CANDELARIA, BRILLA EN EL INSTITUTO

CANDELARIA, BRILLA EN EL INSTITUTO

MARTA BELTRAN Redactora de EL TIEMPO María Candelaria Posada soñaba con ser cantante o escritora. Pero siempre fue conciente de que la voz no le ayudaba y la ilusión de escribir se le esfumó el día que le regaló sus primeros poemas a su entonces esposo Edmundo Perry. Por favor, mi amor, no escribas nunca más , le dijo Perry al leerlos y ella le agradeció el gesto de sinceridad toda la vida.

08 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

MARTA BELTRAN.

Redactora de EL TIEMPO.

María Candelaria Posada soñaba con ser cantante o escritora. Pero siempre fue conciente de que la voz no le ayudaba y la ilusión de escribir se le esfumó el día que le regaló sus primeros poemas a su entonces esposo Edmundo Perry. "Por favor, mi amor, no escribas nunca más", le dijo Perry al leerlos y ella le agradeció el gesto de sinceridad toda la vida.

Pero el amor por la literatura siempre ha sido inmenso. Estudió filosofía y letras en la Universidad de los Andes a comienzos de la década de los setenta y coincidió en el salón de clases con un grupo de mujeres a las que se les abría un mundo nuevo. Ahí estaban, junto a ella, María Elvira Samper, Patricia Lara, María Mercedes Carranza y, por supuesto, Laura Restrepo, amiga entrañable desde entonces.

Un combo que descubría que las mujeres tenían otra opción que la de ser amas de casa, que no tendrían que esperar a un príncipe que las mantuviera y que podían decidir, incluso, si querían ser madres, o no. Descubrían a Freud, Marx y Saussure. Escuchaban a una francesa llamada Florence Thomas que empezaba a hablar de un movimiento llamado feminismo. Hablaban de política, iban a cine, leían en largas jornadas y hacían audiciones para el grupo de teatro que Ricardo Camacho pretendió montar en los Andes y terminó conformando en la Libre.

Ahí estaba, con las antenas bien puestas, descubriendo un montón de posibilidades que habían sido tan lejanas en aquel colegio de monjas donde hizo sus primeros estudios y donde siempre fue una alumna modelo, hasta el último año de bachillerato, cuando se desjuició. Entonces, se volaba de clases para irse a cine o esperaba en la esquina a ese novio en moto que la llevaba a pasear por la ciudad.

"Los años de la universidad son, sin duda, los mejores de la vida y toda esa formación nos dio las armas que necesitábamos para enfrentar el mundo -dice-. Poder vivir el ambiente universitario es un privilegio. Es una isla en la que uno se alimenta de los libros, de la discusión, de las ideas".

Un ambiente que la apasionaba y que no estaba dispuesta a abandonar. Por eso, a los 25 años, recién graduada, casada, con una hija de tres años y con un bebé en la panza, se fue becada a la universidad estatal de Washington, donde hizo un master en literatura inglesa y donde, ya separada, realizó un doctorado en literatura comparada.

Regresó a Colombia con la idea de dedicarse a la docencia, pero se topó con la editorial Voluntad, donde la contrataron como editora del programa de libros bilinges. Desde entonces, hasta hace cinco meses, se dedicó al oficio de editar, sin abandonar las cátedras.

Trabajó en Norma durante 15 años, donde se encargó del área de literatura infantil y juvenil. Continuó dictando clases en los Andes, la Javeriana, la Nacional y la universidad del Rosario. Y formó un grupo de alumnos privilegiados a quienes les dictaba clases en librerías o en la sala de su casa. Era la excusa perfecta para leer horas enteras y para invitar escritores amigos con los que se armaban tertulias interminables.

El instituto.

Pero desde enero esa dedicación exclusiva a las letras se alteró. Una llamada de Laura Restrepo le anunciaba que el alcalde Lucho Garzón la quería como directora del Instituto Distrital de Cultura y Turismo, y que solo aceptaría si ella se le medía a acompañarla en semejante reto. María Candelaria le contestó enseguida.

"No podía decir que no, trabajar en la Administración era un sueño hecho realidad después de 30 años -asegura-. La propuesta era llevar cultura a las localidades más pobres, a los marginados, a los que nunca han tenido un libro, a los que no tenían la opción de entrar a un teatro. Qué más podía pedir?".

Renunció a la editorial Norma y comenzó a ayudarle a Laura a definir la dirección que le querían dar al Instituto. Largas jornadas empapándose de los programas, aprendiendo sobre "el despacioso movimiento de la maquinaria del Estado", craneando proyectos y discutiendo enfoques. Hasta el 23 de febrero cuando, entre 635 manuscritos, fue elegida Delirio como el Premio Alfaguara de Novela. Ese día, la agenda de la escritora cambió.

Bueno, nena, ahí te dejo , le dijo Laura cuando se fue a recibir el premio a España. María Candelaria se quedó encargada del Instituto y desde entonces en varias oportunidades le ha tocado trastear sus corotos a la oficina de dirección.

Una responsabilidad con la que no contaba, pero que tampoco le quita el sueño. Con su jefe se habla todo el tiempo y cuando algo la inquieta no duda en cruzar la calle y consultarle al alcalde Garzón.

Y a pesar de que el tiempo ya no es el mismo, la relación con la literatura no atraviesa ninguna crisis. Cuando llega a casa algún autor la espera en su mesa de noche. La espera también Luisa, su nieta de 4 años, con algún libro ilustrado. La espera Mozart, si el plan es relajarse. O algún amigo si la noche está dispuesta a la conversación. La esperan los videos de MTV que aprendió a ver para tener siempre un tema para estar cerca de los hijos. Y la esperan los boleros, los tangos y las rancheras, si la noche se vistió de fiesta. Entonces canta acompañada de la guitarra, así tenga claro que la voz no le quiere ayudar.

Fotos.

María Candelaria ingresó al IDCT a ocuparse de la subdirección de Fomento.

Claudia Rubio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.