Secciones
Síguenos en:
EL MITO DEL HIJO ÚNICO

EL MITO DEL HIJO ÚNICO

Tienen fama de ser mimados, dependientes, inseguros y egoístas. Por años, los hijos únicos han cargado con una reputación lo suficientemente negativa como para poner a los padres en el dilema de ampliar el número de descendientes de su familia. Algunos hasta piensan que no es sano. Hay culturas en las que criar un hijo único es casi una anomalía.

Sin embargo, la mala fama con la que cargan los hijos únicos se queda tan sólo en eso. Hoy se sabe que no están condenados de por vida.

Por el contrario, otros especialistas menos extremistas encuentran que el hijo único puede disponer de mayor sensibilidad social, mejor desempeño y las mismas posibilidades de ser egoísta y maleducado que cualquier hijo de familia numerosa.

El egoísmo y la malcrianza son un fenómeno que puede ocurrir en cualquier condición. Es obvio que un niño con hermanos está forzado a compartir y a negociar desde pequeño. Pero el ser hijo único no es un factor con peso extraordinario en su formación , dice Carmen Betancourt Lord, terapeuta de familia de la Universidad de Miami.

Sus rasgos y características, de acuerdo con los expertos, dependen también de la parte hereditaria, el medio ambiente y su personalidad.

Estadísticamente, según Betancuourt, el hijo único tiende a concentrarse más en sus metas y a obtener el éxito.

Menos numerosas La nueva tendencia es formar familias menos numerosas. Los recursos son más limitados y el tiempo que la pareja tiene para dedicar al hogar también hay que dividirlo con el horario de trabajo.

Además, la decisión de los hijos, de alguna forma, es una administración de los recursos económicos , dice Eduardo Ragolta, siquiatra infantil y de adolescentes del Miami Children s Hospital.

Incluso, hay parejas que deciden tener uno solo para poder educarlo mejor y darle todo lo que necesite. Pero creo que, en realidad, las diferencias entre un hijo único y otro con hermanos son pocos , dice Ragolta.

Claro, un hijo único tiene que aprender a jugar solo la mayor parte del tiempo y no sabe lo que es conformarse con menos postre a la hora de la comida para que alcance para todos. Su infancia puede transcurrir la mayor parte del tiempo entre personas adultas, para quienes es el centro de atención y entre las que no tiene rivales.

Sin embargo, cuando empieza a ir a la guardería o a la escuela las cosas cambian. Tiene que interrelacionarse con otros niños y, de una u otra forma, empezar a compartir.

Al principio puede que les cueste más trabajo separarse de la madre, compartir con otros y relacionarse. Pero es algo relativo, porque otros llegan a la escuela como sedientos de estar con más niños , observa María Zelico, maestra de preescolar desde hace 20 años.

Lo cierto es que hay evidencias de que los niños de familias numerosas reciben menos cuidados y menos estímulos en el aprendizaje. De acuerdo con estudios recopilados en el libro Child & Adolescent Psychiatry de Reutter & Hersov, también se cree que flaquean más en cuanto a las habilidades verbales.

La razón puede ser que cuando hay muchos hijos, éstos tienen menor interacción y comunicación con los padres. En los estudios también se observa que los que nacen primero, así como los hijos únicos, tienden a sobresalir académica y profesionalmente. Tal vez porque se pone más énfasis en la educación y más atención y recursos familiares.

Es como una regla matemática. Entre más factores se tengan que dividir los padres, menos atención para cada uno.

A través de su experiencia, Zelico no ha encontrado diferencia entre la facilidad para aprender que tienen los hijos únicos y los que tienen hermanos.

Probablemente, lo que sí se nota en los hijos únicos es una mayor fluidez verbal y más interés hacia las cosas intelectuales. Puede que influya el que los padres les dediquen más tiempo para leerles y motivarlos , dice la maestra.

