LA ÚLTIMA PRIMIPARADA

LA ÚLTIMA PRIMIPARADA

Mientras 18 sudaderas blancas reposaban sin estrenar en nueve habitaciones del Hotel Bacatá, en pleno centro de Bogotá, Eduardo Pimentel, el responsable de un sueño futbolístico llamado Chicó, se levantaba en su casa, en el norte de la ciudad. Comenzaba el domingo. Y el primer día oficial de su equipo como integrante de la primera A.

10 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Mientras 18 sudaderas blancas reposaban sin estrenar en nueve habitaciones del Hotel Bacatá, en pleno centro de Bogotá, Eduardo Pimentel, el responsable de un sueño futbolístico llamado Chicó, se levantaba en su casa, en el norte de la ciudad. Comenzaba el domingo. Y el primer día oficial de su equipo como integrante de la primera A.

Pimentel no abandona a sus muchachos. Es una de las cábalas. "Yo permanezco concentrado con ellos, pero en las noches me voy a mi casa -explicó-. Eso me salió bien el año pasado y lo sigo haciendo. No son cábalas, son mañas". No es la única: viste una camisa a rayas azules igual -no es la misma- a la que tuvo el día que derrotaron a Pumas en la final de la B.

El técnico se fue a la sede deportiva a trabajar un rato con los jugadores no concentrados. En el centro, los jugadores bajaban a desayunar. El horario es de 8:30 a 9:30 de la mañana, aunque los días de partido es más flexible. "Algunos prefieren dormir más y no desayunar", afirmó el preparador físico Gustavo Bustos.

El teléfono, la televisión y los juegos de mesa acompañaron los minutos previos a la sesión de video y al almuerzo. A las 10:30, todos vieron en un video, en un salón del primer piso, a qué juega Junior. Pimentel, ya de regreso, habla duro: "Ojo, Háider Palacio no sale mucho. Santander (Ospina): no quiero que me deje mover al Fantasma (Ballesteros). Pilas, quiero que todos aprieten".

Llegaron el almuerzo (consomé, arroz blanco, pasta, puré de papa, pechuga a la plancha, helado y jugo de mora) y unos últimos minutos de sueño antes del debut. Las caras se endurecieron y hasta los habituales alegres del grupo, como Luis Yánez, Anuar Guerrero y Wilmides Cotes, se veían silenciosos.

De vuelta al salón, Pimentel ratificó el equipo, pintando bolitas en un papelógrafo e indicando, uno por uno, la función de cada titular. Planeó hasta el orden en que se debe parar la barrera, en una charla de 15 minutos, mitad técnica y mitad de motivación. Mientras tanto, Mario Vanemerak, el asistente técnico, esperaba al plantel en el estadio con sus mil cábalas. "Siempre me pongo el jean que usé en Yopal. Me cambio la camisa y los zapatos antes del partido. Siempre me levanto a la misma hora y tomo el mismo desayuno", dice.

Las 18 sudaderas blancas se subieron a un bus Chevrolet modelo 84, siempre en silencio, y partieron rumbo al estadio Alfonso López, de la Universidad Nacional, donde Chicó dejó de ser primíparo. El resto de la historia que ya es conocida: mucho nervio, dos goles y un empate en el primer día del Chicó en la A.

YO CREO QUE.

Sergio Herrera debería ser llamado a la Selección de mayores?.

Cesar Augusto Londoño.

Periodista deportivo de Caracol.

La única manera de probarlo es dándole la oportunidad. Hacía rato no teníamos un delantero de esas características en nuestro medio y hay que aprovecharlo. Yo lo pondría.

Carlos Antonio Vélez.

Periodista deportivo de RCN.

Yo creo que sí. Uno a los 22 años jugando como Herrera y siendo el goleador del Preolímpico debe ser tenido en cuenta para la Selección. Así tuviera 16 o 17 uno no juega con la cédula y él tiene las capacidades.

Bianca Gambino.

Presentadora de CM&.

Sí, él está en capacidad para estar en la Selección. Es un joven talentoso, muy trabajador y con su actuación en el Preolímpico de Chile hizo méritos para poder estar ahí.

DESPUES DE LA FECHA.

EN ALZA.

América empezó goleando. Sin reforzarse con jugadores de renombre le dio la oportunidad a los jóvenes que respondieron. También Nacional y Pasto que mantuvieron a sus técnicos y empezaron ganando.

ESTABLE.

Millonarios ganó su primer juego y demostró que este año también puede dar la pelea por el título. Los refuerzos estuvieron a la altura en su primera presentación en Bogotá.

EN BAJA.

Santa Fe fue el equipo que más se reforzó y decepcionó en la primera jornada del Apertura al perder con Pasto. Así mismo, Tuluá cedió terreno y con su derrota cayó al último lugar de la Tabla del descenso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.