SEÑALES DE OBRA, SEÑALES DE VIDA

SEÑALES DE OBRA, SEÑALES DE VIDA

El ministro de Transporte, Andrés Gallego, advirtió esta semana en el Congreso que el control del tránsito está relajado y advirtió que esa es una de las principales causas de las muertes por accidentes en las vías del país. (VER TABLA: TOTAL SEÑALIZACION POR LOCALIDAD)

09 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El ministro de Transporte, Andrés Gallego, advirtió esta semana en el Congreso que "el control del tránsito está relajado" y advirtió que esa es una de las principales causas de las muertes por accidentes en las vías del país.

(VER TABLA: TOTAL SEÑALIZACION POR LOCALIDAD).

Lo dijo después de la racha de la última semana de abril, durante la cual el accidente más grave -que involucró una fresadora y un bus escolar- dejó 21 niños del colegio Agustiniano Norte y un adulto muertos.

El tema no solo ha desnudado la poca aplicabilidad que hoy tiene el Código de Tránsito -expedido hace solo dos años- y la falta de control por parte de las autoridades, sino que ha puesto en el ojo del huracán las protuberantes fallas que existen con la señalización de vías y carreteras.

Por eso, no es gratuito el anuncio del alcalde Luis Eduardo Garzón de invertir aproximadamente 9 mil millones de pesos en un ambicioso programa para mejorar las señales preventivas en la ciudad y, particularmente, en las zonas donde se adelantan grandes proyectos como las troncales de TransMilenio.

Señales para la vida.

La señalización vial es un factor determinante para garantizar la integridad de las personas. En los casos de obras se busca controlar los riesgos asociados a la construcción y mantenimiento, porque en última instancia se trata de proteger la vida de los usuarios de la vía.

En el país, el manual de señales lo dicta el Ministerio de Transporte y lo hacen cumplir las autoridades de tránsito. En el caso de las obras, las normas de señalización se incluyen en los contratos y su cumplimiento debe ser vigilado por los interventores y controlado por el tránsito. Ese es el debate que hoy se libra con el consorcio a cargo de la troncal Suba.

Para Marco Montaño Fernández, coordinador del comité de señalización temporal de la Asociación Colombiana de Señalización y Seguridad Vial (Acssvial), en las obras públicas no se cumple estrictamente con las normas.

En su criterio, las violaciones más comunes son la falta del corredor de aislamiento entre el tráfico y el cerramiento de la obra y el uso de elementos inadecuados, que en caso de choques representan peligro para los peatones y los conductores.

"Se confunde el aislamiento con el cerramiento de la obra, y por eso usted ve pasar vehículos pegados a las volquetas de la obra -explica Montaño- cuando después de la cinta verde que cierra la obra debe haber un corredor señalizado".

El Código Nacional de Tránsito fija las clases, características, dimensiones, colores y usos de las señales de tránsito, que según las normas internacionales, cuando se usan sobre las calzadas, deben ser de tal calidad que estrelladas contra un automóvil no deben causarles daño.

Sin embargo, en Bogotá es común ver elementos inadecuados como canecas llenas de arena o materiales, maletines de concreto o señales que han perdido su visibilidad y se siguen utilizando. "Los palos con los que se amarra la cinta verde de aislamiento no deben ser usados en el corredor de los automóviles, y también se hace", dijo Montaño.

El Secretario de Tránsito y Transporte, Carlos Eduardo Mendoza, advirtió en el Congreso que Bogotá tiene en la falta de personal un problema estructural que dificulta el control para hacer cumplir las normas, entre ellas las de señalización de obras. Y tampoco cuenta con personal suficiente para que contribuya en ese sentido. "En la ciudad hay 875 policías para vigilar más de un millón de vehículos ", dijo.

Por eso, al referirse a las obras de TransMilenio, explicó que aunque después de iniciados los trabajos se aumentó la presencia de la Policía en la zona en un 50 por ciento, eso apenas significó pasar de 12 a 18 agentes de tránsito por turno.

El viernes, durante una reunión con concesionarios, interventores y Policía de Tránsito, se confirmó que el 17 de mayo 150 hombres de la Policía de Tránsito prometidos por el Alcalde después del accidente de Suba comenzarán a cumplir funciones de control en los frentes de obra. Habrá destacamentos especiales en intersecciones, paraderos de buses y paraderos de maquinarias.

LA INVERSION EN SEÑALES.

En Bogotá, el único problema no son las señales de obra. Entre el 2001 y hoy se han invertido 7.500 millones de pesos en señalización. Aún así, el déficit en señales verticales y horizontales es alto, especialmente en vías locales y secundarias. Y se necesitan 60 mil millones de pesos para suplir las deficiencias, en temas como demarcación de corredores principales y secundarios, zonas escolares, pasos peatonales y ciclorrutas, entre otros.

El anunció del alcalde Garzón de invertir cuantiosos recursos en señalización, beneficiará principalmente a localidades como Kennedy, Ciudad Bolívar, Chapinero, Bosa, Teusaquillo y Usaquén.

Pero no hay inversión que valga. Bogotá tiene 200 mil señales verticales instaladas, pero muchas están para reposición porque han perdido las condiciones técnicas requeridas para su funcionalidad. A eso se suman la accidentalidad y el vandalismo.

FOTO/Carlos Julio Martínez EL TIEMPO.

Los expertos en señalización de obras advierten que canecas llenas de materiales como las de la foto en el puente de la calle 26 con carrera 30, no deben usarse como señales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.