SE FUE EL GRAN REPORTERO DE BOGOTÁ

SE FUE EL GRAN REPORTERO DE BOGOTÁ

Quién mató a Mamatoco ? Pregúntele a Cabrerita.

09 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Quién mató a Mamatoco ? Pregúntele a Cabrerita.

De quién es la encíclica Populorum Progressio? Hable con Cabrerita. Durante muchos años Gabriel Cabrera (Cabrerita para sus jefes y compañeros de trabajo) fue la Biblia en la redacción de EL TIEMPO. Sabía de todo, estaba enterado de cuanto sucedía en el país y le fascinaba la política menuda y estar al día en uno que otro chismecito de los personajes y de sus amigos.se casó el Guilléngritaba desde lejos con su voz sonora y su carraspeo de fumador de Pielroja.

Cabrera murió a las 2 de la madrugada de ayer sábado como consecuencia de una infección intestinal. El viernes fue llevado de urgencia a una clínica del occidente de Bogotá, donde alcanzaron a practicarle una intervención quirúrgica.

Nació hace 73 años en Tabio en una familia campesina y desde muy niño asumió responsabilidades de padre. Fue monaguillo, cristiano hasta la médula, conservador doctrinario, lector insaciable y periodista de tiempo completo. Desde niño le gustó escribir.

Siendo todavía adolescente un día se le antojó enviar una carta con consideraciones política al director de El Siglo, vocero irreductible del laureanismo de la época. Dentro de la modestia que siempre lo caracterizó, pensó que era una gran embarrada de los periodistas del diario cuando la vio pocos días después publicada como el editorial del periódico. Envió más escritos y los volvió a ver publicados.

Varios años después viajó a Bogotá. Quería conocer en persona al señor que le publicaba sus cartas. Alvaro Gómez Hurtado le ofreció trabajo y fue así como empezó una maratónica carrera de reportero que prácticamente nunca se detuvo. Después de trabajar tres lustros en el Diario de La Capuchina , como se conocía a El Siglo por estar cerca de la iglesia del mismo nombre, en 1975 entró a EL TIEMPO.

Pronto Cabrerita se convirtió en el gran cronista de la ciudad. Estaba enterado de todo y en ocasiones era consultado hasta por los mismos alcaldes. Sin embargo, nunca quiso ser jefe (o tiba como decía utilizando con sorna este vocablo indígena). Entró como reportero y 15 años después se pensionó con el mismo cargo.

Con la muerte de Cabrera se acaba toda una generación de periodistas, de reporteros de a pie, de lápiz y papel, que a diario visitaban a sus fuentes. Pero sus fuentes no eran exclusivamente los despachos oficiales. Visitaba los barrios, las escuelas, las plantas del acueducto y todo sitio donde olía noticias.

Más que en las crónicas, retrataba a la urbe en la columna La ciudad y la gente , que alimentaba con apuntes que tomaba en los buses, en las cafeterías, en las iglesias.señores Policías que están fumando marihuana en el Parque Nacional , advertía.

Los apuntes de Cabrera eran famosos en la redacción. Un día llegó contento porque había descubierto el remedio contra la caspa que lo atormentaba:Vestido grisdijo con naturalidad. En otra ocasión dijo, medio en serio medio en broma, que por pura pereza no tendría otra mujer: le tocaría trabajar el doble para mantener dos hogares. De su humor no se salvaba ni él mismo. Recientemente, ya enfermo de un cáncer de próstata, recordaba que en su época de bohemia una vez llegó a su casa con la consabida botellita en el bolsillo de atrás del pantalón. De pronto sintió humedad en la nalga y rezó: Dios mío que sea sangre, que sea sangre .

Escribió tres libros. Una pequeña novela cuya edición financió de su modesto peculio, una monografía de Ciudad Bolívar, a donde se iba en bus los días de descanso a recabar información, y uno sobre el periodista Alvaro Gómez, sobre quien profesó siempre una gran admiración política e intelectual.

Estaba casado con Flor Puentes y deja tres hijos Martha, Claribel y Gabriel. Sus exequias serán hoy en Bogotá a las 2 p.m., en la iglesia Madre y Reina del Carmelo (Tr 68F No. 4-28), barrio Marcella. Velación Capillas del Apogeo, de la 68 con Primero de Mayo.

FOTO.

Gabriel Cabrera fue reportero de EL TIEMPO y El Siglo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.