EXODO EN EL SUR POR PLAN PATRIOTA

EXODO EN EL SUR POR PLAN PATRIOTA

El Plan Patriota , la más ambiciosa ofensiva militar que ha lanzado Colombia en su historia, comenzó a provocar esta semana movimientos telúricos de mediana intensidad en el sur del país. (VER MAPA: AREA DETALLADA)

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El Plan Patriota , la más ambiciosa ofensiva militar que ha lanzado Colombia en su historia, comenzó a provocar esta semana movimientos telúricos de mediana intensidad en el sur del país.

(VER MAPA: AREA DETALLADA).

Todos los habitantes del caserío Peñas Coloradas -cerca de 1.200- desalojaron. En deslizadoras yremontaron el río Caguán en un viaje de dos horas y media hasta Cartagena del Chairá.

De seis veredas cercanas -entre ellas Flandes, El Venado, Animas, Cumarales y Laguna Verde-, ribereñas del Caguán, también se embarcó gente con destino a ese municipio. Y unas cuantas decenas han llegado de Remolinos del Caguán, El Billar, Monterrey y Monserrate.

El desplazamiento empezó a comienzos de la semana pasada. Para los lados de Peñas Colorados, que es un caserío, la gente se salió completamente , dice a EL TIEMPO Faiber Galindo, secretario de Asuntos Comunitarios de Cartagena del Chairá.

Salieron por ahí 1.200, aquí se quedaron de 700 a 800, y los demás siguieron para otros municipios donde tienen familia , anota.

El alcalde de Cartagena, Aldemar Fajardo, considera que si la tendencia se mantiene podrían llegar a tener 4.000 desplazados en las próximas semanas.

Por qué?.

El éxodo comenzó tras la llegada, en la última semana de abril, de tropas militares -Brigada Móvil 22- y cuerpos especiales de la Policía a Peñas Coloradas.

Peñas es un pequeño pueblo, pero para el Plan Patriota tiene relativa importancia porque por allí transitan mandos medios y jefes de las Farc y es una zona de gran concentración de cultivos de coca.

De hecho, desde allí despachaba Sonia , la comandante guerrillera capturada en febrero y considerada más importante que otros detenidos, como Simón Trinidad , pues ella administraba las finanzas del poderoso bloque sur.

El secretario Galindo explica que le ha oído decir a los desplazados que dejaron el pueblo porla militarización. Que como el Ejército y la Policía se asentaron allá y como esa era zona de influencia de las Farc, optaron por salirse.

Para los militares, entre tanto, las Farc están amenazando a los pobladores y utilizándolos como estrategia contra el Plan Patriota . Que contaron que hace dos meses la guerrilla los reunió y les dijo que cuando llegaran las tropas ellos tenían que irse del pueblo. La guerrilla tiene miedo que empiecen, como se dice, a darles dedo , dijo a EL TIEMPO un oficial del Ejército que ha estado en las últimas semanas en Peñas Coloradas.

Llegamos, y a los dos o tres días comenzó a irse la gente. Primero los comerciantes, los que venden jabón, papel higiénico, fríjol y papa. Luego, los demás dijeron, qué hacemos en un pueblo donde no hay a quién comprarle?.

No le voy a negar que la gente está totalmente prevenida con la Fuerza Pública. La guerrilla les dice que los vamos a torturar , concluye el oficial.

Para el comandante de Policía en Caquetá, coronel Gabriel Rodríguez Castro, todo es un manejo que ha hecho la guerrilla a la comunidad campesina, diciéndoles que se deben alejar de sus casas y veredas, que las autoridades los van a atacar .

El caso de poblaciones como Remolinos y Monserrate tiene que ver con que no hay trabajo , la coca ya fracasó , y ya se ve hambre por allá .

Las autoridades todavía no tienen claro hasta dónde pueden llegar estos desplazamientos, pero entre sus hipótesis manejan la posibilidad de que se repita una movilización como la de 1996 con la operación Conquistai (ver Se repite... ).

En esa ocasión, las Farc también habrían utilizado a los labriegos, para contrarrestar la ofensiva. De hecho, a través de su agencia de noticias Anncol, la guerrilla dejó en claro que se va a oponer al Plan Patriota .

De manera que ya estamos advertidos: la invasión gringa está en marcha (...) los verdaderos patriotas, debemos prepararnos para desarrollar todos unidos la resistencia , dijeron en un comunicado difundido el pasado 27 de abril.

Y explicaron que esa resistencia la harán desarrollando todas las formas de lucha de masas, las legales y las ilegales, sin excepción de ninguna especie .

El Plan Patriota en su fase II -la primera se dio en Cundinamarca a mediados del año pasado- comenzó en enero de este año y ha sido manejada en extremo secreto por el gobierno de Colombia y los militares.

Con la asesoría y el apoyo logístico y financiero de Estados Unidos, cerca de 17.000 hombres de la Fuerza Pública están llegando y tomando posiciones en las selvas colombianas tratando de dar con los jefes de la guerrilla en sus más intrincadas retaguardias.

CARTAGENA DEL CHAIRA.

Poblado del medio Caguán (Caquetá) que al ritmo de la bonanza cocalera atrajo entre 1982 y 1987 a colonos de todo el país. Con 5.000 habitantes en su casco urbano ha sido escenario de hechos importantes de la historia reciente relacionados con las Farc.

Allí ocurrieron las marchas cocaleras de 1996, el despeje militar para la liberar 60 soldados secuestrados en Las Delicias y era el municipio que las Farc ofrecieron al gobierno de Pastrana como piloto para la erradicación manual de cultivos.

El 9 de febrero pasado, el Ejército capturó allí a Nayibe Rojas, conocida como Sonia , una figura según conocedores, claves para las Farc.

En ese poblado se produjo una de las más difundidas capturas masivas en el reciente gobierno contra presuntos auxiliadores de la guerrilla.

SE REPITE LA HISTORIA?.

Aunque el Plan Patriota está previsto como una campaña militar sin comparación en la historia, cabe recordar otra gran movilización de tropa en el sur del país, la operación Conquista , que comenzó en julio de 1996 contra narcotraficantes y guerrilla y centros de producción de coca en Guaviare, Vaupés, Putumayo y Caquetá, principalmente, Remolinos del Caguán.

Participaron cerca de 2.500 hombres -el Patriota se espera que sean entre 15.000 y 17.000 permanentes- y acosaron durante 1996 y 1997 a raspachines y procesadores de coca, destruyeron laboratorios y restringieron el comercio de precursores.

Miles de campesinos y raspachines protagonizaron masivas movilizaciones, que se conocieron como marchas cocaleras, según el Ejército instigados por las Farc, hacia ciudades como Florencia, Orito y Mocoa.

La protesta se prolongó casi dos meses y terminó luego de que el Gobierno del entonces presidente Ernesto Samper envió una comisión que pactó un acuerdo para el regreso de los campesinos a sus parcelas y a sus lugares.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.