LA GRAN ESCAPADA DE KERRY

LA GRAN ESCAPADA DE KERRY

Hace un año, los expertos lo bautizaron ganador , pero Howard Dean le birló el papel. Más tarde, en Iowa, Dean cayó. Ahora, después de Iowa, New Hampshire y cinco estados más, de los siete que estuvieron en juego el pasado martes, John Forbes Kerry sigue manteniéndose a la cabeza de la competencia en las primarias, con una ventaja de más del doble sobre su más cercano competidor, John Edwards. (VER MAPA: LAS 7 PRIMARIAS Y CAUCUS DEMOCRATAS DEL MARTES)

08 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Hace un año, los expertos lo bautizaron ganador , pero Howard Dean le birló el papel. Más tarde, en Iowa, Dean cayó. Ahora, después de Iowa, New Hampshire y cinco estados más, de los siete que estuvieron en juego el pasado martes, John Forbes Kerry sigue manteniéndose a la cabeza de la competencia en las primarias, con una ventaja de más del doble sobre su más cercano competidor, John Edwards.

(VER MAPA: LAS 7 PRIMARIAS Y CAUCUS DEMOCRATAS DEL MARTES).

Puede Kerry aguantar hasta la Casa Blanca? Aún en contra de una maquinaria política -Bush-Cheney 2004- rica, poderosa y sin remordimientos como ninguna en la historia moderna?.

Es una incógnita apremiante para los demócratas, que quieren destituir al presidente George W. Bush con un fervor apocalíptico que transforma una palabra, elegibilidad , en el concepto que define la carrera.

En la reciente encuesta Newsweek, Kerry comenzó a ser puntero nacionalmente, con 30 por ciento, muy por delante del grupo de los que apenas superan el 10 por ciento, formado por Edwards, Dean y el general retirado Wesley Clark.

La fe en Kerry, por temporal que sea, parece bien colocada: es el único que puede superar al Presidente (49 contra 46 por ciento), en un sondeo comparativo de elecciones.

En cuestiones militares, Kerry, veterano de Vietnam condecorado, patrullaba el delta del Mekong, cuando Bush estaba en la Guardia Aérea Nacional, protegiendo los cielos de Houston. Kerry sostiene que neutralizará las acusaciones republicanas de suavidad contra el terrorismo. No sólo quiero esa pelea, sino que la disfruto , declara.

John F. Kerry no estaría en el juego de la elegibilidad si no hubiera podido resucitar su agonizante campaña. Después del 11S, gracias a su experiencia en política exterior, con sus antecedentes legislativos liberales, su historial militar y su riqueza (la fortuna Heinz, de su esposa Teresa), era el favorito de los sabihondos de Washington.

Pero durante la mayor parte del año pasado la campaña de Kerry estuvo anestesiada por su actitud suficiente. Era, además, un defensor de la resolución de 2002, que autorizó la guerra en Irak, voto que hasta hace poco se veía a gatas en defender.

Para colmo, le diagnosticaron cáncer de próstata y tuvo que retirarse, a mediados del año pasado. Cuando volvió, no tenía la energía juvenil que había conservado en sus 50 años. No tenía alternativa, pero es probable que haya vuelto demasiado pronto , dijo.

Entonces, Kerry hizo dos jugadas tácticas: cambió personal de su campaña, entre ellos al director, y concentró esfuerzos en Iowa, donde había sido bien recibido en un primer momento. También supo escuchar el consejo de sus amigos. Uno de ellos le advirtió que dejara de mirar para ver quién más está en la sala cuando le estrecha la mano a alguien, porque lo hacía aparecer como un hombre distante .

Cambiando paso a paso.

Son conocidas las historias de Kerry olvidándose los nombres de figuras locales que ha visto docenas de veces. Con una mente brillante, Kerry también tendía a explicar todo minuciosamente para mostrar su conocimiento. Si alguien te pregunta la hora, no hay necesidad de explicar cómo armar un reloj , le dijo otro buen amigo.

En Iowa, Kerry trabajó duro para escuchar con atención, hizo lo posible por olvidar la jerga legislativa, adquirida en 20 años de Congreso y comenzó a tratar con la persona que se encontraba frente a él.

También se ha rodeado de elementos emocionales: los veteranos de Vietnam. Entre ellos, a hombres que dirigió como capitán sobre la costa de Vietnam, que dan testimonio del coraje, la capacidad de mando y el humor de Kerry. En Iowa, un Boina Verde llamado Jim Rassman, a quien Kerry rescató de un río en llamas -hecho por el que mereció una insignia con la V del valor-, dijo: Soy republicano, pero estoy cambiando mi afiliación para votar por Kerry .

Pero, se preguntan algunos, Kerry, criado en medio de riquezas, que nunca tuvo que negarse ni siquiera los deseos materiales más espléndidos, entiende las duras realidades de la vida estadounidense? No lo suficiente, sostiene Edwards.

El senador Kerry replica: Lo que cuenta no son las circunstancias de las que uno viene, sino los valores por los cuales lucha. Si los orígenes en la clase trabajadora fueran norma, no habríamos tenido el liderazgo de grandes presidentes Franklin y Teddy Roosevelt, y John F. Kennedy .

Estados Unidos elegiría a un senador de Massachusetts a quien Bush fácilmente podría estigmatizar por no estar a tono con la corriente dominante? Los republicanos han calculado que Kerry en muchos de estos últimos años ha tenido más votos liberales que Ted Kennedy.

Es un demócrata no sureño elegible? La historia reciente dice que no . Los tres últimos presidentes demócratas (y cuatro de cinco si contamos a Harry Truman) eran de estados sureños o fronterizos. La única excepción fue uno de los ídolos y modelos de Kerry, John F. Kennedy, de Massachusetts. El argumento de Edwards es que sólo un sureño puede ganar en noviembre.

Para responder a estas preguntas, Kerry tiene que ganar más y más delegados. Dean está dispuesto a pelear hasta el final, pero sus esfuerzos no le han dado resultados. También Edwards, quien triunfó en Carolina del Sur. Por ahora, Kerry cuenta con la adhesión del republicano Dick Gephardt, que se retiró de la contienda tras ser derrotado en su propio feudo, Missouri, a manos de Kerry.

Otras metas volantes, las de ayer, en Michigan y el estado de Washington, dirán qué le espera. Al cierre de edición, no se conocían resultados definitivos. Otras serán hoy, en Maine y el martes en Tennessee y Virginia. El premio de montaña, lo tendrán los precandidatos el super martes , 2 de marzo, con elecciones internas en diez estados, en las que estarán en juego 1.151 delegados, más de la mitad de los necesarios para recibir el beneplácito partidario.

Por lo pronto, Kerry, especialmente después de la operación de próstata, maneja con mucho cuidado su salud y se mantiene en forma para aguantar la larga campaña que se avecina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.