Secciones
Síguenos en:
HISTORIAS DE PIRATAS

HISTORIAS DE PIRATAS

Qué es un urbanizador pirata? Es aquel que construye en terrenos en los cuales está expresamente prohibido hacerlo y lo realiza sin las debidas licencias y permisos. Embauca, además, a incautos a quienes venden vivienda haciéndoles creer que todo es legal. Las autoridades parecen tener una definición bien distinta. Nadie entiende que, ante las denuncias que se han presentado por las irregularidades que rodean proyectos de vivienda tales como Unir I y II, no se estén aplicando las debidas sanciones. Para no ir muy lejos, la Reforma Urbana (ley novena de 1989) las contempla en forma expresa y clara. Cabe preguntar: por qué razón el alcalde de Engativá, en el caso de Unir I, y el de la capital, en el de Unir II, no han procedido a expropiar los terrenos sobre los cuales se construyeron sin permiso planes de vivienda social y obligar a quienes son los dueños de los proyectos a devolver a los compradores el dinero que han pagado? Desconcierta que ante tan flagrante violación de las norm

Planeación Distrital, la alcaldía de Engativá y algunas de las empresas de servicios públicos del Distrito han dicho públicamente que los mencionados proyectos carecen de los permisos. Existen las certificaciones de que a los terrenos de Unir II no se pueden llevar servicios. Los de Unir I no tienen ningún trámite legal para desarrollarlos. Ya hay denuncias de que los constructores están incumpliendo. Califican entonces como programas piratas? Lo más grave es que el promotor de estos dos proyectos es hoy uno de los vicepresidentes del Concejo de Bogotá, Mariano Porras. Fue elegido a esa dignidad como premio por haber empapelado, hace unos meses, el edificio del Cabildo. La respuesta que ha dado es que él no está vendiendo casas sino construyendo familias. Vaya cinismo. Dicen que soplan unos fuertes vientos moralizadores en la administración pública. No parecen estar soplando en dirección de la atribulada capital de la República y mucho menos en la del Concejo de Bogotá. Ni la Contraloría, ni la Personería, ni mucho menos el Concejo, han querido tomar cartas en el asunto. Por qué no hacen cumplir la ley?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.