TOPES A SERVICIOS EN EL ISS

TOPES A SERVICIOS EN EL ISS

Hasta los servicios de urgencias llegaron los recortes en la oferta de servicios que se vienen registrando en clínicas, hospitales y centros de atención ambulatoria (CAA) que atienden a los afiliados al Instituto de los Seguros Sociales (ISS).

13 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Hasta los servicios de urgencias llegaron los recortes en la oferta de servicios que se vienen registrando en clínicas, hospitales y centros de atención ambulatoria (CAA) que atienden a los afiliados al Instituto de los Seguros Sociales (ISS).

En algunos CAA de Bogotá, por ejemplo, existen listas con el número tope de tratamientos a ofrecer y a facturar quincenalmente (ver facsímile). El temor es que si sobrepasan esos topes no se los van a pagar.

Así, por ejemplo, se establecen límites como 18 consultas de hidratación quincenales, cuando en realidad los médicos consultados en diferentes puntos sostienen que se hacen en promedio cinco diarias en un solo CAA. Lo propio ocurre con el tope de 66 micronebulizaciones (para controlar ataques de asma), 10 consultas con sutura, 119 curaciones y 196 electrocardiogramas.

A todas las dependencias de la ESE nos llegó una distribución que nos indica hasta qué punto podemos hacerle servicios al Seguro porque es lo único que nos van a pagar. Lo que nos parece más grave es que solo establecen cinco traslados de ambulancia cuando en un día se pueden hacer hasta 10. Legalmente no podemos oponernos a realizar un traslado y el ISS como sea nos tiene que pagar , explica el director de una CAA en Bogotá que pide reserva de su nombre para no afectar su relación con el ISS.

Las ESE son las siete Empresas Sociales del Estado encargadas de contratar los servicios de salud que demanda el ISS en todo el país. La ESE de Bogotá es la Luis Carlos Galán, de la que hacen parte las clínicas San Pedro Claver, Misael Pastrana, Carlos Lleras Restrepo, La del Niño y varios CAA.

El gerente, Faruk Urrutia, dice que no conoce estos listados y niega que la entidad a su cargo haya impuesto topes en el servicio de urgencias. Sostiene que, por el contrario, las urgencias no pueden tener restricciones en su atención independientemente de la relación contractual que se tenga y que así se los hizo saber a los directores de los centros de atención ambulatoria adscritos en Bogotá a la ESE Luis Carlos Galán.

Sin embargo, Urrutia reconoce que sí hubo recortes en la demanda de servicios por parte del Seguro Social, más no en la parte de urgencias. Las ESE ofrecen los servicios que el ISS les compra , dice.

Gilberto Quinche, vicepresidente de EPS del Seguro Social, enfatiza en que en ningún momento las urgencias han sido objeto de restricciones y señala que todo obedece a un estudio sobre la estructura sociodemográfica, las características de los grupos de edad y la ubicación de los casi tres millones de afiliados para determinar unos cálculos de demanda promedio al año.

Eso nos permite determinar, por ejemplo, que voy a esperar 2,8 consultas por afiliado, que equivalen a nueve millones de consultas en el año. Estas, a su vez, las diferencio entre generales, especializadas, urgencias y procedimientos quirúrgicos. Así mismo, el número de cirugías, radiografías, tratamientos, terapias que se pueden solicitar en ese mismo periodo de tiempo , observa.

Como EPS tenemos calculada una demanda y sobre esa demanda tenemos unos contratos, pero una cosa es la demanda esperada y otra la demanda atendida. Estamos haciendo un análisis de lo que pasó en este primer trimestre para ver qué ajustes hacemos al sistema .

Tope generalizado.

El presidente de Asmedas gremio que aglutina a los médicos), Salvador Varela, sostiene que todas las actividades, incluidas urgencias, han sido sometidas a un techo de carácter económico, limitado a un presupuesto repartido sin tener en cuenta las necesidades de los enfermos .

Según Varela, ahora los afiliados del ISS solo se pueden enfermar en la medida que les digan. Esa es una realidad criminal que equivale a definirle por decreto a los bomberos cuántos incendios pueden atender en el mes , asegura.

El gerente de otro centro asistencial de Bogotá, que pidió mantener en reserva su nombre, aseguró que han tenido que devolver usuarios en espera de qué va a pasar, pues a ellos también les fijaron un tope. Esto es grave porque las restricciones no están ajustadas a la población real y los pacientes que se han devuelto son los que pueden esperar. Los ingresos se redujeron en más de 50 por ciento con respecto a lo que veníamos facturando , observa.

Esta misma situación se está viviendo otras ciudades del país. Juan de Dios Villegas, subgerente de la ESE Antonio Nariño, en Cali, reconoce que sí hubo disminución en la oferta avalada por el Seguro Social, es decir, en la compra de servicios a unidades operativas.

Evidentemente esta medida nos genera algunas incomodidades, pero esperamos que la dinámica de la demanda lleve a un ajuste de los servicios que requieren los afiliados y que el ISS proceda a realizar las ampliaciones que se requieran , explica.

A su vez, el director de la clínica de Santander de Quilichao, Gerardo Espinosa, sostiene que procedimientos como rayos X están restringidos en un 100 por ciento y los de laboratorio clínico en un 70 por ciento.

Mientras que al mes se realizaban 1.000 exámenes, ahora sólo se practican 300. Otros servicios que han caído pero no por restricciones, sino por precios, son las consultas externas para los grupos B y C que deben pagar 5.500 y 14.500 pesos por consulta, porque acá en Santander se pueden conseguir citas con médicos particulares por 8.000 pesos .

En Antioquia, según Germán Reyes, fiscal de la seccional de Asmedas y empleado del área de Calidad del Seguro Social, se han disminuido entre 25 y 30 por ciento las contrataciones del ISS. La contratación se hace a cuentagotas , dice.

Por su parte, el director de la clínica Las Américas, Gabriel Jaime Uribe, dice que aunque los valores son limitados, entre 200, 300 ó 500 millones de pesos de acuerdo con la disponibilidad, no se han presentado problemas con la facturación.

En la Clínica del Niño, en Bogotá, también se reportaron menos servicios. Han disminuido los días de quirófano y las consultas con lo que se incrementan día a día las listas de espera. Todo ha sido ordenado de manera verbal y no existe nada por escrito. Las consultas externas en todas las especialidades también se redujeron drásticamente , sostiene un directivo de esta institución.

Lo cierto es que en el ISS hubo un recorte presupuestal de 300.000 millones de pesos, aprobado por el Confis, el que a su vez también recortó los presupuestos de las ESE que funcionan en el país. Por eso, según algunos analistas del sector, todos están ajustando su oferta de servicios para que sus clínicas, hospitales y CAA sigan siendo sostenibles, en detrimento de la salud de millones de colombianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.