HOSPITAL VECINAL DE SUBA, SELLADO

HOSPITAL VECINAL DE SUBA, SELLADO

En el Hospital Vecinal de Suba lo único que funcionaba bien, al parecer, eran los tres relojes colocados en paredes escamadas que muestran la humedad y el descuido en que se halla esta institución, perteneciente a una fundación privada.

12 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En el Hospital Vecinal de Suba lo único que funcionaba bien, al parecer, eran los tres relojes colocados en paredes escamadas que muestran la humedad y el descuido en que se halla esta institución, perteneciente a una fundación privada.

Al menos eso fue lo que estableció la Secretaría Distrital de Salud (SDS) que selló, desde noviembre pasado, casi todos los servicios de este centro asistencial que funcionaba en Suba hace más de 25 años: urgencias, cirugía, medicina general, obstetricia, consulta externa, hospitalizaciones y optometría.

La SDS tomó esa medida "de seguridad" y le abrió investigación administrativa, tras encontrar que en este hospital, que recibía alrededor de 40 pacientes en urgencias diariamente, ninguno de esos servicios cumplía con los requisitos de higiene, infraestructura ni dotación exigidos por las normas.

Los funcionarios de la SDS, por solicitud de la Superintendencia Nacional de Salud, inspeccionaron el hospital y le encontraron graves fallas: en la sala de cirugía no había equipo de reanimación; algunos consultorios y la mayor parte de la edificación mostraba goteras en el techo, pisos cuarteados y humedades (en sitios como la sala de partos); la planta de emergencia no funcionaba; no había servicio de alimentación para los hospitalizados y los residuos hospitalarios se mezclaban con la basura que dejaban a la intemperie.

De igual forma, detectaron inconsistencias en los estados financieros, carteras vencidas con más de un año que superan los 361 millones de pesos, e incumplimiento en el pago de obligaciones laborales a los empleados por más de un año.

El desorden administrativo llegaba al punto que, según la coordinadora de la comisión de esta inspección de la SDS Cielo Valencia, en esta institución no se pudo establecer cuántos trabajadores tiene, ni quién es su gerente o representante legal.

Son situaciones que aún se mantienen seis meses después del sellamiento, por lo cual la Secretaría informó que el hospital continuará cerrado hasta cuando supere las deficiencias.

Este hospital de Suba, que antiguamente se llamaba San Pedro Claver, surgió de una donación que hizo Isabel Lleras de Ospina hace casi medio siglo, comentaron viejos empleados del hospital. Agregaron que allí trabajaban alrededor de 57 personas. "Las malas administraciones causaron su derrumbe", dijeron, pero ninguno identificó quiénes fueron sus administradores.

Varios de esos trabajadores siguen acudiendo todos los días al hospital, con la esperanza de que les paguen las deudas laborales y los liquiden. Pero lo único que encuentran allí es un edificio cada vez más deteriorado, y los tres relojes que les marcan las horas y días de espera.

-lucgom@eltiempo.com.co.

FOTO/Felipe Caicedo EL TIEMPO.

Estado del Hospital Vecinal de Suba, que atendía alrededor de 40 pacientes diarios en urgencias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.