PELÍCULAS, EL ÚLTIMO TESORO DE LOS PIRATAS

PELÍCULAS, EL ÚLTIMO TESORO DE LOS PIRATAS

El pasado 19 de marzo, mientras el público colombiano derramaba lágrimas de piedad y prometía volver a misa los domingos luego de ver por primera vez la Pasión de Cristo en las salas de cine, Alberto Vélez (*) devolvía en un videoclub de su barrio una copia alquilada de la polémica película de Mel Gibson.

10 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El pasado 19 de marzo, mientras el público colombiano derramaba lágrimas de piedad y prometía volver a misa los domingos luego de ver por primera vez la Pasión de Cristo en las salas de cine, Alberto Vélez (*) devolvía en un videoclub de su barrio una copia alquilada de la polémica película de Mel Gibson.

Aunque había visto el DVD en la sección de estrenos de la tienda dos semanas antes, no lo había podido llevar porque siempre estaba alquilado. "Para nadie es un secreto que todas las películas disponibles en el videoclub son piratas -sostiene Vélez-, pero rentarlas sale más barato que ir a cine con toda la familia".

Vélez añade que, aunque sabe que la piratería es un delito, no piensa que le cause mayor daño a la industria de distribución cinematográfica: "El 90 por ciento de las películas piratas que alquilo, voy a verlas luego al cine", dice.

Otra cosa piensa Jobst Viertel, vicepresidente comercial para Colombia de Blockbuster video, quien explica que, debido a que el 90 por ciento de las películas que se venden en Colombia son piratas, la industria de distribución pierde cerca de 55.000 millones de pesos cada año.

En el mundo, la cifra es igual de escandalosa; según datos de la Asociación Americana del Cine (MPAA), la piratería les cuesta a las casas distribuidoras y productoras de cine unos 3.500 millones de dólares anuales, sin contar las películas que se bajan de Internet.

Aunque la lucha contra la piratería de películas se ha intensificado durante los últimos años, el capitán Freddy Bautista, jefe del Grupo Investigativo de Delitos Informáticos de la Dijin, opina que se trata de una batalla cada vez más dura.

Bautista dice que "las bandas dedicadas a la piratería de películas son difíciles de rastrear, pues operan a través de pequeños grupos especializados en diferentes tareas: unos realizan el copiado o importan la película, otros diseñan las carátulas y otros las distribuyen".

Según Bautista, el negocio es tan grande que no es raro encontrar de 15.000 a 20.000 películas piratas, en formato de DVD o VCD, en un operativo de allanamiento. El capitán agrega que sitios como el Sanandresito de la 38, en Bogotá, son santuarios de la piratería.

Su calidad es inferior.

Además de las implicaciones legales de la distribución y compra de películas piratas, Alejandro Correa, gerente de mercadeo de Prodiscos y Tower Records, explica que quien compra un DVD ilegal pierde todos los privilegios de los DVD originales.

"Las copias piratas suelen ser de muy mala calidad -asegura Correa-, con imágenes oscuras y de poco color, sonido deficiente y sin los beneficios extra que tienen las películas legalmente importadas (como entrevistas, juegos, subtítulos o audio en diferentes idiomas)".

Además, según Viertel, el 95 por ciento de los DVD piratas que se venden en Colombia ni siquiera son DVD, sino que se trata de películas en un formato denominado VCD (disco compacto de video), que comprime cada película para que quepa en un CD virgen. Por supuesto, el proceso le quita calidad a las imágenes y al sonido.

Bautista explica que, para conseguir los títulos que luego se comprimen en VCD, a veces un pirata entra con una cámara de video a una sala de cine en la que se está proyectando un estreno y graba la imagen de la pantalla.

"La calidad de estas películas es tan mala -reconoce Alberto Vélez- que cuando alquilé Matrix Reloaded se alcanzaba a ver la cabeza de alguien que se paraba por crispetas y regresaba a su asiento luego de unos minutos. Al final se oían los aplausos de la audiencia".

