POLICÍA LIBERÓ A NIÑO ENCADENADO

POLICÍA LIBERÓ A NIÑO ENCADENADO

Hacer las tareas de su hermanito menor era el mecanismo que Andrés* había encontrado para que se le pasaran más rápido las horas en que su mamá lo dejaba encadenado con el fin de evitar que saliera de la casa.

12 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Hacer las tareas de su hermanito menor era el mecanismo que Andrés* había encontrado para que se le pasaran más rápido las horas en que su mamá lo dejaba encadenado con el fin de evitar que saliera de la casa.

Gracias a denuncias de los vecinos, la Policía logró liberarlo ayer de una pesada cadena de un metro de largo y dos candados que lo sujetaban a una cama en una vivienda a orillas del río Otún, en la vereda Los Mangos, un sector popular a las afueras de Pereira. Al parecer, llevaba dos días así.

El niño contó que no vive allí y que frecuenta un hogar de paso para habitantes de la calle. Según él, llegó a la casa de su familia para celebrar el Día de la Madre.

Su mamá aseguró que su hijo llegó el sábado. Le dije que el mejor regalo era que no se volviera a ir -contó-. El mismo pidió que lo amarráramos para que no causara problemas . La mujer agregó que se trata del tercero de sus cinco hijos, criado por la abuela hasta los 10 años, cuando empezó su vida de indigente.

Andrés, que estudió apenas hasta tercero de primaria, dijo que era encadenado desde las 8 de la mañana hasta el mediodía, cuando su madre llegaba a la casa. En esas horas le hacía las planas a su hermano menor, estudiante de sexto grado, y jugaba con carritos en el segundo piso de la casa, una improvisada construcción de madera habilitada como dormitorio.

Al niño no le daban comida y por eso se metía a las casas ajenas, pero no robaba nada , sostuvo el corregidor de Los Mangos, John Jairo Noreña. Según él, los habitantes del sector también denunciaron que lo dejaban desnudo para evitar que se escapara.

Las autoridades llevarán al menor a un hogar del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. La mamá, el hermano mayor y los vecinos fueron citados para rendir indagatoria.

* Nombre cambiado para proteger la identidad del menor.

FOTO/Freddy Arango EL TIEMPO.

El menor era encadenado para evitar que se escapara de su casa materna. Hoy pasará a disposición del Instituto de Bienestar Familiar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.