CADA VEZ MÁS VIEJOS Y DESAMPARADOS

CADA VEZ MÁS VIEJOS Y DESAMPARADOS

La vejez se está convirtiendo en un tema cada vez más inquietante en la sociedad moderna y esto no es nada nuevo. Ver gráfica (Vejez en el mundo).

06 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La vejez se está convirtiendo en un tema cada vez más inquietante en la sociedad moderna y esto no es nada nuevo. Ver gráfica (Vejez en el mundo).

En el mundo hay una tendencia natural hacia un envejecimiento acelerado de la población y el fenómeno tiene una mayor incidencia en algunos países, que hoy requieren con urgencia personas jóvenes para renovar su sociedad. Por eso, ofrecen estímulos especiales de diversa índole a quienes estén dispuestos a tener hijos para compensar el alto ritmo de envejecimiento de la población.

Según estimativos, en un plazo de 10 a 15 años en el mundo habrá más personas mayores de 60 años que niños menores de 15, lo que evidencia el proceso de envejecimiento tan acelerado que se registra en la sociedad.

En 1950, en el mundo había 200 millones de personas mayores de 60 años y se calcula que en el 2050 esa cifra se habrá multiplicado por diez.

Un documento publicado en el 2001 por la Comisión Económica para América latina (Cepal) señalaba que en el año 2000 una de cada 10 personas en el mundo tenía más de 60 años y para el 2050 se espera que esa cifra sea de una de cada cinco.

Además, las personas de 80 años o más, que en el 2000 representaban el 11 por ciento del grupo de adultos mayores, en el 2050 serán el 19 por ciento.

Las personas con 100 años o más sumaban al iniciar este siglo 145.000 y en el 2050 ya serán 2.200.000.

La mayor parte de las personas adultas mayores son mujeres (55 por ciento) y entre más se avanza en la edad, el fenómeno feminista es más evidente, alcanzado en 65 por ciento entre los más ancianos.

El 51 por ciento de las personas de tercera edad vive en áreas urbanas y se espera que en el año 2050 esa cifra aumente a 62 por ciento.

En los años 90, la esperanza de vida de la población mundial aumentó en 20 años y su promedio actual es de 66 años.

En Colombia, mientras en 1982 había 1.700.000 personas mayores de 60 años, hoy existen más de cinco millones, es decir, un 12 por ciento de la población pero según la Corporación Adulto Mayor, esa cifra aumentará porque una buena parte de la población joven está saliendo del país en busca de mejores opciones de vida en el exterior. Esto sin contar con el fenómeno de la violencia, que año tras año deja miles de víctimas entre la juventud.

Más allá de estas cifra, lo que más preocupa es la situación que afrontan los adultos mayores en varios países del mundo y, por supuesto, Colombia no es la excepción.

"En casi todos los países el índice de envejecimiento se duplicará o triplicará en los próximos dos decenios, lo que representará un cambio poblacional sin precedentes y lo peor de todo es que muchas naciones y especialmente Colombia aún no está preparada para este proceso", advierte Alexandra Cadena, directora de la Corporación Adulto Mayor.

El tema será analizado en el primer foro internacional de calidad de vida del adulto mayor en el mundo que se realizará en Bogotá los días 17 y 18 de mayo, en el que se plantearán políticas para desarrollar en ese sector de la población en materia de salud, movilidad, derechos humanos, educación, trabajo, alimentación y pensiones.

En América Latina, apenas dos de cada cinco adultos mayores en las áreas urbanas reciben ingresos por seguridad social mientras en las zonas rurales esa relación es una de cada cinco, lo que obliga a la mayor parte esa población a seguir trabajando como no sucede en los países desarrollados en donde la protección económica al anciano es de mayor calidad y cobertura.

"Durante los años noventa las tasas de ocupación aumentaron debido al monto modesto de las pensiones, al no tener acceso a una pensión por no haber aportado cotizaciones, o por la necesidad de compensar los ingresos familiares durante las crisis" dice un informe de la Corporación Adulto Mayor.

En el caso de Colombia, agrega el informe, la situación económica del país obliga a las personas de la tercera edad a mantener una actividad laboral constante, especialmente en el mercado informal con el agravante de que la situación para las mujeres es más crítica pues realizan labores domésticas y de crianza sin recibir remuneración alguna.

Además, las mujeres que trabajan reciben salarios de entre un 20 y un 40 por ciento inferiores a los de los hombres.

Esta situación hace que gran parte de la población mayor de 60 años no esté afiliada al sistema de seguridad social. Esto, sin tener en cuenta las dificultades que afronta el país para garantizar la financiación del sistema pensional a mediano y largo plazo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.