HAY 70 INDUSTRIALES EN LA MIRA DE E.U.

HAY 70 INDUSTRIALES EN LA MIRA DE E.U.

En marzo del 2003, Estados Unidos tomó la decisión de pedir apoyo judicial a Colombia para ejecutar la primera fase de una gigantesca operación que hoy cumple cinco años y que esta semana estremeció a círculos sociales y empresariales: alcanzó al industrial José Douer y puso a otros siete colombianos a las puertas de la extradición. (VER INFOGRAFIA: ASI BLANQUEABAN LOS DOLARES)

09 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En marzo del 2003, Estados Unidos tomó la decisión de pedir apoyo judicial a Colombia para ejecutar la primera fase de una gigantesca operación que hoy cumple cinco años y que esta semana estremeció a círculos sociales y empresariales: alcanzó al industrial José Douer y puso a otros siete colombianos a las puertas de la extradición.

(VER INFOGRAFIA: ASI BLANQUEABAN LOS DOLARES).

Douer tuvo que entregar 20 millones de dólares mientras que Salomón Eilemberg Druckman Jaime Trujillo Dávila y Clemencia Pinzón Barco, convaleciente y con su residencial por cárcel, contactan oficinas de abogados que representen su causa ante una corte del Distrito de Nueva York.

Los otros vinculados son Nicolás Alberto y Gabriel Jaime Otálvaro Ortiz, María Eugenia Garzón Cardona, Teresita Ospina de Agudelo, José Roberto Valenzuela Bell, Germán Arturo Moreno Zuluaga y Juan Manuel Manrique Herrera, entre otros.

La mayoría permanece en los calabozos del DAS a ala espera de que ser surta el trámite de extradición y entrega a E.U.

La justicia estadounidense los acusa de prestar sus cuentas o realizar operaciones de cambio de dólares, sin las respectivas licencias o en los llamados mercados negro de divisas.

La Drugs Enforcement Agency (DEA), que aún no destapa todas sus cartas y que mantiene en reserva incluso frente a las autoridades colombianas la evidencia recaudada, cree que ese dinero proviene del narcotráfico en cabeza de paramilitares y capos de la nueva generación: jóvenes delincuentes de bajo perfil y ajenos a los llamados carteles de la droga.

Y aunque aún subsiste el interrogante sobre si los empresarios colombianos sabían que estaban siendo usados para una operación de lavado, lo cierto es que hay 70 más -entre industriales y algunos comerciantes de los sanandresitos- que están en la mira del Gobierno Bush.

La primera fase de la redada empezó tras la solicitud de apoyo que llegó a la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalíade E.U.

Traía un sello de recomendado y con la petición expresa de que un grupo élite del DAS -que cuenta con el apoyo de la DEA- se encargara de diversas operaciones de inteligencia y procediera a judicializar el caso.

Según se lee en el documento, la misión inicial consistía en indagar por un oscuro personaje que se hacía llamar Hernán Cote . Este parecía ser la pieza clave para desmantelar la red de lavadores de dinero.

Hernán Cote figuraba como el enlace de otros dos hombres: alias Lulito y El señor del parqueadero , los verdaderos dueños del dinero.

Notificados de su misión, los efectivos del DAS se desplazaron a Medellín y en menos de ocho días, a través de una operación encubierta que comprendió además varias interceptaciones telefónicas, establecieron quién era Hernán Cote .

Su nombre verdadero es~Germán Arturo Moreno Zuluaga, un comerciante que operaba desde el exclusivo barrio El Poblado de Medellín, bajo la fachada de un lavadero de carros y como corredor de cambios , le dijo a EL TIEMPO uno de los investigadores.

Para recoger pruebas, los detectives alquilaron un apartamento -que convirtieron en su central de inteligencia- e idearon su propia fachada: una familia dedicada a las comunicaciones. Varias mujeres detectives participaron de la estrategia.

Los mensajes.

Necesito un apartamento de dos o tres alcobas... una familia que necesita un apartamento de tres pisos .

Este era el tipo de mensajes que Hernán Cote o Arturo Moreno Zuluaga enviaba a sus contactos en E.U. y que investigadores del DAS terminaron por descifrar.

Cuando hablaba de apartamentos se refería al dinero que sus contactos debían recoger. Cada alcoba equivalía a cien mil dólares y los pisos, al número de ciudades en donde se debía ir por la plata .

Las transacciones, según el voluminoso expediente, iban de 100 mil a 500 mil dólares (ver facsímile).

La interceptación de estas llamadas se hizo a través de los sofisticados Triget Fish, equipos de interceptación al servicio del DAS.

Por lo menos en un caso, la DEA tiene evidencia de que la plata, producto del envío de cientos de kilos de coca desde Colombia, se recogió en bultos incluso en ciudades de Canadá.

Luego del recaudo , sobrevino la siguiente instrucción de Moreno: consignar los dólares en varias cuentas y luego exigir que vía e mail o fax le enviaran los comprobantes de consignación:.

Para él eso bastaba .

Lo que nunca supo es que uno de sus contactos en E.U. era un agente de la DEA infiltrado, que recogió información suficiente para desenmarañar el sofisticado andamiaje y armar un sólido indictment (expediente) que la madrugada del pasado 3 de mayo permitió la captura de 32 personasen Colombia.

