tuvo que emplearse a fondo para superar a Luis Jenaro Rico, convertido últimamente en el único piloto que consigue mirar de cerca los stops del sardino volador .

Y si bien Mor tuvo un buen margen al final, esta vez debió sacudirse de varios rivales que lo precedieron en la conducción de la prueba como Carlos Felipe Arango, luego Edgard Tangarife y posteriormente Juan Chávez.

Y cuando se deshizo de todos estos rivales, tuvo un fuerte asedio de atrás y finalizó con el margen justo para reclamar los puntos del primer lugar.

La prueba de veteranos vio a Luis Jenaro Rico en el comando, luego de una floja salida de Montoya, quien perdió tres casillas.

Pero, obviamente, este insuceso pasajero para el futuro ganador, fue un frasco de pimienta para el espectáculo que estuvo pendiente del ascenso de Montoya.

Primero, se deshizo de Andrés Osorio, luego de Juan Pablo Orjuela, quien a la postre se desconectó de la punta a causa de un trompo. Y finalmente llegó sobre Rico, en cuya persecución hizo algunas maniobras crispantes al recuperar su auto de largos patinazos en la pista, que se puso húmeda por un pasajero chubasco.

Después, todo fue costura. Montoya abrió el espacio y lo conservó prudentemente, Rico jugó a los puntos, Osorio quedó flotando y la animación final la pusieron Orjuela y Rezk, alcanzando a Hernando Ramírez, por las posiciones siguientes, a las cuales aspiró también Juan Pablo Madero en las primeras de cambio.

Entre los novatos La prueba de los novatos se aclaró a mitad de camino cuando Mor cazó a Tangarife y éste se derrumbó paulatinamente, luego de ser claramente alcanzado por otros rivales.

Una volcada de Jorge Bernal taponó ligeramente la pista y clarificó al grupo perseguidor cuyo comando tomó Gonzalo Clopatofsky, del cual se descolgaron Camilo Bernal y Carlos Felipe Arango, siendo sustituidos por un sorprendente Santiago Orjuela, quien de atrás para adelante apareció como un fantasma para discutir los honores.

Al final, Clopatofsky y Orjuela resultaron dirimiendo el segundo puesto en un auténtico carro finish, definido por unos 40 centímetros a favor de Orjuela, presenciado de pies por la animada concurrencia.

Los ganadores del día ampliaron su margen en la clasificación general, pero quedó el sabor que en las ocho válidas que restan, hay todavía mucho por disputar.

Y en la misma proporción, por ver, lo que sin duda seguirá la afición con creciente entusiasmo gracias a la espectacularidad del certamen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.