NO FALTA DON VIVO :

NO FALTA DON VIVO :

Señor Director:

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Señor Director:.

Se comenta que a raíz del lamentable accidente de los niños del Agustiniano, el Gobierno va a revisar la normatividad relacionada con el transporte de estudiantes. Para mí el problema definitivamente no es de normas (de las cuales hay muchas), es de responsabilidad de todos. Hay muchos accidentes que se pueden evitar si se siguen las normas existentes: revisión, conducta de conductores y de peatones.

Yo viajo con frecuencia por carretera y cada vez que se presenta un trancón, es lógico, se empieza a formar una fila de carros por el carril derecho; no falta entonces el Don Vivo que va con su familia, que se abre y aprovecha el carril izquierdo para pasar y ganarse unos puestos. El día que ocurra un accidente y todos los pasajeros de dicho vehículo mueran, entonces vamos a hablar de duelo y crear normas y ser exigentes. La cuestión es respetar las normas existentes y de sentido común. Pero que todos cumplamos esas normas, independiente de si somos militares, guardaespaldas, conductores de servicio público, concejales, senadores o ciudadanos del común.

Jesús A. Quiroga M.

Bogotá.

* * * * Señor Director:.

El tren fue la víctima de turno de un camión que lo embistió en la calle 19. Por fortuna, esto ocurrió antes de que el tren recogiera a 400 niños que iban a visitar las salinas de Zipaquirá. Definitivamente, en Bogotá falta un grupo élite de Policía para el control del Pico y Placa, que se pagaría por sí solo con los partes, y otro que controle la ciudad. No podemos seguir en este despelote tan grande en el tránsito de la capital del país.

El Gobierno nacional debería crear, dentro del pénsum académico, una clase obligatoria de manejo y tráfico, para que los muchachos aprendan a conducir y a conocer las leyes del tránsito, estudien la cartilla que debe conocer todo el que aspire a una licencia de conducir y se haga el examen real a los aspirantes. Es un proceso que tomaría 50 años (eso lleva la cedulación y todavía estamos en pañales), pero hay que empezar ya.

Carlos A. Londoño L.

Bogotá.

* * * * Señor Director:.

En la calle 153 con Avenida 9, en el norte, en donde se acaba el doble carril, hay un cruce peligroso pues los carros que van de sur a norte deben girar a la izquierda y pasar al otro carril. Hay un paso a nivel y no hay personal del tren que haga señales o baje las varas. Después de las 3 p.m., con los buses escolares y ordinarios que bajan por la 153, se forma un "nudo" y nunca hay un policía de tránsito. La tragedia está anunciada. La máquina puede atropellar a un bus escolar o un automóvil.

Ricardo Ruiz.

Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.