La clave es Más que el comportamiento de los hijos únicos, lo que realmente inquieta a los sicólogos es la actitud de los padres hacia ellos. Algunos son demasiados complacientes, sobreprotectores y generosos. Otros, por no encajar en ese patrón, caen en el otro extremo y se vuelven desinteresados y apáticos.

Pero lo común es que los padres de hijos únicos son más ansiosos, lo sobrevaloran, le dan mayor grado de atención porque como único tienen más miedo a perderlo.

Cuando examino a un hijo único, casi siempre puedo deducirlo fácilmente. Los padres están más ansiosos y tensos. Los que tienen más hijos se ven más calmados y maduros, tal vez porque también tienen más experiencia , dice Lucilla Josephs, pediatra de Miami Children s Hospital.

La clave, por lo tanto, también radica en que son los padres los que se deben independizar de los hijos.

A veces se concentran demasiado en el hijo y no lo dejan crecer, madurar e independizarse , dice Carmenza Meneses, sicóloga clínica especializada.

Pero, como especialista que ejerce su profesión en Holanda, Meneses también pone énfasis en el aspecto de que cada grupo cultural determina sus propias normas y expectativas.

En Holanda es común que las familias tengan sólo uno o dos hijos, y no hay ese tipo de presiones culturales y sociales que causen preocupación , explica.

Todos los extremos son malos. Cuando la presión es a la inversa como en China, donde la ley sólo permite a los padres tener un hijo, las consecuencias pueden ser trágicas. Se ha encontrado que muchos padres abandonan a sus niñas recién nacidas para tener oportunidad de buscar un hijo varón en el futuro. De hecho, ya se ha corrido la voz en Estados Unidos que hay niñas para adoptar en China y muchos padres sin hijos están haciendo el peregrinaje para lograr la adopción.

El peso de ser único Ser el centro de atención no sólo significa que se complazcan a corto plazo los caprichos de tener el juguete más caro o el vestido más bonito. En cierta forma, es una situación que también pone excesivas presiones.

Y, a veces, cuando llega el momento de salir debajo del ala protectora de sus padres, se hace más difícil salir a luchar con la competencia.

En casa te sales con la tuya siempre y en el mundo no es así , dice Mayra González, de 33 años, editora asociada de una revista de turismo en Miami.

González, hija única, ha experimentado que la superprotección genera más temores. Ella cuenta que hubo ocasiones en que no se sentía capaz ni de hacer una simple llamada telefónica para resolver una situación de trabajo o un simple trámite burocrático.

Fuera de eso, vivió momentos en que se sentía agobiada de tener que velar sola por sus padres sin tener con quien compartir la responsabilidad.

Hay vivencias que sólo se experimentan con los hermanos, con los que se comparte techo, comida y travesuras a diario.

Pero reemplazar a los hermanos con familiares y amiguitos de la misma edad es, según los expertos, una buena alternativa.

Eso ayuda a desarrollar los sentimientos de lealtad, que por lo general se dan entre hermanos , dice Ana Rivas, sicóloga infantil de la Universidad de Miami.

El mito del egoísmo y la malacrianza en el hijo único al parecer se queda en eso, pura fama. Nuevo Herald Para compensar la soledad Hay muchas maneras de compensar la soledad del hijo único. Los expertos proporcionan algunos consejos para lograrlo: El niño no debe estar siempre con adultos. Invite amigos a la casa y déjelos jugar solos. Que comparta sus cosas y no sienta que el mundo familiar gira alrededor suyo. Inscríbalo en actividades de grupo y organice vacaciones con parejas con hijos. Ofrézcale la oportunidad de remplazar la relación de hermanos con primos y amiguitos. Como ejercicio, juegue con él y, de vez en cuando, no lo deje ganar. Tan pronto pueda permitírselo, déjelo bañarse solo, prepararse su propia comida y recoger su ropa. Todo esto contribuye a su independencia. Otra forma de contribuir a su independencia es decirle: Debes estar orgulloso de ti , cuando obtenga algún logro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.