Otra modalidad, según el capitán Freddy Bautista, es bajar la película de alguno de los cientos de sitios web que las ofrecen digitalizadas en formatos como DivX o MPEG 4. Sin embargo, agrega, los archivos vienen sin subtítulos y, en la mayoría de los casos, su calidad es peor que la del VCD. Aun así, la Asociación Americana del Cine sostiene que 600.000 películas son descargadas a diario de la Red.

Las pocas películas piratas de buena calidad que se consiguen en Colombia, explica Bautista, son importadas de Asia y entran al país por Panamá: "Se trata de ediciones que incluyen uno o varios menús interactivos, entrevistas con el director o los actores y otras opciones comunes en un DVD original".

Alberto Vélez asegura que para él la calidad no tiene importancia. "Cuando compro un DVD pirata estoy pensando en lo que me ahorro. Una película original vale entre 80.000 y 150.000 pesos. Si la compro pirata, me cuesta entre 10.000 y 30.000 pesos. De cualquier manera, solo la veo dos veces al año".

Pero Jobst Viertel advierte que la baja calidad no es el único problema de los DVD ilegales. Según él, las calcomanías de los DVD piratas no son pegadas mediante procesos industriales, sino que se ponen a mano o usando prensas no profesionales. Eso hace que el motor del reproductor de DVD, muy sensible al peso del disco y a las imperfecciones de la superficie, se dañe en poco tiempo.

Freddy Bautista añade que las tintas y pegamentos empleados en la impresión de las calcomanías de los DVD y los VCD contienen una sustancia llamada Isoforona, cuyas partículas empiezan a desprenderse dentro del reproductor de DVD, lo que daña el lector láser del aparato.

De todas maneras, Alberto Vélez continuará comprando las películas piratas por su reducido precio. "En la actualidad tengo una colección de 25 películas en DVD -sostiene-. Con lo que me costaron, solamente habría podido comprar cinco originales".

(*) El nombre real fue cambiado por petición del entrevistado.

Que no le metan gato por liebre.

Según la Asociación Americana del Cine (www.mpaa.org), 600.000 películas son bajadas a diario de Internet. Aunque la mayoría de las copias termina en el disco duro de algún aficionado al cine, muchas son grabadas en DVD o en CD para ser comercializadas en todo el mundo.

En ocasiones, algunos de estos discos se venden como originales en videotiendas o semáforos. Para no convertirse en víctima de los piratas de películas, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:.

- "Pronto en un semáforo cerca de usted"... Compre las películas en establecimientos legales. Todas las películas en DVD que le vendan en un semáforo o en la calle son piratas.

- Preestrenos , solo en cines. Si le ofrecen una película que aún no se ha estrenado en Colombia, es una copia pirata. Los distribuidores legales comienzan a venderlas solo después de que salen de cartelera para no afectar la afluencia de público a las salas de cine.

-Revise las carátulas. En la mayoría de los casos, las carátulas de los DVD piratas no coinciden con las originales. Además, si no encuentra el sello de la distribuidora en la caja, o si la impresión de la carátula no es clara y de buena calidad, es un DVD ilegal.

- Revise la superficie del disco. Las películas ilegales suelen incluir la información del disco en una calcomanía pegada, y no impresa directamente en el disco.

- Observe el color del disco. Los DVD originales tienen un delgado recubrimiento que protege la película de rayones y partículas de polvo. Las copias piratas carecen de ese recubrimiento, por lo que los VCD o DVD suelen presentar una coloración azulada o violeta.

A quién acudir?.

- Si conoce a alguien que distribuya o produzca copias ilegales de películas, puede ayudar a combatir la piratería denunciando el delito en las siguientes entidades:.

- Dirección Central de Policía Judicial (Dijin). Grupo Investigativo de Delitos Informáticos: teléfonos 426-6300, 426-6900, extensiones 6301 o 6302, en Bogotá. Correo electrónico: adelinfo@dijin.policia.gov.co.

- Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). Unidad de Investigaciones Informáticas y Electrónicas: teléfonos 208-6060, extensión 3109 o 3110, de Bogotá. Correo electrónico: dinformaticos@das.gov.co.

- Fiscalía General de la Nación:teléfono 01800-09-12280. Sitio web: www.fiscalia.gov.co. Correo electrónico: contacto@fiscalia.gov.co.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.