BRASIL DESMIENTE ADICCIÓN DE LULA A BEBIDAS ALCOHÓLICAS

BRASIL DESMIENTE ADICCIÓN DE LULA A BEBIDAS ALCOHÓLICAS

Un eco de indignación y rechazo continuó resonando ayer en Brasil contra el artículo publicado el sábado pasado por el diario estadounidense The New York Times, que aseveró que el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, tendría problemas de alcoholismo.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Un eco de indignación y rechazo continuó resonando ayer en Brasil contra el artículo publicado el sábado pasado por el diario estadounidense The New York Times, que aseveró que el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, tendría problemas de alcoholismo.

Con el título Hábito de beber del Presidente se convierte en preocupación nacional , el NYT se explayó sobre el tema en un artículo extenso, preguntándose si la aparente pasividad y falta de participación de Lula en la gestión diaria pueden estar relacionados de alguna forma a su apetito por el alcohol .

El artículo cayó como una bomba y generó una reacción de indignación no sólo por parte del propio Gobierno, sino también de la oposición y la sociedad. Oficialmente, las autoridades brasileñas emitieron un comunicado en el que califican el artículo como un texto digno de la peor especie de periodismo, el amarillo .

El embajador brasileño en Washington fue instruido para que entre en contacto con la publicación para transmitir la indignación y la sorpresa del gobierno brasileño por la publicación de insultos gratuitos al presidente de la República .

Mientras, el autor del artículo, Larry Rother, a pesar del acoso de los medios de comunicación, ha decidido guardar silencio.

En Brasil, es un hecho que Lula nunca ha escondido que en eventos sociales o en asados de fin de semana le dé placer tomar cerveza, whisky o cachaca (el tradicional aguardiente de caña brasileño). Pero eso está lejos de ser motivo de preocupación nacional, como publicó el NYT. Lula no es Boris Yelstsin, cuya adicción al vodka era pública y conocida , anota un funcionario.

El autor de las afirmaciones que cita el NYT y generaron todo este revuelo político es Leonel Brizola, líder del izquierdista PDT, quien fue compañero de Lula en la elección de 1998. En declaraciones al corresponsal en Brasil, Brizola dijo que ahora está preocupado de que el Presidente esté destruyendo las neuronas de su cerebro. Cuando yo fui candidato a vicepresidente de Lula, él bebía mucho. Yo le avisé que bebidas destiladas son peligrosas. Pero él no me escuchó, y por lo que dicen, continúa bebiendo . Según Brizola, cuando le hizo esa advertencia a Lula, el Presidente le dijo con su voz gruesa y áspera: No, no hay peligro. Tengo eso bajo control .

Lo que el periódico no aclaró, es que hoy Brizola es uno de los mayores enemigos de Lula, y sus aseveraciones sobre la supuesta adición de Lula al alcohol las comenzó a disparar a partir de una pelea que sostuvo con el ex-líder obrero.

Solo rumores.

El resto del artículo menciona versiones, rumores y dichos, pero sin nada concreto que fundamente la aseveración de que el Presidente tiene problemas de gestión debido a un consumo excesivo de bebida.

La foto que el diario publicó para ilustrar el artículo, de Lula levantando una jarra de cerveza, no tampoco juega limpio: fue tomada en la fiesta de la comunidad alemana en Brasil, Oktoberfest, y en esa fiesta todo el mundo bebe cerveza.

No contentos con esto, el NYT recordó que históricamente los brasileños tienen motivos para preocuparse ante un mandatario que bebe de más. El presidente Janio Quadros, electo en 1960, decía como justificación jocosa, que bebía porque la bebida es líquida . Quadros renunció un mes después de haber asumido.

Pero Lula no corre riesgos de una interrupción institucional, y en todo caso los problemas de su gobierno se explican más en la política económica elegida -ortodoxa, que el 70 por ciento de los brasileños votó pidiendo que fuera cambiada, y sin embargo no cambió- que en el gusto de Lula por consumir socialmente bebidas alcohólicas.

FOTO/AP.

El presidente Lula nunca ha negado beber socialmente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.