SARS: HISTORIA CON FINAL FELZ

SARS: HISTORIA CON FINAL FELZ

Es posible que se haya asestado un golpe mortal al virus En diciembre, cuando el tiempo del norte empezaba a volverse frío y los resfriados nuevamente estaban a la orden del día, los funcionarios de salud se prepararon para una vuelta del SARS. Esta no se produjo hasta la semana pasada - y no como se esperaba.

09 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Es posible que se haya asestado un golpe mortal al virus.

En diciembre, cuando el tiempo del norte empezaba a volverse frío y los resfriados nuevamente estaban a la orden del día, los funcionarios de salud se prepararon para una vuelta del SARS. Esta no se produjo hasta la semana pasada - y no como se esperaba.

Los expertos en salud suponían que el virus estaba tan bien escondido en el mundo natural que no tenían posibilidades de evitar una repetición del año pasado, cuando la enfermedad pasó de animales a humanos. Pero el brote de la semana pasada - el mayor hasta el momento en este año - fue totalmente obra del hombre. Dos empleados del Instituto Nacional de Virología de Beijing aparentemente capturaron el microbio en muestras de laboratorio. Una estudiante universitaria infectó a su madre (que murió) y a una enfermera en el hospital donde estaba siendo atendida. La enfermera, a su vez, infectó a otras cinco personas. Todo esto ocurrió justo antes de las vacaciones chinas de mayo, cuando 90 millones de potenciales portadores de la enfermedad se aprestaban a viajar Nadie espera que este brote se acerque al horror del año pasado, cuando el SARS infectó a más de 8.000 personas desde Guangdong hasta Toronto y mató a 774. Esta vez, los funcionarios chinos de la salud detectaron la fuente de la infección, pusieron en cuarentena el laboratorio e informaron - rápidamente - a los hospitales. Las dudas difíciles de responder son: Por qué nos bajamos con tanta tranquilidad? Y cómo es posible que los expertos mundiales se equivocaran tanto en el pronóstico?.

En pocas palabras, la respuesta es que en realidad nadie lo sabe. Los científicos todavía siguen sin entender el SARS. Todavía no han encontrado una vacuna, tratamientos antivirales o incluso un test diagnóstico confiable y barato. Dada toda esa incertidumbre, los expertos en salud el otoño pasado pecaron por exceso de prudencia.creo que existiera una base científica para decir que habría otro brotedice Robert Webster, especialista en virus en el St. Jude Children s Research Hospital de Memphis, Tennessee.simplemente una reacción intuitiva: si pasó una vez, pasará nuevamente.

Retrospectivamente, algunos científicos consideran ahora que tal vez el año pasado tuvieron suerte al identificar con éxito elnatural de la enfermedad - el animal que alberga el virus, y a partir del cual apareció por primer vez como patógeno humano. El verano pasado, China prohibió la venta de gatos de algalia, populares en los mercados de alimentos vivos de Guangdong en el sur de China, al descubrir que albergaban un virus similar al SARS.vez retirados los gatos de algalia de los mercados, no hubo más casos humanosdice Webster.

Si los gatos de algalia son realmente el depósito natural del virus, su eliminación reduciría enormemente las chances de reaparición de la enfermedad. De todos modos, los expertos de la Organización Mundial de la Salud no están descorchando champaña. Cometer errores es muy fácil, dicen. Los instrumentos utilizados para realizar los tests del virus son proclives a la contaminación.que haber una investigación exhaustiva para llegar a la fuente del virusdice el vocero de la OMS Dick Thompson en Ginebra.

Y todavía subsiste una chance considerable de que un accidente de laboratorio desate una epidemia completa.super-diseminador en el entorno adecuado puede introducir muchos casos nuevos y a partir de ahí difundirse en forma concéntricadice la Dra. Peggy Hamburg, vicepresidente de programas biológicos de la Nuclear Threat Initiative en Washington. Ahora que China está haciendo funcionar bien su sistema de salud, debería trabajar para mejorar la bio-seguridad de sus laboratorios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.