Secciones
Síguenos en:
MODERNO DESDE HACE 90 AÑOS

MODERNO DESDE HACE 90 AÑOS

.... Queremos ser mejores cada día, que un progreso señale cada sol . Himno del colegio.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de marzo 2004 , 12:00 a. m.

.... Queremos ser mejores cada día, que un progreso señale cada sol .

Himno del colegio.

Lo recuerda con claridad, como si el reflejo de su memoria brillara en un espejo. Agustín Nieto Caballero, fundador del Gimnasio Moderno, se le acercó en la época en la que Leonor Rosso Méndez estaba encargada de la dirección de la biblioteca, y le preguntó cómo le iba con los libros recién llegados.

-Eso quería preguntarle-, le dijo la también profesora del colegio. que llegan libros nuevos y ya la estantería no nos alcanza para tantos volúmenes. Cuáles me aconseja descartar para poder poner otros nuevos?.

Nieto la miró como si estuviera en una encrucijada, comenzó a esculcar en los estantes y fue tomando los libros uno por uno mientras hablaba del pasado de ellos. Este lo recogí, este me lo prestaron, este lo conseguí , en tal y tal parte, decía. Luego de contar la travesía de cada volumen, los ponía dentro de la caja de descartables y los miraba con un último aliento de dolor, similar al de los amigos que se despiden. Pero en el último segundo, se arrepentía.

-No, Leonor. Pensémoslo mejor, acomodémoslos como podamos. Todavía no-, le rogaba.

Y así con los alumnos. Cada uno era importante, incluso por la época en que el Gimnasio Moderno cobró más nombre y los salones, diseñados para albergar un máximo de 20 alumnos, se vieron abarrotados con grupos de hasta 38 estudiantes. Porque Agustín Nieto -recuerda Leonor- estuvo convencido desde la inauguración del gimnasio de que la escuela debería ser un lugar donde se amara la naturaleza y el ser humano importara.

Tradición intacta.

Este 18 de marzo se cumplen 90 años de una institución en la que Leonor lleva 37 años, y en la que ella se ha convertido en la memoria viva de miles de estudiantes en formación.

Y del mismo colegio. Conoce incluso lo que ocurrió antes que ella llegara al Gimnasio Moderno como profesora de quinto de primaria. Fue en 1913, cuando Agustín Nieto Caballero vino de estudiar pedagogía en Europa, e impulsó una escuela activa como las que había visto. Quería que la educación saliera de los colegios religiosos. Comenzó en la carrera séptima con calle 57 .

El Gimnasio Moderno de esa época, ubicado en una casa de unos tíos de Nieto, no tenía nada de especial por fuera. Pero por dentro se gestaban ideas como en una caldera. Se defendía a capa y espada la posibilidad de pensar distinto y había posturas casi reaccionarias para la época: respeto por las ideas religiosas de cada alumno, una posición neutra frente al partidismo político de entonces y la convicción de que la educación debía darse en contacto con la naturaleza.

Pero además, se buscó erradicar la memoria como método infalible de aprendizaje y se institucionalizó la confianza en el alumno. Eso sonaba tan raro como ver un perro a cuadros para los padres de familia. Les parecía extraño que los profesores creyeran en la palabra de sus estudiantes sin ofrecerles premios ni castigos, y que las puertas del colegio estuvieran abiertas para que los jóvenes entraran y salieran a su antojo. Eso, hasta que comenzó la inseguridad.

Los tiempos han cambiado , dice Leonor, quién también fue directora de preparatoria, coordinadora de primaria, directora del área de electivas, del fondo de publicaciones y del periódico Doble carta. En su trasegar por casi la totalidad del colegio, se ha dado cuenta del viraje generacional.

Ante las profesoras éramos las directoras de grupo y dictábamos todas las materias. Ahora cada maestro se ha especializado. También los alumnos eran distintos. Habían sido educados con una fuerte presencia de sus padres en su hogar. Ahora los padres trabajan todo el día y delegan en el colegio gran parte de la educación.

El comportamiento también ha cambiado: los alumnos de hoy son más visuales y les cuesta prestar atención, aunque son más despiertos que antes. Son más díscolos porque necesitan más afecto, y aunque anhelan la paz, también cargan con la agresividad del país que refleja la televisión. Lo que no ha cambiado es el concepto de los papás, que siempre que al niño le va bien, dicen que es por herencia de la familia, pero si le va mal, es por el profesor , dice, sonriendo.

Su rector actual, Juan Carlos Bayona, desde 1998 insiste en que aunque el Gimnasio educa a las élites, sus estudiantes deben de tener una conciencia social. Más allá de que terminen en cargos destacados, su propósito debe ser cumplirle al país. También se ha preocupado por mantenerlo como su nombre dice: moderno. Su pasión por la arquitectura lo llevó a recuperar la madera original de sus instalaciones.

Pero es Leonor, con las 37 promociones que ha graduado, la que en estos 90 años de la institución más sabe sobre el colegio masculino más influyente del país. Sobre todo sabe algo: que desde el tablero, ella ha aportado su grano de historia al país. No necesita ya saber más.

BREVE HISTORIA.

La primera piedra de los edificios del Gimnasio Moderno actuales se colocó el 12 de octubre de 1918. Un total de 17 jóvenes de la jerarquía bogotana (entre ellos José María Samper y Tomás Rueda) impulsaron este colegio con el propósito de convertirlo en un ámbito abierto donde los 38 estudiantes iniciales aprendieran con regocijo. Sin embargo, Agustín Nieto Caballero fue quien fundó el gimnasio y Alberto Corradine, su primer rector. Entre los pilares del Gimnasio estaba una disciplina basada en la confianza y la autonomía, la imagen de un maestro bondadoso y culto, y el contacto con la naturaleza.

CELEBRES ESTUDIANTES.

Entre los personajes que han salido del Gimnasio Moderno están: Rodolfo Llinás, Julio Mario Santo Domingo, Rodrigo Pardo, Roberto Junguito, Ernesto Samper, Daniel Samper, Alfonso López Michelsen, actores como Diego Trujillo, Jorge Enrique Abello y Felipe Noguera; músicos como Gabriel Cuéllar, Gabriel Trujillo y Luis Pulido. Dos de los más queridos y recordados son Guillermo Cano y Luis Caballero.

FOTO/Mauricio Moreno EL TIEMPO.

1- Ayer, 18 de marzo, se cumplieron 90 años de la fundación Gimnasio Moderno de Bogotá.

2- Leonor Rosso ha visto pasar por el colegio un total de 37 promociones. Acá, celebra frente a una réplica del Gimnasio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.