PARA QUE NO LLEVE DEL BULTO

PARA QUE NO LLEVE DEL BULTO

Déme un bulto, por favor! La frase es común escucharla a diario, repetida miles de veces, en las diferentes centrales de abastos, plazas de mercado y galerías del país; sin embargo, resulta ser una verdadera sorpresa en cuanto a lo que pesa dicho bulto.

30 de octubre 2004 , 12:00 a. m.

Si se trata de sal o azúcar, son de 50 kilos; los de papa, arracacha, cebolla cabezona, cebolla junca o naranja, pesan entre 60 y 65 kilos; mientras los de arroz son de 72,5 kilos.

100 kilos viene la auyama y el aguacate, mientras que la zanahoria se consigue en bultos de entre 70 y 80dice Luis Hernando Ríos, jefe de prensa de la Central de Abastos de Bogotá (Corabastos).

Sin embargo, el caso más singular sucede con el bulto de yuca: si es chirosa de Armenia, pesa entre 65 y 70 kilos, pero si viene del Llano su peso es de 56 kilos; adicionalmente, el costal es poco lo que se ve en un bulto de este tubérculo, ya que vienearmadoi con un complicado tejido entre cabuyas y trozos de guadua.

El desorden anterior llevó al gobierno a tomar cartas en el asunto pues, al erróneo manejo de los pesos, se sumó la dificultad en el manejo de los bultos por parte de los cargadores, las pérdidas poscosecha y las normas del Estatuto de Seguridad industrial del Ministerio de Salud y las de otros convenios suscritos por Colombia ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Así, por medio de la resolución 336 expedida en agosto pasado, el Ministerio de Agricultura reglamentó que todos los bultos que se comercialicen en Colombia deben pesar máximo 50 kilos, el mayor peso que una persona puede cargar en sus hombros, según la OIT.

medida resultará beneficiosa, pues es común enterarse de personas que ya no trabajan más como cargadores de bultos, puesto que han padecido de hernias o graves problemas de columnamanifestó otra fuente de Corabastos.

El empaque también cuenta Otro de los cuellos de botella en la comercialización de productos agropecuarios ha sido el empaque, del cual la normatividad también se ocupó.

El caso más grave se presenta en la venta de papa, para la cual se utilizan los costales usados, que ofrecen un ambiente ideal para la transmisión de plagas y enfermedades de este cultivo.

Frente a esto, el ministerio exige que se fabriquen en materiales que no afecten el medio ambiente, que estén en buen estado, limpios y que su diseño permita que el producto reciba una adecuada ventilación.

Igualmente, los productos que contengan deben estar libres de materiales extraños, de humedad externa, de daños mecánicos y mantenerse enteros; de la misma forma, durante el transporte, no deben exponerse al sol o al agua y, en lo posible, los camiones deberán contar con estibas para evitar que los empaques se mantengan en contacto con el suelo del vehículo.

La jerga de los pesos Adicionales a los muy particulares bultos , hasta ahora existentes en la comercialización de productos agropecuarios, estas son otras unidades de pesos y medidas utilizadas en las galerías, las plazas de mercado y las centrales de abastos del país: * Arrume: de plátano, naranjas, tomates, que puede ser de 10, 12 o 15 unidades. Se compra y vende al ojímetro .

* Atado: de cilantro, perejil, hierbas aromáticas especias. Igualmente, al ojímetro .

* Caja: puede ser retal de nueve kilos o la caja Palmira de 16 kilos.

* Canastilla: regularmente frutas, como fresas, naranjas o bananos. Son pesos y medidas irregulares. Bajo este tipo de presentación hay un desorden total.

* Carga: se le llama así a dos bultos, es decir, lo que carga una mula en su lomo. Es un término muy popular en la comercialización del café (carga de 125 kilos). Hay otras cargas , la de papa, que pesa igual a la de café; la de habichuela, de 130 kilos. Igualmente la carga de zanahoria en la Sabana de Bogotá pesa 164 kilos, mientras que la empacada en Antioquia pesa 100 kilos.

En el comercio exterior de alimentos como azúcar, sal y cereales (lenteja, garbanzo o fríjol) sólo se manejan cargas de dos bultos de 50 kilos cada uno.

* Guacal: los hay de plátano de 32 o 22 kilos, según la zona donde se haya recolectado. También hay guacales de papaya de 22 kilos y de banano de 7 y 11 kilos.

* Pucho: cualquier cantidad, donde no se tiene en cuenta algún orden. Usted puede conseguir puchos desde 100 gramos (como de cilantro) hasta de 3 kilos.

* Racimo: de plátanos o banano. No se sabe qué cantidad contiene y corresponde sólo a los que están pegados a la penca.

* Tula: empaque de desconocidas dimensiones, muy utilizado en el Eje Cafetero, que puede contener plátano verde, zapote, arracacha o yuca.

* Wilado o Yipao : se le llama así a un campero Willis lleno de plátano. Regularmente se vende al ojímetro sin saber con certeza cuántos racimos hay en la carga.

Foto Uno de los pesos y medidas de invención netamente campesina y puesto de moda por los comercializadores de cebolla de Aquitania (Boyacá) es la rueda que pesa 45 kilos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.