UNA ALARMA ENFRENTÓ A SOLDADOS Y POLICÍAS

UNA ALARMA ENFRENTÓ A SOLDADOS Y POLICÍAS

El enfrentamiento a golpes que policías adscritos a la estación del barrio Restrepo y soldados del batallón Ayacucho protagonizaron el pasado sábado en el sector del 20 de Julio se originó, según fuentes cercanas al caso, en una alarma comunitaria que advertía del robo a una lavandería.

10 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El enfrentamiento a golpes que policías adscritos a la estación del barrio Restrepo y soldados del batallón Ayacucho protagonizaron el pasado sábado en el sector del 20 de Julio se originó, según fuentes cercanas al caso, en una alarma comunitaria que advertía del robo a una lavandería.

Tras el llamado de auxilio -dicen los policías- dos agentes en motocicleta se pusieron en marcha para apoyar a sus compañeros de un CAI ubicado en la carrera 10 con calle 11 sur.

En el camino se encontraron con un retén militar. Según los policías, los militares quisieron impedirles el paso.

Los agentes cruzaron de largo y cuando llegaron a su destino allí también aparecieron los soldados. Tras un enfrentamiento verbal, amenazaron con decomisar la motocicleta.

Luego vinieron palabras de grueso calibre acompañadas de los primeros golpes. Ante la gravedad de los hechos, un patrullero llamó a la comandante policial de la zona, mayor Denis Rodríguez, quien en ese momento estaba dirigiendo cerca del lugar otra actividad del servicio.

Ya en el CAI, Rodríguez intentó calmar los ánimos pero, en medio de los reclamos de lado y lado, recibió un culatazo en el pecho y tuvo que ser trasladada en una ambulancia a un centro asistencial de la zona.

Ante lo ocurrido, un subalterno de la mayor reaccionó con violencia y también terminó con una herida en la cabeza.

Finalmente, y en vista de la cantidad de curiosos que se agolparon para presenciar el bochornoso incidente, los integrantes de cada fuerza se calmaron, mientras otros policías atendían el llamado de alerta y protegían la lavandería que nunca fue asaltada.

Horas más tarde, el propio inspector general de la Policía, general Jaime Vera, se trasladó al lugar y anunció la apertura formal de una investigación para determinar lo ocurrido.

A su vez, altos mandos de la Brigada XIII y de la Policía Metropolitana de Bogotá se reunieron para presentarse excusas mutuas y manifestar la necesidad de impedir que estos hechos se vuelvan a presentar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.