El golpe.

Ese lunes, hacia las 4:30 de la madrugada, se iniciaron allanamientos simultáneos en Bogotá, Medellín y Villavicencio: había empezado la operación Dólar Blanco .

Grupos de siete detectives irrumpieron en lujosos apartamentos y, con órdenes de extradición en mano, capturaron a los sindicados.

En algunos casos, los detenidos no opusieron resistencia y optaron por contactar a influyentes familiares y amigos que insistían ante las autoridades en que se debía tratar de un error.

No obstante, otros -que poseían sofisticados aparatos armados de seguridad para proteger el dinero- optaron por intentar huir:.

Moreno alcanzó a ponerse un pantalón sobre su pijama y se dirigía al sótano cuando fue alcanzado. Se dio cuenta de la operación porque el celador del edificio se opuso a abrir la puerta y tuvimos que derribarla .

Una mujer que también aparecía en la lista de capturas se salvó porque a última hora se desplazó a una finca. Hoy es buscada por las autoridades colombianas.

La exitosa operación estuvo a punto de abortarse a finales del año pasado cuando se capturó a una mujer en Villavicencio que hacía parte de la red: Se le incautaron 500 millones de pesos, pero el golpe puso en alerta a sus cómplices que se quedaron quietos por más de 20 días , recordó uno de los investigadores.

70 en la mira.

Con todo, la operación cobijó a dos grupos diferentes: quienes definitivamente están considerados como lavadores de dólares y los industriales y comerciantes que terminaron involucrados como intermediarios en el ingreso a Colombia de las divisas, bien por prestar sus cuentas o bien por comprarlos en el mercado negro, en ocasiones hasta 700 pesos por debajo del precio oficial.

Pero eso no es todo, tal vez lo más escandaloso de este episodio es que la justicia de E.U., según explicó uno de los investigadores, tiene en su poder una lista de 70 empresarios colombianos más para ser capturados.

Se tomó la decisión de detener tan solo a algunos, para enviar un mensaje claro de advertencia y en consideración a aspectos como el impacto que una captura masiva podría tener sobre el aparato productivo del país explicó un investigador.

Empresarios necesitan poner sus pesos en dólares y, a través del mercado negro, los compran más baratos y evitan el pago de impuestos. Por eso, en la mira también hay comerciantes de sanandresito que aprovechan esa oportunidad para que cambistas les pongan en Panamá pesos colombianos convertidos en dólares y pagar así mercancías que luego importan al país.

El asunto es que distintos funcionarios de E.U. y de Colombia le dijeron a EL TIEMPO que están seguros de que por lo menos parte de los dólares que llegaron a manos de estos empresarios proviene del narcotráfico.

Quiénes sabían y quiénes actuaron sin saberlo? Es eso lo que se espera que determine el juicio ante la corte federal de Nueva York.

Sin embargo, en por lo menos uno de los casos de los detenidos en Bogotá, agentes de la DEA vinieron a Colombia a advertirle al implicado la procedencia ilícita de esos dineros.

Así no lo supieran tenían que por lo menos sospechar de unos dólares que les estaban vendiendo más baratos y evadiendo impuestos y demás controles , anotó otro de los investigadores.

Un funcionario de la DEA explica: Todo depende de la intención y el conocimiento que tienen el broker (cambista) y los clientes del broker cuando están moviendo esta plata. Cuando la evidencia muestra que sí tienen intención y conocimiento que la plata viene del narcotráfico, la ley los acusa .

Añadió, que esa agencia solo se dedica a investigar casos en los que hay narcotráfico de por medio, lo cual despeja la confusión que inicialmente se había creado en el sentido de que algunos de los implicados en la operación Dólar Blanco eran acusados por simple evasión de impuestos al comprar dólares en el mercado negro .

No es la intención de la DEA investigar el mercado negro en sí mismo sino cuando es usa por los narcotraficantes , puntualizó.

Si una persona compra dólares de alguien que no conoce y esos dólares se ensucian porque vienen del narcotráfico, esta persona puede estar implicada en la conspiración (en el delito) .

Los funcionarios estadounidenses explican entonces la importancia del due dilligence, una serie de medidas que se deben tomar al hacer cualquier negocio y que incluye tener conocimiento suficiente de con quién se hace e incluso dejar por escrito el negocio mismo.

Es muy importante el due dilligence. Para los implicados se pone más complicado cuando los brokers que se involucran en el mercado negro compran y venden plata de parte de clientes que no conocen, de los que no tienen información , concluyó.

En cualquier caso, E.U. y Colombia ya conformaron un nuevo equipo para dar inicio a la fase dos de Dólar Blanco , que incluye poner tras las rejas a los dueños del dinero sucio y a sus cómplices.

Las pistas sobre sus actividades delictivas ya empezaron a establecerse, tras la incautación de un cargamento de cocaína en las costas de Jamaica.

FOTO.

Estos son algunos de los capturados en la operación Dolar Blanco , quienes permanecen detenidos en los calabozos del DAS, en Bogotá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.