NO HUBO ORDEN DE TORTURAR

NO HUBO ORDEN DE TORTURAR

El general Antonio Taguba, encargado de redactar el informe que denunció las torturas cometidas por soldados estadounidenses contra prisioneros iraquíes, dijo que estos actuaron sin recibir órdenes explícitas de sus superiores.

12 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El general Antonio Taguba, encargado de redactar el informe que denunció las torturas cometidas por soldados estadounidenses contra prisioneros iraquíes, dijo que estos actuaron sin recibir órdenes explícitas de sus superiores.

Así lo manifestó ante la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado. Los maltratos fueron resultado de una falta de liderazgo, de disciplina y de una ausencia total de entrenamiento y de supervisión .

Taguba señaló asimismo, que miembros de la CIA, de las fuerzas armadas y contratistas civiles podrían también ser culpables.

Aunque no mencionó a nadie por nombre, Taguba pareció aludir a la brigadier general Janis Karpinski, quien comandaba las prisiones en Irak. Karpinski ha sido suspendida de su cargo y le fue emitida una reprimenda oficial, pero no ha sido acusada formalmente.

El informe, de 500 páginas, no fue dado a conocer, entre otras cosas porque lleva un membrete que reza: No divulgar en el Exterior .

Pero su versión no fue del todo creída por la comisión: Esos abusos no podían ser actos espontáneos de militares de base", atacó el senador demócrata Carl Levin, número dos de la comisión de fuerzas armadas. "Claramente recibieron órdenes", agregó.

No hallamos ninguna prueba de una política u orden directa dada a estos soldados para que hicieran lo que hicieron", respondió Taguba.Pienso que actuaron por sí mismos y colaboraron con algunos oficiales de inteligencia militar que conducían los interrogatorios ", agregó.

De otra parte, en Londres, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, admitió que los altos responsables del Gobierno deberían haber visto antes el informe de la Cruz Roja que denunció abusos de las tropas ocupantes. En el parlamento, Straw dijo que él mismo leyó apenas este fin de semana el informe, enviado en febrero por la Cruz Roja y que contiene -dijo- pruebas de abusos terribles y espantosos contra los derechos humanos en la prisión de Abu Ghraib, por las que no hay, ni puede haber, excusas". El primer ministro británico, Tony Blair, dijo el lunes que todavía no había leído el documento.

Sobre el terreno, el ejército de Estados Unidos dio muerte a 13 combatientes seguidores del clérigo chiita Moqtada Sadr, que en un gesto de apertura propuso a varias fuerzas chiitas de la ciudad de Nayaf un acuerdo -no divulgado- para alcanzar una solución pacífica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.