Secciones
Síguenos en:
CUÁNTO VALE LA RECESIÓN MUNDIAL

CUÁNTO VALE LA RECESIÓN MUNDIAL

Desde el año pasado se viene hablando del estancamiento de la economía mundial y de los estragos que eso le ocasiona al tercer mundo. Pero no hay precisión sobre la magnitud del problema y poco o nada se ha dicho sobre cuánto vale esa recesión. En las últimas semanas se han revisado casi todas las proyecciones, que eran más o menos optimistas. Y la conclusión no es prometedora: la economía mundial sigue patinando y sólo en 1994 se podrá esperar un buen repunte.

A comienzos del año, el Fondo Monetario Internacional pronosticó que la economía crecería 3,4 por ciento, luego bajó a 3,1 y ahora dice que no alcanzará más de 2,2 por ciento, un hecho que demuestra que, como en Colombia, en todas partes se equivocan en las proyecciones.

Pero hay otros más pesimistas. Un estudio de la Organización de Naciones Unidas (ONU), revelado esta semana en Nueva York, estima que la economía crecerá sólo 1,5 por ciento. Esta tasa deja al mundo más pobre , porque el aumento de la población continúa por encima de 2,0 por ciento anual. Es decir, la economía sigue en retroceso, ya que 1991 y 1992 también fueron malos.

Pero qué significan esas tasas, que poco o nada le dicen al común de la gente? Con base en el último informe del Banco Mundial se puede calcular que un crecimiento de la economía de 1,0 por ciento equivaldría este año a generar una riqueza adicional de 220.000 millones de dólares, más de cuatro veces la producción total de Colombia en un año.

Si se cumple el negro pronóstico de la ONU y la economía sólo aumenta 1,5 por ciento, la nueva riqueza que generará el mundo será de 330.000 millones de dólares.

En ese caso, los dos puntos que no se logran de crecimiento frente a lo proyectado inicialmente implican dejar de producir 440.000 millones de dólares. Más o menos eso es lo que cuesta el desacelere otros lo llaman recesión y que sería suficiente para pagar casi toda la deuda de América Latina.

En ese freno de la economía hay culpa de casi todos los países desarrollados. Estados Unidos, del cual depende mucho América Latina, no ha podido salir del estancamiento. El presidente Bill Clinton reconoció el jueves ante el Senado que al concluir el primer trimestre, la economía de su país solo tuvo un aumento anual de 0,7 por ciento, cuando esperaba que podría ser de 1,8. Si esa tendencia se mantiene, dejará de producir este año 50.000 millones de dólares.

En Japón, otro de los grandes en dificultades, la situación es peor. Esperaban crecer 3,7 por ciento y parece que solo lograrán hacerlo en una tercera parte. Es decir, el freno de su economía les puede costar 70.000 millones de dólares. La misma historia se repite en Alemania, Francia, Italia y otros países, que siguen estancados, y en Europa Oriental y la desaparecida Unión Soviética, donde la producción caerá 10 por ciento.

Como siempre, los más afectados con estos fenómenos recesivos son los países en desarrollo, porque se estancan sus exportaciones de materias primas y manufacturas.

El costo para América Latina aparentemente no es tan grande, pero tiene su peso. Inicialmente, se estimó que la economía de la región podía crecer este año 4,0 por ciento, lo cual equivaldría a producir 50.000 millones de dólares más en bienes y servicios. Pero un reciente estudio realizado en Londres pronosticó que crecerá 3,0 por ciento, es decir 10.000 millones de dólares menos.

Por eso, el estudio de la ONU concluyó con una frase dramática: los 190 millones de indigentes de América Latina volverán a perder el año .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.