CABEZA Y ESPALDA, COMO DUELEN

CABEZA Y ESPALDA, COMO DUELEN

En este momento la mitad de los colombianos siente algún tipo de dolor físico que ameritaría ser tratado por un médico. Pero el 50 por ciento de quienes admiten tenerlo no acuden a consulta sino que consume analgésicos por su cuenta para aliviarlos. (VER GRAFICOS: ESTUDIO DOLOR)

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En este momento la mitad de los colombianos siente algún tipo de dolor físico que ameritaría ser tratado por un médico. Pero el 50 por ciento de quienes admiten tenerlo no acuden a consulta sino que consume analgésicos por su cuenta para aliviarlos.

(VER GRAFICOS: ESTUDIO DOLOR).

Esta es una de las conclusiones del Tercer Estudio Nacional del Dolor, realizado entre 512 habitantes de las ciudades más grandes del país, con el ánimo de conocer la incidencia de este mal entre las personas y la forma en que lo manejan.

De acuerdo con el informe presentado ayer, los dolores más frecuentes son los de cabeza, espalda (es cada vez más común) y abdomen o estómago, seguidos por los de piernas y pies.

Esta vez, el estudio también incluyó datos sobre la incidencia del dolor por zonas geográficas (ver gráfico).

En buena medida, las investigaciones en medicina están orientadas a crear nuevas técnicas y medicamentos para combatir dolencias como esas que, según el estudio, son capaces de impedirle a la gente cumplir con actividades tan simples, como comer y caminar. Algunos de esos avances ya se practican en Colombia.

La cabeza.

Los dolores de cabeza más comunes son los tensionales, provocados por el estrés. No hay, según el neurocirujano Enrique Osorio Fonseca, medicinas milagrosas para tratarlos, por lo que recomienda a los pacientes adoptar hábitos de vida más saludables.

Más fuerte es la migraña, que afecta especialmente a los jóvenes. Cada día surgen medicamentos nuevos para frenarla, pero son tantos los factores involucrados en su ocurrencia, que la ciencia no ha dado con una fórmula para curarla o que les sirva a todos los que la padecen , dice.

Cuando estas medicinas no funcionan, se recurre a técnicas como la terapia neural, que consiste en aplicar inyecciones de procaína (anestésico) en los sitios específicos de dolor; esta sustancia actúa sobre el sistema nervioso vegetativo.

Para los dolores de cabeza que no es posible manejar ni con medicamentos ni con terapias, como ocurre cuando hay nervios dañados, hay tratamientos más drásticos, como el uso de electrodos. Estos se ponen sobre la médula espinal para estimularla eléctricamente, en forma constante, impidiendo que los impulsos dolorosos provenientes de miembros o áreas afectadas asciendan hasta el cerebro, que es donde se perciben.

La espalda.

Según Germán Ochoa, ortopedista y especialista en patología vertebral, además de las llamadas escuelas de espalda -que reúnen a terapeutas físicos y ocupacionales, sicólogos y ergónomos, que abordan en conjunto el tratamiento de los pacientes-, existen técnicas novedosas para aliviar los dolores crónicos.

Entre estas se cuentan los bloqueos del dolor, que consisten en la inyección de anestésicos en las zonas afectadas, y la radiofrecuencia o implantación de electrodos que destruye nervios pequeños causantes de molestia en las articulaciones de la columna.

También se proponen alternativas como la displasia por termolisis, para quemar el disco intervertebral que produce el dolor, mediante la puesta de un electrodo con corriente.

Dentro de los procedimientos mínimamente invasivos están la vertebroplastia para dolores provocados por fracturas asociadas a osteoporosis. Se inyecta cemento en la vértebra rota de pacientes que no responden a terapias o analgésicos. Cuando por este mal la columna colapsa, se pone en el área fracturada un balón que se infla con cemento. Disminuye el dolor y el cuerpo recupera la altura perdida.

El abdomen.

Las causas del dolor abdominal son múltiples, pues además de indigestiones abarcan cólicos menstruales, úlceras, gastritis, cálculos en la vesícula, estreñimiento, apendicitis, pancreatitis o cáncer de cualquier órganos abdominal.

El consumo de algunos antiinflamatorios no esteroideos (Aines), de vitaminas en altas dosis o de productos de origen natural pueden causarlo también , explica Fernando Sierra, jefe del servicio de enfermedades gastrointestinales y del hígado de la Fundación Santa Fe.

Mucha gente piensa que su dolor está relacionado con la última comida del día y por eso recurre a los remedios caseros, como una aromática. También a antiácidos y analgésicos. Puede ser una salida momentánea, pero si el dolor persiste, hay que consultar con el médico. Mas si se acompaña de vómito, fiebre, sangre, diarrea .

Sierra destaca como avances los adelantos en materia de diagnóstico, pues existen síntomas que son similares en esta parte del cuerpo que él define como cajita de Pandora . Entre esas ayudas están el ultrasonido, la ecografía, la tomografía, la resonancia magnética e incluso la laparoscopia y la endoscopia. Un diagnóstico preciso permite un tratamiento adecuado, sea con cirugías mínimamente invasivas o medicamentos de última generación , explica.

Por lo demás, sugiere controlar el estrés e ingerir alimentos a temperatura adecuada, en cantidades moderadas y a horas adecuadas.

PARA QUE NADIE SUFRA EN SILENCIO.

El informe, presentado por la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor (Aced), busca crear conciencia en torno a la necesidad de que la gente no sufra en silencio, cuando existen múltiples tratamientos y alternativas para impedirlo , dice Carlos Francisco Fernández, presidente de la Aced.

Además de la encuesta, la Asociación Latinoamericana para el Estudio del Dolor y la Aced eligieron el 7 de mayo como el Día Nacional del Dolor.

Otros resultados del estudio son los siguientes:.

- De cada dos personas de estrato uno, cinco personas de otros estratos acuden al médico al sentir dolor.

- Para el 52 por ciento de quienes participaron en el estudio, tener dolor permanente significa una enfermedad grave, mientras que al 30,6 por ciento no le preocupa.

- El 40,7 por ciento considera que tras visitar el médico, le formularon medicamentos que no servían.

- El 82,8 por ciento acude a la medicina tradicional; entre el 17,2 por ciento que prefiere la alternativa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.