Secciones
Síguenos en:
EL CARTERO LLAMA TRES VECES

EL CARTERO LLAMA TRES VECES

Todas las mañanas guarda en su tula los secretos de otros, aquellas historias de amor, de amistad, de guerra y de negocios. Y en la tarde los entrega, pero luego de haberlos protegido como si fueran sus propios secretos. Ese, al fin y al cabo, ha sido su oficio durante los últimos 23 años. José Domingo Romero nunca se ha preguntado qué tendrá esa carta de colores o esa otra con aromas o esa tan gruesa o cada una de las 500 y hasta tres mil que recibe cada mañana, ordena en su casillero y luego entrega a su dueño durante el transcurso del día.

Para él eso es lo de menos. Su tarea, desde que ingresó a la Administración Postal Nacional, Adpostal, es entregar la correspondencia y darles confianza a aquellas personas que no conoce pero que, sin saberlo, le confiaron sus secretos escondidos en unas cuantas líneas.

Empezó a los 26 años recogiendo la correspondencia de los buzones. Eran tiempos distintos, donde había menos vehículos y personas y caminar era más fácil. Pero luego pasó a ser cartero, a llamar una y dos veces a la puerta.

Recorría a pie y con su tula a cuestas el sector que le correspondía, pero después lo empezó a hacer con una bicicleta que él mismo adquirió porque era difícil soportar, durante el día, cerca de dos arrobas de historias.

De sus primeros años recuerda aquel día cuando, camino a la oficina para entregar el reporte y con su tula vacía, le robaron todo lo que llevaba. Y esa ocasión cuando por inexperiencia terminó el trabajo a las siete de la noche. No organicé bien el recorrido porque pasaba varias veces por el mismo lugar .

Hoy, una moto de Adpostal lo acompaña para cumplir con su función en un lugar específico, entre las carreras 24 a 30 y las calles 8 a la 13, que conoce a la perfección porque trabaja allí desde hace tres años. La filosofía de la Administración es evitar tanta rotación de personal con el fin de especializarlo en un sector y agilizar la labor diaria.

Los habitantes de esa zona, barrio el Ricaurte, ya lo conocen y él también ha aprendido a identificarlos y, en algunos casos, a soportarlos. Las mujeres son más difíciles que los hombres. Hay una, por ejemplo, que es malgeniada y cada vez que me ve dice ya vino a traerme eso . Se refiere a las facturas de los servicios porque no le gusta recibirlas. Hay de todo. Señores muy atentos y respetuosos, jóvenes que saltan de la felicidad cuando reciben cartas del novio o de los padres...Y claro!, las mujeres coquetas .

Pero él es serio. Prefiere reservarse los comentarios. Simplemente entrega la carta y guarda en su memoria las expresiones que ve en los rostros de los otros.

Qué día! Hay unos días que sólo tiene que despachar 500 cartas, regresar a la oficina para hacer las devoluciones y recoger el correo a domicilio para visitar otra vez la calle, entregar la correspondencia y regresar a casa. Pero otras mañanas, su tula se llena hasta con cuatro mil impresos e ignora a qué hora podrá encontrarse con su esposa y sus tres hijos.

Los lunes y los primeros días del mes son los más pesados del año. Los lunes, porque hay oficinas que no funcionan los sábados y esa correspondencia se acumula. Y la primera quincena del mes, porque se deben distribuir los estractos bancarios, los recibos de arriendo y servicios públicos.

Sin embargo, cada vez que José Domingo observa el saco con la correspondencia de cada sector, toma la que le corresponde e inicia el proceso de clasificación sin importarle si es mucho o poco lo que tiene que entregar. Para él, lo más importante es el contacto con la gente.

Es un trabajo ingrato y él lo reconoce porque sólo gana 180 mil pesos aunque hace 23 años trabaja en Adpostal. Sin embargo, olvida todo por momentos aquella felicidad que gracias a él sienten quienes reciben una carta esperada o el pobre salario para añorar el día en que alguno de sus hijos sea cartero y llame una, dos o tres veces a una puerta como lo ha hecho él tantos días.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.