MAYOR DE 45, Y SIN EMPLEO

MAYOR DE 45, Y SIN EMPLEO

Qué pasa si Usted ha estado trabajando por más de 20 años para una o dos empresas y llegando a los 45 le anuncian que le agradecen sus servicios pero lo invitan a dejar la organización a causa de una reorganización, reducción, automatización o alguna cosa por el estilo? Qué pasa si usted se descuidó, pasaron los años y se dejó volver obsoleto?

09 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Qué pasa si Usted ha estado trabajando por más de 20 años para una o dos empresas y llegando a los 45 le anuncian que le agradecen sus servicios pero lo invitan a dejar la organización a causa de una reorganización, reducción, automatización o alguna cosa por el estilo?.

Qué pasa si usted se descuidó, pasaron los años y se dejó volver obsoleto?.

Cómo está la situación de desempleo en el país o en la industria o en la especialidad que Usted domina? Contra cuántos jóvenes de 20 a 25 años compite usted en el momento en que salga a buscar empleo? Contra cuántos más expertos se enfrentará en la competencia por el puesto?.

Simpáticas preguntas verdad? Cuántos amigos tiene Usted en esa condición o similar? Cuántos familiares? Qué solución ve?.

Este es un problema típico, muy frecuente por estos días en el planeta tierra.

El problema se agrava si la persona tiene 50 años o más, sobre todo para cargos de mediano rango hacia abajo.

Los cargos altos o ejecutivos tienen más oportunidad porque se llega a ellos en esas edades, aunque puede hacerse más joven.

Qué pasa si se trata de una mujer? Es más fácil o más difícil conseguir empleo después de los 45? Y de los 50?.

Las reflexiones anteriores nos llevan a pensar en varias alternativas y en algunas limitaciones que vale la pena analizar.

La primera idea a estudiar es qué tan flexibles y amables o adaptables somos o nos hemos vuelto. Somos los portadores de la experiencia y la sabiduría? Somos o nos hemos vuelto hostiles sin que lo notemos? Nos volvimos tercos o por el contrario somos la más fina expresión de rápida adaptabilidad a todo tipo de situaciones y personas, somos la flexibilidad "en pasta", aceptamos muy positivamente que los demás piensen y actúen diferente a lo que consideramos correcto o adecuado o apropiado?.

Respetamos las ideas de los demás, las compramos, a todo le hacemos chiste y nada nos afecta anímicamente, somos de buen humor el 100 por ciento del tiempo, digan lo que digan o pase lo que pase, dejamos ganar a los demás con frecuencia?.

La verdad es que yo he tenido que presenciar y sufrir que las personas mayores de 45 son en gran número difíciles de tratar en un ambiente moderno o nuevo o descomplicado.

Las veo llenas de prevenciones, muy procedimentales, irascibles, complejas, desconfiadas, poseedoras de la sabiduría y la verdad en el 99 por ciento de los casos y el 1 por ciento restante sujeto a comprobación.

Son excesivamente cuidadosas y poco dispuestas a cambiar o a negociar una posición en la que no salgan ganando.

Entre más se acerca la persona a los 50, más difícil le es lidiar con compañeros de 25 años que les parecen irreverentes, arriesgados, desordenados, descuidados, groseros, poco serios e irresponsables.

Son contadas las excepciones de gente que siendo mayor de 45 años conserva la flexibilidad para aprender de los demás, para mantenerse a la moda, para conservar la flexibilidad, para gozar del entusiasmo de la juventud, para trabajar con la energía y velocidad de los muchachos.

También para no temer fallar o ensayar nuevas formas de hacer las cosas, para trasnochar, para trabajar los sábados y los domingos, para no temer avanzar sin tener el conocimiento o la experiencia necesaria etc.

Ahora, qué tal si hablamos de lo que estamos dispuestos a hacer a esa edad de 45 ó 50 años? Será que aceptamos un empleo de aprendiz, podemos trabajar por la tercera parte o la quinta parte del sueldo que ganábamos en nuestro empleo inmediatamente anterior?.

Los jóvenes cambian de un empleo a otro sin problema y no les cuesta mucho trabajo volver a iniciar porque cada nuevo empleo es una rica experiencia a ganar, para los jóvenes todo es aprendizaje y el pago mientras sea decente o razonable no les preocupa mucho.

Los mayores de 45 ó 50 quieren que el empleador les pague el ritmo de vida que están acostumbrados a llevar y en adición consideran su experiencia muy valiosa, lo que los hace costosos, mínimo más de dos veces que los jóvenes.

El desempleo aumenta para las personas mayores de 45 ó 50 porque no caen en cuenta que cada nueva experiencia laboral requiere, en general, estar dispuestos a volver a iniciar casi de cero o de cero mismo.

Solo unos cuantos consiguen un empleo similar al que acaban de dejar y un mínimo número obtienen una mejor oportunidad de la que tenían, el resto, si no moderan sus requerimientos y si no flexibilizan su actitud y forma de relacionarse, difícilmente conseguirán una vinculación.

Para reflexionar.

El punto es sencillo, uno vuelve a comenzar en un nuevo empleo y con el tiempo va volviendo a escalar posiciones por mérito. Digamos que si de verdad uno es útil por su experiencia, muy pronto empezará a destacarse en las tareas y los reconocimientos y el precio no se harán esperar, pero eso no se lo dan a uno en los primeros cinco minutos de un nuevo empleo y menos en una entrevista.

Yo prefiero recomendarle a la gente que borre de su mente la historia de sus muchos años de vinculación a un empleo y empiece de nuevo de cero, con nobleza, de tal manera que si las cosas se dan o aparecen como las desea o sueña todo irá bien y si solo se aparecen oportunidades menores, no las desaprovechará.

Recuerde que no hay nada más desestabilizante que llevar muchos meses sin conseguir empleo y verse descapitalizado.

Es mejor tener un pequeño empleo que alcance para el mercado y dormir sin tantos afanes o estrés, pensando que algo nuevo o mejor puede aparecer, pero no nos angustia.

Por eso en los 45 o los 50, más vale pájaro en mano que cientos volando...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.