A SEMBRAR CAUCHO POR COCA

A SEMBRAR CAUCHO POR COCA

Esta semana comenzara la sustitucion de 1.650 hectareas de coca por caucho en el Magdalena Medio Santander.

08 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Esta semana comenzara la sustitucion de 1.650 hectareas de coca por caucho en el Magdalena Medio Santander.

El programa, que en la primera fase sembrara 200 hectareas de latex, hace parte de un proyecto tasado en 19.500 millones de pesos, de los cuales 8.000 millones son aportados por la Agencia Internacional de Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid) a través del Plan Colombia.

Con el programa serán empleados 415 campesinos de Barrancabermeja, Puerto Wilches, El Carmen de Chucurí, San Vicente de Chucurí, Cimitarra y Landázuri. Ellos aportarán, con su mano de obra, otros 8.000 millones de pesos para el proyecto. Los restantes 3.500 millones están siendo gestionados por los labriegos a través de un crédito asociativo que se haría efectivo en el 2008.

Los recursos son manejados por la Fundación Panamericana para el Desarrollo (Fupad), con sede en Bogotá, y la iniciativa es ejecutada por la Asociación de Heveicultores y Reforestadores de Santander (Asohesan) y la Promotora de Cultivadores del Caucho (Procaucho).

El director de Asohesan, Hernán Hernández Peñaloza, dijo que los primeros beneficiados con el proyecto son 50 campesinos de Cimitarra, propietarios de 150 hectáreas, y de Barrancabermeja, dueños de otras 50 hectáreas. Ellos serán apoyados durante los primeros tres años, al término de los cuales los árboles deberán entrar en producción.

A pesar de que, según la II División del Ejército, en el Magdalena Medio santandereano hay cerca de 17.500 hectáreas de coca sembradas, muchos de los cultivadores incluidos en el proyecto aún viven de productos de pancoger como maíz, yuca y plátano.

La idea del Plan Colombia es prevenir el cultivo de coca y los desplazamientos de familias estableciendo programas rentables para los agricultores, explicó la gerente de Procaucho, Viviana Vargas.

Cada empleado sembrará cuatro hectáreas, para lo cual recibirá, gratuitamente, 2.000 arbolitos que en el mercado común tienen un precio unitario de 2.000 pesos. La semilla se trajo de Brasil y de Ecuador y se espera que los árboles alcancen los 20 metros de altura.

Adicionalmente, los campesinos recibirán abonos, herbicidas, insecticidas, fungicidas y semillas de maíz, plátano, yuca y otros cultivos transitorios para que, simultáneamente con el caucho, puedan sobrevivir.

Vargas dijo que en cada uno de estos seis municipios se sembrarán, en promedio, 250 hectáreas antes de que finalice el 2005 y agregó que desde ya se están haciendo esfuerzos para sustituir, posteriormente, otras 1.350 hectáreas. En Santander hay cerca de 700 hectáreas de árboles de caucho.

De concretarse esta segunda siembra, este sería el segundo departamento con más caucho del país después de Caquetá, que tiene 3.500 hectáreas, según el gremio.

El presidente de la Asociación Municipal de Heveicultores de Cimitarra (que agrupa a cerca de 40 cultivadores), Marcos Duque, destacó las fortalezas del programa para la región: Este cultivo, que es a largo plazo, hará que podamos producir látex, crear una empresa agroindustrial, tener una economía sostenible y generar 300 empleos anuales durante los próximos 37 años, que es la vida útil de un árbol de caucho.

Los gremios también creen que el aumento de la producción de caucho en Santander podría reducir la importación del producto en Colombia, a donde llegan 30.000 toneladas de látex por año, de las cuales el 96 por ciento son traídas desde Malasia e Indonesia, principales productores del mundo. El caucho también se usa, entre otros, para zapatería, llantas, preservativos y autopartes.

CUADRO:.

Asociación por recursos.

La gerente de Procaucho, Viviana Victoria Vargas, dijo que de manera simultánea a la siembra se inició el proceso de conformación de las primeras asociaciones campesinas, de máximo 100 miembros cada una. Estas gestionarán recursos por 3.500 millones de pesos ante el Banco Agrario para financiar los cultivos una vez se acaben los recursos del Usaid en el 2008.

Cada agricultor adquirirá una deuda de 6 millones de pesos que pagará en cinco años con las rentas de los cultivos transitorios y de los beneficios del caucho, producto que para esa época generará aproximadamente 4 salarios mínimos mensuales por hectárea. Esperamos que cada hectárea genere mínimo una tonelada de látex al añoseñaló Vargas. Actualmente, una tonelada de caucho cuesta 3i 900.000 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.