ALERTA POR TURISMO DEPREDADOR

ALERTA POR TURISMO DEPREDADOR

Si el Quindío quiere seguir siendo el paraíso del centro de Colombia y ampliar los beneficios que ha traído a la región la industria del turismo en los últimos años, deben adoptarse acciones urgentes para controlar el deterioro ambiental que está ocasionando la actividad, considerada la nueva gallina de los huevos de oro en el Eje Cafetero.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Si el Quindío quiere seguir siendo el paraíso del centro de Colombia y ampliar los beneficios que ha traído a la región la industria del turismo en los últimos años, deben adoptarse acciones urgentes para controlar el deterioro ambiental que está ocasionando la actividad, considerada la nueva gallina de los huevos de oro en el Eje Cafetero.

La advertencia fue hecha por varios conocedores del tema, entre ellos el jefe de la Dirección Nacional de Turismo (DNT), Gustavo Adolfo Toro, para quiená"el turismo ha estado de espaldasádel ambiente. Se necesita apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ), y asesorar a los empresarios turísticos".

Agregó que, según estudios deáuniversidades y entidades deláQuindío, hay problemas en vertimiento de aguas y en el manejo de residuos sólidos. "No puede ser que la gente bote los desechos a los ríos sin ningún manejo de residuos sólidos", dijo.

Los principales problemas se concentran en la falta de agua lo que implica que es necesario comenzar a hacer un manejo adecuado de las cuencas para mejorar el flujo, la calidad y racionalizarla.

Además de la contaminación de los ríos y la escasez de agua, los problemas ambientalesáse observan en el valle de Cocora, "donde el número de automotores que van al lugar se ha multiplicado, ocasionando contaminación de gas carbónico y auditiva, y si la vía es pavimentada el flujo vehicular va a crecer", dice el economista ambiental Jorge Enrique Pineda.

Para el experto, que estuvo ocho años en la subdirección de Planeación de la CRQ, hay un fenómeno similar en la vía Montenegro-Pueblo Tapao, que de un uso agrícola pasó a ser campos de veraneo y recreación. "Entre Armenia y Circasia se ha perdido el límite entre lo urbano y lo rural, con la construcción de bares y discotecas a orilla de la vía", explicó.

Pineda agregó que es urgente que el Quindío valore bien su riqueza ambiental, conformada por uno de los ecosistemas más ricos en biodiversidad del país.

De lo contrario, está en riesgo la industria que en el 2002 le dejó cerca de 66.000 millones de pesos al departamento.

***.

Faltan estudios.

Para Pineda, es muy poco lo que se ha investigado acerca del impacto ambiental del turismo, y no hay políticas compatibles con el entorno cultural. "Se necesita un trabajo colectivo con comunidad y autoridades, para comenzar a formar una cultura no solo en los quindianos sino en los turistas", aseguró.

María Victoria Saffón Velásquez, directora del Jardín Botánico del Quindío, en Calarcá, afirma que la amenaza se puede prevenir con educación y campañas donde el medio ambiente sea un tema prioritario para la actividad turística, y se haga una medición real de la capacidad de la región para atender turistas sin dañar el medio ambiente. "No debemos asustarnos con los turistas. Debemos prevenir. Por ejemplo, medir la capacidad de carga del ecosistema, que para el caso del jardín es de 500 personas", agregó Saffón.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.