EL PODER DE LOS SENTIDOS

EL PODER DE LOS SENTIDOS

La reedición de un libro maravilloso es siempre una novedad literaria, sobre todo cuando ella se produce mucho tiempo después de la publicación inicial.

09 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La reedición de un libro maravilloso es siempre una novedad literaria, sobre todo cuando ella se produce mucho tiempo después de la publicación inicial.

Tal es el caso de La historia natural de los sentidos, un ensayo de Diane Ackerman que en su momento la crítica calificó de soberbio y los lectores de todo el mundo leyeron con fruición. Aunque la primera versión en español la publicó Anagrama en 1990, solo por estos días los perseguidores obsesivos de libros hemos podido encontrarla en las librerías colombianas y saciar nuestra curiosidad.

De la misma autoría se conocía ya en el país La historia natural del amor, un libro igualmente notable en el que la Ackerman, dotada de la mayor curiosidad y armada con una franqueza femenina irrepetible, lleva de la mano al lector y le hace recorrer las ricas sensaciones que produce la relación amorosa. La autora, además de ensayista, ha sido poeta, piloto y naturalista. Oficios que no obstante parecer extraños entre sí, se tocan y enlazan por el común denominador del amor a la belleza, del culto rendido a la estética.

El viaje que propone este libro a través de los sentidos, es una aventura poética que explora las formas naturales de comunicación de que nos valemos los seres vivientes para interactuar con el mundo exterior. En sus páginas se esclarecen bellamente las incógnitas que activan nuestras antenas biológicas y se acude a la historia y a las experiencias humanas para ilustrar la complejidad del orden sensorial. La intimidad de nuestra vida y de nuestras formas de actuar con todo lo que nos rodea es penetrada con delicadeza por la prosa erudita y poética de este ensayo.

La gran lección que deja esta obra es entender que la mente no está localizada con exclusividad en el cerebro y que ellapor el cuerpocaravanas de hormonas y enzimas, ocupada de dar sentido a esas complejas maravillas que catalogamos como tacto, gusto, olfato, oído, visión.

Es difícil clasificar este deleitoso libro de Diane Ackerman. Su alcance es vasto y muy variado, porque esboza un mapa integral de los sentidos en el que se aparecen nociones anatómicas, antropológicas, históricas, psicológicas, culturales y de otros órdenes. El estudio del origen y la evolución de los sentidos, de su variación entre las culturas, de su ciencia y su folclor y de los lenguajes sensoriales definen la materia novedosa de esta publicación, que de seguro recibirá de sus lectores en nuestro país una inmensa adhesión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.