ALCOHOL ETÍLICO

A fines del siglo 19, el Cuadriciclo construido por Henry Ford se movía con alcohol etílico. En 1908, el carburador del famoso modelo T de Ford se podía ajustar para que el automóvil usara este combustible. La política, la avaricia (que con frecuencia son lo mismo) y la tecnología inclinaron la balanza a favor de la gasolina. Pero el aumento del precio relativo del petróleo en los setentas le generó un nuevo impulso al fluido etílico como combustible de automóviles.

11 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

A fines del siglo 19, el Cuadriciclo construido por Henry Ford se movía con alcohol etílico. En 1908, el carburador del famoso modelo T de Ford se podía ajustar para que el automóvil usara este combustible. La política, la avaricia (que con frecuencia son lo mismo) y la tecnología inclinaron la balanza a favor de la gasolina. Pero el aumento del precio relativo del petróleo en los setentas le generó un nuevo impulso al fluido etílico como combustible de automóviles.

Hoy, Brasil es líder en la producción y el consumo de lo que Ford, en su momento, aclamaba comocombustible del futuroNuestro vecino ha ahorrado más de 50 mil millones de dólares en la compra de gasolina desde 1975.

Colombia tiene aquí, sin duda, una gran oportunidad de desarrollo rural como productor de caña de azúcar -y también de yuca- para la destilación de alcohol carburante. Mejor tarde que nunca.

El alcohol como combustible automotor ha tenido una historia más rica que la que se imagina el ciudadano común. Excepto en los Estados Unidos, a mediados de la década del veinte del siglo pasado el alcohol etílico se mezclaba comúnmente con la gasolina en todas las naciones de alta industria, en proporciones del diez al veinte por ciento. Los escandinavos usaban los residuos de la industria del papel para producirlo. Francia, Alemania y otros países europeos hacían alcohol a partir de la uva, la papa y otros productos. Brasil, Cuba, Hawai, las Filipinas, Sudáfrica y otras regiones tropicales utilizaban como materia prima la caña de azúcar y las melazas. Francia, Brasil y Alemania tenían leyes que obligaban a los distribuidores de gasolina a mezclarla con volúmenes mínimos de alcohol etílico. Suecia, Irlanda y la Gran Bretaña crearon especiales incentivos tributarios para estimular las mezclas alcohol gasolina.

Posteriormente, la industria petrolera impuso su dominio. Pero ahora, ante la amenaza del calentamiento global y la urgencia de encontrarle salidas a la pobreza rural, varias regiones del mundo se han volcado hacia la producción de alcohol etílico. En los mismos Estados Unidos, el consumo de etanol fabricado con maíz se va a triplicar en un poco más de una década. Los productores estadounidenses del cereal están felices con el subsidio que reciben y recibirán a raudales - de su gobierno.

La oxigenación de la gasolina mediante su mezcla con el alcohol aumenta el octanaje del combustible automotor y reduce las emisiones de gas carbónico a la atmósfera. Los beneficios ambientales, energéticos, de balanza de pagos y de empleo rural son evidentes.

En Colombia, la Ley 693 de 2001 le va a cambiar la vida a mucha gente. Esta Ley, y las disposiciones que la desarrollan, ordenan que la gasolina que se consuma en ciudades de más de 500.000 habitantes deba ser mezclada con alcohol carburante en proporciones crecientes a partir de septiembre de 2005. Habrá que sembrar más de 100.000 hectáreas nuevas de caña de azúcar, principalmente en zonas que hoy son paneleras; esta es, sin duda, una excelente iniciativa de desarrollo sostenible, impulsada por el entonces Senador Amílkar Acosta con apoyo de científicos e ingenieros colombianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.