SIGUE ROBO DE CABLE TELEFÓNICO

SIGUE ROBO DE CABLE TELEFÓNICO

El alto precio que se está pagando por la chatarra tiene disparados los robos del cableado telefónico de Empresas Públicas de Medellín (EPM), en la periferia del valle de Aburrá.

13 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El alto precio que se está pagando por la chatarra tiene disparados los robos del cableado telefónico de Empresas Públicas de Medellín (EPM), en la periferia del valle de Aburrá.

A comienzos de este año se habían reportado 24 eventos, un alto número si se tiene en cuenta que durante todo el 2003 hubo 42 robos. Pero ayer, con el último robo de cableado ocurrido por la variante de Caldas, los eventos subieron a 30.

EPM no ha contabilizado la totalidad de metros robados pero en lo que va del 2004 la cifra de los arreglos está estimada en 74 millones de pesos. El año pasado reparar los daños significó una inversión de 155 millones.

"En esta cifra no está contemplado el costo social que significa retirar los cables. Hay parálisis de los servicios de telecomunicaciones en las zonas residencial, comercial y sobre todo en la financiera", explicó Humberto Jaramillo Torres, jefe del área operativa de redes de telecomunicaciones de EPM.

La mayoría de los eventos se han producido en el sur del valle de Aburrá y en los cables aéreos, aunque los ladrones también se han llevado partes de cables subterráneos.

Además de los gastos por reparación, la empresa ha invertido una cifra importante en la seguridad de las redes. "Estamos poniendo alarmas en sectores de alto riesgo. Cuando cortan el cable se dispara la alarma en el centro de operación y vigilancia que de inmediato se comunica con las patrullas de reacción inmediata. Además tenemos vigilancia privada haciendo continuos recorridos por sectores expuestos a los robos", explicó el funcionario.

De alto valor.

El riesgo que corren los delincuentes al montarse a la postería para bajar los cables hace pensar en la rentabilidad de este negocio que algunos aún no se deciden a calificar de ilegal.

En un recorrido por varias chatarrerías del valle de Aburrá funcionarios de EPM encontraron que los compradores del cobre y el plomo, de los que está hecho el cableado, consideran que son productos totalmente transables.

" Qué pecao hay en comprar el cable que nos traen?". Les preguntan algunos chatarreros a los funcionarios públicos. Al parecer la ley es estricta para el que lo roba pero no para el que lo comercia.

Para establecer la dimensión del problema, la entidad decidió averiguar si la hipótesis que manejan es la causa de los constantes robos.

La hipótesis señala que en el país hay comercializadores internacionales que están exportando la chatarra a China a unos altos precios.

Si hace un año el kilo de residuos de cobre costaba 2.500, hoy vale 5.500 y en china lo compran a 8 mil o más, el negocio es redondo, aducen los funcionarios de EPM.

Con esos datos, las investigaciones tratan de apuntar hacia aquellos que de alguna manera están incentivando el robo del cableado para tratar de acabar con el delito que podría llevar a una parálisis telefónica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.