Secciones
Síguenos en:
RUMBO ESPAÑOL

RUMBO ESPAÑOL

El próximo domingo los electores, o mejor, votantes españoles elegirán nuevos miembros de las Cortes de su país, equivalentes al Congreso colombiano. Como el régimen español es representativo, allí manda el Rey, pero el que ejecuta y traza la política es el Presidente, y éste se escoge de acuerdo con las mayorías de los representantes en las Cortes. Las elecciones del domingo 6 son fundamentales para el futuro de España, con influencia de Europa, y desde el ángulo sentimental y en cierta forma político, repercusión en los países que antaño formaron parte de la Corona española. El debate transcurrió con inusitada virulencia. La prensa hispánica, durante las agrias disputas en favor de los dos más caracterizados candidatos, dieron cuenta de cómo las discrepancias subieron de tono y se llegó a los ataques personales. En entrevistas con destacados periodistas frente a Felipe González, sorprendió la forma como se dirigieron a éste los directivos de la prensa y la habilísima manera en que su

Si cae el Socialismo, de igual manera la balanza del poder se repartirá en forma tal que habrá juego de coaliciones y flexibilidad en las rígidas concepciones políticas gubernamentales, para poder mantener el gobierno un equilibrio que le permita manejar sin mayores tropiezos los destinos de los españoles. No se ve en el futuro una victoria arrolladora. Sería la gran sorpresa. Y daría un vuelco, entonces sí, al país, que hoy duda entre el centro izquierda y el centro derecha. Pero la izquierda total o la amenaza de un partido comunista, desaparecieron del panorama. Tampoco existe un fascismo que recuerde las épocas de Franco y la dictadura de extrema derecha. Nada de eso perturba el porvenir español, aunque el estilo de mando va a tener diferencias, contrastes. Ciertamente el descontento popular y el desgaste del Socialismo van a afectar a Felipe González. Eso es palpable. La situación económica se ha deteriorado. La dura peseta, ha perdido poder. El costo de la vida ascendió en tres años en forma exorbitante no solo para quienes viven en España sino para aquellos que en su condición de turistas encuentran a España cara, y muy cara, frente a esa que ofrecía incalculables ventajas a quienes cambiaban monedas de cierta dureza.

La inseguridad, como en casi todo el mundo, invadió a las ciudades españolas donde antes reinaba una calma y una tranquilidad idílicas. Todo ello hace prever un reñidísimo conteo en las urnas. En estas condiciones el mundo fija sus ojos en Madrid, en Bilbao, en Valencia, en Sevilla, y en las innumerables aldeas y villorrios donde los españoles de todas las categorías trazarán ahora en las urnas el rumbo futuro de su patria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.