EN PELIGRO, CASA DEL POETA JULIO FLÓREZ

EN PELIGRO, CASA DEL POETA JULIO FLÓREZ

Oculta entre los árboles mi casa / bajo el denso ramaje florecido / aparece a los ojos del que pasa / como un fragante y delicioso nido .

12 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

"Oculta entre los árboles mi casa / bajo el denso ramaje florecido / aparece a los ojos del que pasa / como un fragante y delicioso nido".

Así, el poeta Julio Flórez describió en un soneto la casa donde pasó sus últimos años en Usiacurí, un municipio del Atlántico al que llegó en busca de las aguas medicinales que brotaban de unos pozos cercanos.

Pero la belleza de su refugio, por el que en 1911 pagó 300 pesos, solo se quedó en sus versos.

Hoy, la vivienda, con un valor incalculable y convertida en museo desde su muerte, en 1923, y declarada el año pasado como Patrimonio Cultural de la Nación, tiene graves problemas de estructura y si no se toman correctivos puede desplomarse.

Margarita Macías, directora de la Fundación Cooperación para el progreso de Usiacurí (Coprous), dice que las paredes tienen grietas y el techo de paja está destruido.

Esta casa se convirtió en Museo porque allí reposan los despojos mortales del poeta y todos sus objetos personales, como mobiliario y libros. Diariamente recibe visitas de estudiantes de la región, así como de turistas del interior y del exterior, que se interesan en conocer más sobre la vida de Flórez, que nació en Chiquinquirá (Boyacá).

Flórez, que escribió Flores Negras y Boda Negra, es considerado como uno de los grandes poetass del país. Su vida estaba tan ligada a la política, que cuando el general Rafael Reyes ganó la presidencia en 1905 lo mandó de gira por varios países de Suramérica, Centroamérica y Europa, para evitar problemas con él.

Regresó de sus viajes enfermo y buscó amparo en la casa de Usiacurí, un pueblo ubicado a 45 minutos en carro de Barranquilla.

A través de los años la edificación había funcionado de manera independiente y atendida por una sobrina de la esposa del poeta, pero ella la abandonó hace unos ocho años.

Hace tres años, familiares del poeta entregaron la casa en administración a Coprous, entidad que viene liderando una campaña de gestión para lograr convertirla en patrimonio y buscar recursos para que no la cierren.

"Queremos llamar la atención del gobierno departamental, de la empresa privada y las ONG para que se vinculen en la recuperación de esta casa museo, pues cada día que pasa mayor es el peligro de que se desplome una de sus paredes o el mismo techo. Tenemos un proyecto listo de cada una de las necesidades", explica la economista Macías.

Coprous cuenta con el proyecto de estudio de suelo y levantamiento topográfico, que fue donado por la CUC; el análisis y patología de materiales, donado por la Universidad Simón Bolívar, y un estudio de restauración de la colección de la Casa Museo, que fueron realizados por el experto Ignacio Jacovich.

Además, consiguió la inclusión en el presupuesto de rentas y gastos del departamento de una partida de 180 millones de pesos para la vivienda.

"Todo esto es una realidad, pero los recursos no se ven y mientras tanto vivimos con el temor que la casa no resista el embate del invierno este año", comenta Macías.

De acuerdo con el estudio, las obras de ingeniería de la Casa Museo Julio Flórez tienen un costo de 238 millones de pesos; la restauración se estima en unos 68 millones de pesos y la colección del museo requiere de 24 millones de pesos.

"Actualmente funciona con aportes de los miembros de Coprous, unos 200 mil pesos mensuales, que cubren dos guías (estudiantes), una aseadora y un vigilante. No estamos hablando de altas sumas y no es justo que nadie se empodere del proyecto", manifestó Macías.

BUSCAMOS AYUDAR.

La alcaldesa de Usiacurí, Dorita Bolívar, ha emprendido una labor de sensibilización con los pobladores para que sean conscientes de que esta casa es parte de la identidad del municipio.

Para el 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, han programado una serie de actividades para llamar la atención sobre la importancia de la última morada del poeta.

"Nosotros apoyamos la labor de Coprous y aunque la Alcaldía no tiene recursos, buscamos la forma de ayudar por lo menos con el mantenimiento, además, seguir gestionando con la Gobernación", dijo Bolívar, quien se ha propuesta enseñarle a su pueblo a soñar y tener un modelo mental más constructivo.

FOTO/Luis Rodríguez.

1- Julio Flórez compró la casa en 1911 por 300 pesos. El poeta llegó a este pueblo en busca de una fuente de agua medicinal.

2- Las grietas son evidentes en la vivienda, dónde están las pertenencias del poeta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.