TABACO SE FUMA FRÍJOL DE VILLANUEVA

TABACO SE FUMA FRÍJOL DE VILLANUEVA

Con la nostalgia de la época de bonanza, cuando los 2.000 cultivadores de fríjol de Villanueva (Santander) obtenían hasta 8.000 toneladas del grano en una sola cosecha, Tiberio Aparicio y otros 1.200 agricultores de la región decidieron cambiar su cultivo tradicional por el tabaco.

13 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Con la nostalgia de la época de bonanza, cuando los 2.000 cultivadores de fríjol de Villanueva (Santander) obtenían hasta 8.000 toneladas del grano en una sola cosecha, Tiberio Aparicio y otros 1.200 agricultores de la región decidieron cambiar su cultivo tradicional por el tabaco.

El propietario de la finca Santa Teresita de apenas 4 hectáreas - asegura que las matas de tabaco crecen en el 70 por ciento de las 2.000 hectáreas de tierra que hasta el año pasado producían la cuarta parte del fríjol que se comercializa en Bogotá, Medellín y Barranquilla. Hasta ahora, el 60 por ciento de la economía de Villanueva había girado en torno del fríjol.

Como consecuencia del intenso verano que se registró el año pasado en esta región la segunda con menos lluvias en el país, después de La Guajira- Aparicio y miles de villanueveros perdieron más de 6.700 millones de pesos en la primera cosecha del 2003.

Nos cansamos de rogarle a Dios para que lloviera y se nos tostaron las 3.500 toneladas que ya teníamos comercializadas, precisa el labriego, que tenía dos hectáreas de fríjol y este año utilizó una para sembrar tabaco.

Algunos habitantes temen por la suerte de las fiestas de agosto, cuando por las calles del pueblo circulan carrozas en forma de fríjol y los vestidos de las reinas llevan granos en lugar de lentejuelas.

A tan solo 600 metros de la parcela de Aparicio, en la vereda Macaregua, Luis Alfredo Fuentes también utilizó la mitad de sus 4 hectáreas de fríjol para cultivar tabaco. La buena época del fríjol pasó - dice - . Antes, una carga de 125 kilos se vendía hasta en 250.000 pesos. Hoy no nos dan ni 140.000. Además, para producir una hectárea nos gastamos casi 2 millones de pesos, entre semillas, abono, jornales y fertilizantes.

Según él, por una carga de tabaco (100 kilos) están pagando hasta 300 mil pesos en San Gil, mientras que el país aumenta la importación de fríjol y en las zonas cocaleras los planes de sustitución financian todos los insumos para la siembra del grano.

Germán Ortiz, gerente de la cooperativa Coopmultiservicios Villanueva que nació hace 43 años en el entonces corregimiento de Barichara , cuenta que su organización ha recuperado apenas 1.500 millones de pesos de los 3.000 que les prestó el año pasado a los frijoleros. Estos tuvieron que refinanciar sus deudas, para pagarlas con lo que aspiran a ganar con el tabaco.

Y mientras los cultivadores se pasaban al tabaco, expertos del Centro Internacional de Agricultura Tropical enviaron a Villanueva 16 variedades de semilla de fríjol resistentes al verano.

Ernesto Sierra, asistente técnico de la cooperativa, reporta que 4 de esas semillas, probadas en granjas experimentales, se han adaptado a las condiciones climáticas de la región. Además, dice, las pruebas han demostrado que de los 1.500 kilos por hectárea que producen las semillas actuales (calima y radical) se podría pasar a 3.800.

Esperemos que para la segunda cosecha del año muchos recapaciten y vuelvan al fríjol, producto que siempre nos ha dado de comer, concluye el experto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.