SÁQUELE EL JUGO A LA EXPANSIÓN DE LA UE

SÁQUELE EL JUGO A LA EXPANSIÓN DE LA UE

Bratislava está tan pasada de moda... Aunque la incorporación de diez nuevos países a la Unión Europea provocó mucho ruido el pasado fin de semana, eso no tiene que traducirse necesariamente en enormes oportunidades para los inversionistas de este lado del mundo. Quienes conocen mejor la región ya han recogido sus ganancias y se concentran en la próxima ronda de posibles candidatos a la UE, especialmente Bulgaria y Turquía.

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Bratislava está tan pasada de moda... Aunque la incorporación de diez nuevos países a la Unión Europea provocó mucho ruido el pasado fin de semana, eso no tiene que traducirse necesariamente en enormes oportunidades para los inversionistas de este lado del mundo. Quienes conocen mejor la región ya han recogido sus ganancias y se concentran en la próxima ronda de posibles candidatos a la UE, especialmente Bulgaria y Turquía.

Claro que a veces puede resultar difícil encontrar inversiones. En cualquier caso, tomarse el tiempo necesario para buscar puede ser muy rentable. Como demuestra la historia, el mejor momento para invertir en un país es antes de que lo inviten a formar parte de la UE.

"El dividendo real del ingreso en la UE es que el país empieza a reformar todo, desde la judicatura hasta la apertura comercial, para armonizar sus leyes", dice Ahmad Zuaiter, gerente de cartera del grupo de inversión en mercados emergentes de Morgan Stanley. Ese trabajo preparatorio resulta en una economía más fuerte y un clima de inversión menos arriesgado, que en última instancia engendran una divisa más sólida y un mercado accionario más robusto.

Ciertamente, los recién llegados ofrecen sólidas perspectivas económicas, con tasas de crecimiento que duplican el promedio de los viejos países de la UE. Pero el dinero fácil en esos países ya ha encontrado dueño. En los últimos cinco años los mercados accionarios en la República Checa y Hungría casi se han casi duplicado, mientras que en Eslovaquia se han duplicado con creces. Eslovenia ha ganado un 160%. En cambio, el Indice Standard & Poori s 500 perdió cerca de un 18% durante ese período.

No es fácil tener éxito en esos mercados. Las opciones de inversión actuales son bastante limitadas y tienden a concentrarse en los mayores mercados, como Polonia y Hungría. Las firmas tampocos se están apresurando a sacar nuevos productos orientados a aprovechar la expansión de la UE.

Pero aún hay oportunidades. Los bancos tienden a registrar un buen comportamiento en el lapso inmediatamente previo al ingreso en la UE y las firmas de telecomunicaciones más pequeñas suelen ser adquiridas por grupos más grandes de la región. Un posible objeto de compra es la húngara Magyar Tavkozlesi Rt., o Matav. (La alemana Deutsche Telekom AG ya posee una participación en ella mayoritaria). Esta y otras compañías del Este cotizan en el mercado estadounidense como ADR.

Merrill Lynch & Co. destaca compañías de Europa Occidental que tienen grandes intereses u operaciones en Europa Central. Algunas de estas son el banco austriaco Erste Bank AG; la cervecera británica SABMiller PLC; y el grupo de telecomunicaciones noruego Telenor ASA.

Las divisas, que normalmente son una buena apuesta, ya han cosechado grandes ganancias. Por ejemplo, hace dos años EverBank Financial Corp., un banco de Florida, lanzó un Certificado de Depósito (CD) basado en monedas de Hungría, Polonia y la República Checa. El instrumento ha registrado un rendimiento en torno al 12,4% anual.

Ahora, dice Chuck Butler, subdirector senior de EverBank "la gran subida se ha generalmente agotado ya", aunque estas monedas todavía podrían moverse al alza mientras los países se esfuerzan para lograr adoptar el euro. Y para eso faltan todavía varios años.

En vez de eso, Butler le ha dicho a los inversionistas que "el juego ahora está en observar la siguiente ronda" de candidatos a la UE, aunque su banco aún no ha creado producto nuevo alguno.

Rumania y Bulgaria están camino de sumarse a la UE en 2007. Croacia podría hacerlo poco después. De todos estos, Bulgaria es el favorito. Butler dice que su gobierno "está haciendo todo lo correcto" para atraer capital extranjero.

Pero tenga cuidado: la mayoría de estos mercados bursátiles son pequeños. Croacia, el mayor de todos ellos, tiene una capitalización total de mercado de menos de US$3.000 millones, según datos de 2001 del Banco Mundial.

Turquía, que aspira desde hace tiempo a ingresar en la UE pero se enfrenta a barreras culturales y políticas, aún está a una década de sumarse al mercado único. Ucrania también podría ser una gran beneficiada. Pero su inclusión es todavía más lejana.

El truco para los inversionistas está en encontrar formas de ganar exposición en cualquiera de estos mercados y, con la excepción de Turquía, esto no es fácil.

Ningún fondo de inversión se centra por ejemplo específicamente en mercados como Bulgaria o Rumania. Para los verdaderos amantes del riesgo, Karoll Inc., una casa de corretaje de Sofía, Bulgaria, permite a inversionistas extranjeros abrir una cuenta y de este modo acceder a las bolsas de Bulgaria, Rumania y Rusia.

"No importa realmente la fecha en que Turquía se una por fin a la UE", dice Zuaiter, de Morgan Stanley. "Los mayores beneficios se van a acumular en los próximos años. Esa será la parte entretenida. Pero va a ser volátil, así que sean cautos".

De hecho, el mercado bursátil turco casi se duplicó el año pasado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.