A BLANQUEAR LAS MANCHAS DE LA PIEL

A BLANQUEAR LAS MANCHAS DE LA PIEL

Hay circunstancias muy serias que obligan a todas las personas a proteger su piel. Entre ellas, la principal es la exposición a los rayos solares y su efecto cancerígeno.

11 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Hay circunstancias muy serias que obligan a todas las personas a proteger su piel. Entre ellas, la principal es la exposición a los rayos solares y su efecto cancerígeno.

De ello se debería hablar casi de manera cotidiana, porque las investigaciones no dan lugar a dudas: la exposición reiterada a los rayos ultravioleta es el factor principal de la aparición del cáncer de piel.

Pero ahora también se insiste en que la radiación solar afecta a quienes tienen la tendencia a ver su piel manchada. O, como lo expresan los médicos, a sufrir de melasma. Una enfermedad que puede presentarse en el 75 por ciento de las mujeres en gestación y que suele ser inducida por factores hormonales.

El melasma en sí no es grave. En la inmensa mayoría de los casos, desaparece de manera espontánea cuando se eliminan los factores que lo indujeron. Pero, si bien no es señal de alarma desde el punto de vista de la salud, sí significa un trauma serio en el ámbito sicológico.

Nadie, y menos una mujer embarazada, acepta ver como su cara se va llenando de manchas. Así como el acné perjudica notablemente la autoestima de los adolescentes, así mismo el melasma produce desgaste en la percepción que quien lo sufre tiene de sí mismo.

El trastorno del melasma de origina en un exceso de pigmentación de ciertas áreas, principalmente del rostro. Suele concentrarse en la cara, y más específicamente se produce como manchas simétricas en las mejillas, la frente, las sienes y alrededor de la boca.

Por el hecho de producirse de manera preferente en las mujeres embarazadas, se le conoce popularmente como la máscara del embarazo.

De acuerdo con las investigaciones hechas a nivel mundial, apenas un diez por ciento de los hombres puede sufrir de melasma. En cambio, éste se puede presentar en mujeres embarazadas (como ya expresado) y en aquellas mujeres que siguen tratamientos con anticonceptivos orales.

Según la médica Susan C. Taylor, profesora asistente de dermatología de la Universidad de Columbia (E.U.), un 35 por ciento de las mujeres que acostumbran planificar con la píldora sufren de melasma.

Pero estas cifras pueden variar según distintos factores. Uno de ellos tiene que ver con la raza -rara vez se presenta en personas de piel oscura o negra-, y otro se relaciona con una predisposición genética. Como lo explica la dermatóloga Nancy Castro, la tendencia genética se observa en familias en donde varias mujeres sufren de hiperpigmentación de su piel durante el embarazo.

Pero ésta no es una constante como tampoco lo es el hecho de que el melasma se presente en todos los embarazos de una misma mujer. La misma enfermedad puede reproducirse en un siguiente embarazo pero no tener una intensidad semejante a la anterior.

***.

Actores culpables.

Para comprender mejor el mecanismo del melasma, se tiene en cuenta que el color de la piel depende de una sustancia bien conocida como melanina.

Su función es proteger la piel contra el sol y otras agresiones. La melanina es sintetizada por las células de la capa externa de la piel, o melanocitos, los que son estimulados por la luz solar.

En el melasma, los melanocitos incrementan su actividad lo que se traduce en un oscurecimiento de ciertas zonas de la piel.

De allí se concluye la primera recomendación. A pesar de que el sol no es el único factor que incrementa la actividad de las células dérmicas, los médicos aconsejan que las mujeres que tomen la píldora o que se encuentran en gestación, se apliquen con mayor disciplina cremas o geles que les protejan la cara contra el efecto de los rayos U.V. A y B. El nivel de protección debe ser superior a 15.

Este protector debe utilizarse de preferencia en interiores ya que existe la posibilidad de que las manchas aparezcan aún por efecto de luces artificiales.

***.

Cuando comienza a aparecer las primeras manchas.

El primer consejo es el de evitar aplicarse cremas, ungentos, lociones para desmanchar y medicamentos hogareños sin antes consultar con un dermatólogo. Con frecuencia, preparaciones que son intensamente promocionadas causan mayor perjuicio y pueden complicar la situación.

El dermatólogo es el único quien puede darle un consejo. En primer lugar, porque existen distintos tipos de manchas, todos de origen diverso, y el melasma en sí se presenta como epidérmico o superficial, dérmico o profundo, y mixto. En cada caso el tratamiento debe ser diferente.

Así se concluye el segundo consejo: cuando comiencen a aparecer las manchas, consulte con un dermatólogo. Lo que éste hará será, en primer lugar, definir la razón por la cual salieron las manchas. Luego, clasificará la gravedad y características del caso individual y, en tercer lugar, formulará el tratamiento.

Se establece que los casos de melasma que se producen con el embarazo o con los tratamientos de anticoncepción oral desaparecen de manera espontánea cuando termina la gestación o cuando se suspende el tratamiento con la píldora. Pero la situación no es tan simple en todos los casos.

Los tratamientos incluyen básicamente la aplicación de soluciones tópicas. Tradicionalmente se han utilizado productos que incluyen, entre sus ingredientes, la hidroquinona y la tetrinoina. Nuevos tratamientos combinan ambas sustancias y acortan la duración del tratamiento.

En este campo, al igual que en muchos otros pertenecientes al ámbito de la dermatología, deben recordarse dos consejos sabios: el primero, no improvisar.

El segundo, tener paciencia. Con un tratamiento adecuado, se llega a la solución. Pero ésta no se da en pocas horas sino en muchas semanas.

***.

Riesgo.

Algunos factores que influyen en la aparición del melasma incluyen:.

Embarazo.

Anticoncepción oral.

Uso de cosméticos perfumados.

Aplicación de sustancias o lociones que contengan alcohol.

Antidepresivos y tranquilizantes.

La edad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.