JULIÁN, EL CIENTÍFICO VETERANO DE MALOKA

JULIÁN, EL CIENTÍFICO VETERANO DE MALOKA

Julián Estupiñán no jugó nunca con un balón, no aprendió a hacer la vuelta al mundo con el yo-yo, no se reunió con los amigos a jugar con los carritos y no pasó horas enteras dándole vueltas a la cuadra de su casa en bicicleta.

08 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Julián Estupiñán no jugó nunca con un balón, no aprendió a hacer la vuelta al mundo con el yo-yo, no se reunió con los amigos a jugar con los carritos y no pasó horas enteras dándole vueltas a la cuadra de su casa en bicicleta.

Sus juguetes fueron los tubos de ensayo, los frascos con reactivos, los compuestos orgánicos, las sales, los ácidos y los aceites.

Tiene 16 años, pero su vida se mueve a otras revoluciones. Nació cuando Angela, su madre, acababa de cumplir siete meses de embarazo, como si estuviera impaciente por descubrir el mundo. Se graduó de bachiller antes de cumplir los 14 años, estudia dos carreras en la universidad de los Andes (diseño industrial y administración empresarial), ha sido monitor de la clase de historia del diseño, es el asistente de laboratorio de física, estudió cinco años en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Colombia, fue uno de los niños fundadores de los Clubes de Ciencias de Maloka y seis años después, es el asesor del Club de Química.

A pesar de que vive en Suba, Maloka se convirtió en el patio trasero de su casa. Es el parque, el sitio de recreo, el lugar donde aclara sus dudas, el rincón donde los sueños se vuelven realidad y donde la imaginación se convierte en química. Esa ciencia que estudia la transformación de la materia y de la que se apasionó desde los 8 años cuando visitaba la fábrica de su papá, donde las materias primas se convierten en tubos de PVC.

"El juguete que marcó mi infancia fue un equipo de química que me regalaron mis papás cuando cumplí 10 años -dice Julián-. Con él empecé a explorar, pero fue en Maloka donde la química se volvió una necesidad. Ver que un huevo flotaba en un recipiente con agua, pero que se hundía cuando se le ponía sal, fue uno de esos descubrimientos que me emocionaron de niño y que me impulsaron a seguir explorando situaciones más complejas".

En lugar de libros y morral, se cuelga un Macintosh portátil al hombro, es fanático de Bach, toca flauta traversa y su autor favorito es Homero, entre los clásicos, y Saramago, entre los contemporáneos. Al Club de Química llegó a los 10 años como alumno. Con el tiempo, se convirtió en el asistente del coordinador, luego en tutor del grupo y ahora es asesor del Club.

"Estoy trabajando en el proyecto para crear una escuela en Maloka -dice-. Quiero que los niños que, como yo, pasaron por los Clubes de Ciencias, se vuelvan maestros en sus escuelas y universidades. Que enseñen lo que aprendieron y que contagien a más pequeños con la fiebre de la robótica, la biología, la astronomía o la química".

Una fiebre que lo tiene aún alucinando. Una pasión que, sin darse cuenta, lo sumergió en otro mundo. Pero la universidad y los nuevos amigos han intentado también contagiarlo de otras fiebres. El sábado pasado, después de cuatro años, Julián volvió a cine. Les robó un par de horas a las clases, a la flauta y a la química y se fue a ver El último samurai. Y le gustó.

Los interesados en tener información sobre los Clubes de Ciencia de Maloka se pueden comunicar al 4272707, extensión 1803.

Pie de foto.

Julián Estupiñán se prepara para ser maestro, científico y administrador. Maloka se convirtió en el patio de su casa.

Fotos: Felipe Caicedo / EL TIEMPO.

A sus 16 años, Julián estudia diseño y administración en la Universidad de los Andes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.