MUERTOS 4 GUERRILLEROS DISIDENTES DEL EPL

MUERTOS 4 GUERRILLEROS DISIDENTES DEL EPL

Cuatro guerrilleros y un policía murieron en la madrugada del viernes durante un enfrentamiento entre fuerzas combinadas del Ejército y la Policía y una columna disidente del Ejército Popular de Liberación (EPL), en el sitio Portachuelo, municipio de Quinchía, límites de Risaralda y Caldas. El choque se produjo cuando un destacamento integrado por miembros de los batallones Ayacucho, de Manizales, y San Mateo, de Pereira, y la Policía de Risaralda y Caldas, realizaba operaciones en busca de guerrilleros que el domingo pasado incendiaron tres buses y una volqueta en el sitio El Callado, corregimiento de Irra (Risaralda).

26 de enero 1991 , 12:00 a.m.

El coronel Roberto Pizarro Martínez, comandante del Batallón Ayacucho, dijo que el contingente militar descubrió a los sediciosos cuando iban a cometer un chantaje a un hacendado.

Entre los cuatro guerrilleros muertos figura una mujer a la que se conocía con el alias de Omayra y que al parecer era la comandante del grupo. El agente muerto, Henry Nieto Arcila, pertenecía a la Policía de Risaralda. Ninguno de los guerrilleros había sido identificado hasta la tarde de ayer.

El encuentro ocurrió a las 3:00 de la madrugada, cerca al túnel de la carretera Panamericana, entre los corregimientos de Irra (Risaralda) y La Felisa (Caldas).

En el occidente de Caldas, en los límites con Risaralda, opera un grupo disidente del EPL, que ha cometido numerosas acciones de violencia, entre ellas, secuestros, asesinatos, extorsiones e incendio de vehículos. En el municipio de Pueblo Rico, en el sitio Villaclaret, está asentado un campamento de 100 miembros del EPL que se han acogido al proceso de paz.

El comandante de la VIII Brigada, con sede en Armenia, coronel Oscar Jiménez González, dirige las acciones en persecución de los insurgentes. En un comunicado dijo además que fueron incautados dos granadas de fragmentación, cinco revólveres, dos pistolas y munición. Protesta en Putumayo Mientras tanto, en Villagarzón (Putumayo), un soldado murió y otro resultó herido en una incursión guerrillera.

El ataque fue rápidamente controlado por el Ejército y la Policía. En la acción murió el soldado Alirio Coral Osorio, del Batallón Boyacá y fue herido José Guillermo Benavides Córdoba.

Pero la situación más grave se registraba ayer en Mocoa, donde la comunidad realizó una marcha de protesta y se ofició una misa campal por la muerte de siete personas a quienes el Ejército señaló como guerrilleros del XIII Frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los manifestantes dijeron que las personas muertas eran gentes modestas, trabajadoras y ampliamente conocidas en la región. El Ejército reitera que pertenecían a la guerrilla.

Murieron Hernán Javier Cerón y sus hijos William Hamilton y Norberto Cerón; el profesor de la escuela de la vereda Las Palmeras, Hernán Javier Cuerán (a quien el Ejército señaló como el comandante del XIII Frente de las FARC) y Artemio Pantoja, que trabajaba en la apertura de dos pozos sépticos, donde explotó una bomba.

Los otros dos muertos fueron reportados como N.N. y aparentemente sí pertenecían a las FARC.

Jesús Pabón, Secretario de Gobierno, dijo los Procuradores Eliseo José Acero Villamil y Jaime Alberto Unigarro investigan el caso.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.