NO ES SOLO DISCURSO

NO ES SOLO DISCURSO

Nosotros no somos China y compararnos no tiene sentido! escuché de un empresario bogotano la semana anterior y no es el propósito aquí debatir el asunto que se asemeja más a la idea fatalista que acompaña a muchos colombianos expresada en otra cuña del destino: No hay nada que hacer!.

03 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Nosotros no somos China y compararnos no tiene sentido! escuché de un empresario bogotano la semana anterior y no es el propósito aquí debatir el asunto que se asemeja más a la idea fatalista que acompaña a muchos colombianos expresada en otra cuña del destino: No hay nada que hacer!.

En menos de 20 años, China será el segundo comprador mundial..., óigase bien, el segundo comprador, en un proceso que ha iniciado y cuyas evidencias son contundentes: los precios internacionales de productos como el acero, carbón, níquel y oro ha subido porque China está comprando buena parte de la producción mundial.

Nadie desconoce la importancia del mercado norteamericano y de lo que pueda significar un tratado de libre comercio con ese país, pero aún firmándolo con todos los bombos y platillos, su éxito pasa por mirar el papel de los chinos, incluso en el mismo mercado de E.U. Solo basta comprobar las preocupaciones que está teniendo México con el Nafta en el sentido que está siendo desplazado por los productos del lejano país. En el fondo no es otra cosa que cuestionar la idea de que la solución es exportar mano de obra barata, idea sustituida por los mismos chinos, por la de hacer marca con productos de calidad y alto precio.

Hay que conocer el mercado chino y para ser justos hay avances puntuales e importantes en el asunto, más allá que la simple visita de nuestra querida Canciller quien llegó el sábado 10 de abril y se regresó un lunes que era festivo en ese país o de nuestra Federación de Cafeteros que pretendió entrar a ese mercado con una publicidad absolutamente contraria de la cultura oriental.

Proexport tiene una lista de 200 productos no tradicionales con posibilidades en el mercado chino, productos diferenciados que aumentarían los escasos ochenta millones de dólares que estamos vendiendo. Y no es haciendo más estudios o diagnósticos, sino conociendo la realidad concreta de ese país como lo podemos entrar vender. Tanto el director general de Proexport, como el nuevo embajador y la cónsul tienen conocimiento y conciencia de esa realidad.

Pese a que se habla del modelo estatal de la economía china, la realidad es que son los empresarios privados quienes montan las empresas en China y el gobierno les brinda el marco. Y es impresionante ver a hombres de empresas y políticos de todo el mundo no solo asiáticos o japoneses, estudiando a China, asistiendo a conferenciasáy conociendo de primera mano una realidad que no podemos ocultar, así no nos parezcamos ni física ni culturalmente a ellos.

Si no comenzamos ahora, en unos años estaré de acuerdo con la cuña fatalista de No hay nada que hacer!.

....

Llegaron nuevos ángeles al cielo, los niños del Agustiniano. De todo corazón compartimos el dolor de sus familias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.