Secciones
Síguenos en:
LA CIUDAD DE PERIÓDICO

LA CIUDAD DE PERIÓDICO

La ciudad y el periódico no sólo se parecen sino que son parientes cercanos. En el pasado encuentro Tendencias del Diseño en Prensa , organizado por EL TIEMPO, en Bogotá, intenté demostrar cómo la página escrita de un periódico es un microcosmos urbano. Sobre esta reflexión, el diseñador mexicano Claudio Rodríguez me confesó su convencimiento de que el periódico es la ciudad. Que cada sección un barrio: editoriales, barrios, finanzas, deportes, sociales, culturales... Si uno continúa con la analogía, entonces propongo. Cada página es una puerta que se abre y se cierra. Las fotografías corresponden a las ventanas, pues nos permiten ver los paisajes visuales de la ciudad. Dentro de cada barrio, una sección, tenemos distintas urbanizaciones: columnistas, periodistas, cartas de lectores, informes comprados a agencias internacionales. Cada página, entendida como unidad visual, corresponde a una calle. Si uno la camina leyéndola y viéndola, encuentra los títulos que son los avisos del co

Pero en este punto celeste uno habla de ciudad como cultura. Entonces también existen analogías. En conversación informal, en el encuentro, con Juanita Santos, Ponto Moreno (organizador) y Carlos Gustavo Alvarez, dijimos. Como García Márquez se hizo universal hablando de su pueblo, el periódico debe tener una caracterización regional. Para que los periódicos del continente no sean provincianos con alta tencología se deben concebir desde su región. Las imágenes y las letras, al igual que los acontecimientos, pueden ser internacionales, pero las formas son culturales. Cada periódico maduro, por ejemplo Usa Today y Liberation, identifican a su país, mientras hablan del mundo.

En esta reunión de expertos gráficos quedó la sensación de que el continente, hoy más que nunca, se dispone a la renovación tecnológica. Pero también una sospecha se clavó en el corazón de los participantes. Las letras están aprisionadas en los periódicos como la gente en las ciudades. No tiene que ser así, si se entiende que las letras producen significados y las imágenes fantasías, entonces el periódico tiene que procurar algo más que informar. Debe generar formas de ver el mundo. Y esas formas están en los ciudadanos. De ese modo cada periódico puede habitar el mundo con dignidad cultural y no sólo tecnológica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.