RUMBEROS Y GOCETAS, ASÍ SON LOS JÓVENES DE BOGOTÁ

RUMBEROS Y GOCETAS, ASÍ SON LOS JÓVENES DE BOGOTÁ

Descomplicados, dispuestos a vivir nuevas experiencias, arriesgados y tolerantes. Así se autodefinen los jóvenes bogotanos en El Parche , un estudio que busca dar cuenta de este grupo poblacional en la capital.

08 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Descomplicados, dispuestos a vivir nuevas experiencias, arriesgados y tolerantes. Así se autodefinen los jóvenes bogotanos en El Parche , un estudio que busca dar cuenta de este grupo poblacional en la capital.

En ella se muestran amantes a la música, preocupados por sus estudios y su futuro, abiertos frente a las relaciones esporádicas, buenos amigos y algunos, mojigatos.

"Hay una imagen desdibujada y prejuiciosa de los jóvenes. Por eso El Parche intenta contar quiénes son, qué piensan y para dónde van", asegura Carlos Cubillos, quien dirigió la investigación realizada por la empresa Marketing Research.

Durante seis meses un equipo interdisciplinario realizó 90 entrevistas a profundidad, 12 sesiones de grupo y observaciones de campo para ofrecer resultados cualitativos.

Jóvenes bogotanos de entre 15 y 24 años, de estratos 3, 4 y 5 hablaron sin tapujos de la droga, el sexo, los amigos y su percepción de la ciudad.

La investigación hace una diferenciación entre el segmento entre los 15 y 17 años, y entre los 18 y los 24.

Para el primer grupo las preocupaciones son a corto plazo. Temen perder el año, pelear con los amigos, elegir una buena carrera. En cuanto a los jóvenes entre los 18 y 24, las preocupaciones están basadas en el futuro y conseguir la estabilidad en su vida afectiva y laboral.

Música, drogas y alcohol.

Para todos ellos la vida nocturna y la música son de gran importancia. El rock, la salsa y las baladas son los ritmos preferidos.

En esa vida nocturna, dicen los jóvenes, les es cada vez más fácil y económico adquirir drogas y creen que se debe a que ha ido adquiriendo aceptación social.

La marihuana, la coca y el éxtasis, son en su orden las más consumidas por la población encuestada que asegura que lo hace con más frecuencia en las fiestas, los paseos y los llamados after parties.

"Las fiestas sin los papás son la perdición porque uno mete lo que haya", aseguró uno de los jóvenes.

En cuanto a sus relaciones afectivas hay una presencia constante de relaciones esporádicas que denominan rumbeos o goces en los que no tienen compromisos y buscan conocer nuevas experiencias y sensaciones.

Sin embargo, en el caso de las mujeres prefieren tener relaciones sexuales con alguien que quieren; mientras que para ellos una vida sexual activa es símbolo de masculinidad. Aún así, ambos sexos no reportan un uso frecuente de anticonceptivos.

Todos ellos aseguraron que Bogotá tiene una cara más amable, se sienten más seguros y tranquilos y con mayor sentido de pertenencia aunque perciben que las mejoras de infraestructura han beneficiado más a los sectores de estratos altos.

Piedefoto.

*Proyecto de comunicación para jóvenes de Casa Editorial EL TIEMPO, Fundación Antonio Restrepo Barco y Plan Internacional.

Foto:.

Archivo/El Tiempo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.