NOSTALGIA POR EL RÍO:

NOSTALGIA POR EL RÍO:

Señor Director:

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Señor Director:.

Leí su reciente editorial sobre el río Bogotá. Ayer no más aproveché el sol que milagrosamente apareció después de muchos días fríos, y me puse a recorrer la ribera del Danubio. Es una delicia caminar a través de un sendero que recorre varios kilómetros de la isla longitudinal de la ciudad, y el Danubio, que cristalino deslumbra con su azuloso color, con niños que juegan en parques al lado de sus aguas calmas, con otros pescando y otros que, como yo, anonadados, nos quedamos mirando su esplendor o los grandes barcos que lo recorren, sin alterar su naturaleza.

Me da envidia pensar que aquí, en Viena, se pueden dar el lujo de tener un afluente natural enorme, que no le rinde pleitesía al urbanismo, sino que este cede su paso para darles a todos los habitantes un escenario para la vida natural en el tablado de lo artificioso. Y en Bogotá, aquella que pretendemos comparar con una ciudad europea, ni siquiera podemos asomarnos a un caño.

Santiago Méndez Parodi.

Viena (Austria)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.