LA HEROÍNA RONDA POR LA CIUDAD

LA HEROÍNA RONDA POR LA CIUDAD

11 de junio 1994 , 12:00 a. m.

Aunque el consumo de heroína, esa droga que produce una destrucción lenta y dolorosa, todavía es mínimo en la capital del país, ya hay síntomas que alarman a las autoridades.

Según un estudio realizado por la Unidad Coordinadora de Prevención Integral de la Alcaldía Mayor en 1992, dado a conocer recientemente, de las dos mil personas encuestas el 0,2 por ciento, pertenecientes al estrato alto, reconocieron haber consumido heroína alguna vez en su vida.

Esa cifra, aplicada a la población actual, da como resultado 5.648 personas que reconocen haber consumido heroína en el último año.

El informe advierte que se debe iniciar de inmediato un programa de prevención porque el consumo de heroína está estrechamente relacionado con la transmisión del virus del sida y de enfermedades como la hepatitis B .

Recuerda que en países como España se han visto desbordados porque el tratamiento resulta extraordinariamente costoso, difícil, de poco éxito y también por el aumento extremo de la inseguridad y de la violencia en las calles .

Aunque ese consumo, comparado con otras sustancias como cocaína, marihuana, basuco, alcohol y cigarrillo, es ínfimo, en el estudio se registra la adicción en el estrato alto y preferencialmente hombres.

El mismo estudio comparado con otro similar que se realizó en 1988 señala que si bien antes, el consumo de esa sustancia comenzaba a los 15 años, ahora, la edad de inicio es entre los 15 y 20 años.

Dichas cifras coinciden con el Estudio Nacional sobre Consumo de Sustancias Psicoactivas en Colombia, realizado en 1992, en donde se detectó un consumo bajo: 0,1 por ciento y se registra en categorías de sexo masculino, nivel educacional universitario incompleto y en la región oriental, Antioquia y en poblaciones de más de 1,5 millones de habitantes.

Ese estudio señala que se estiman en 5.161 los que en Colombia han consumido heroína alguna vez en la vida .

Reina de drogas EL TIEMPO habló con la directora de la Fundación Prometeo, María Isabel Salazar de Lince, quien contó que a la heroína la llaman la Reina de las Drogas porque dicen que se siente una sensación de nirvana, de tranquilidad de adormilamiento.

Explicó que el primer viaje dura 12 horas ( es una sensación muy agradable ). nPero la siguiente vez dura 10 horas y la siguiente 8 y después 6. nAsí que el adicto comienza a doblar la dosis para lograr el efecto de la primera vez.

Con el consumo, dice, el organismo se comienza a acostumbrar y a dejar de segregar ciertas sustancias que son remplazadas por la heroína. nCuando el adicto no consume aparece lo que se denomina como el Síndrome de Abstinencia: son malestares, escalofrío, mareos, vómitos y fuertes dolores de los músculos y del estómago.

Es tan terrible que para no sentir el efecto, el adicto es capaz de recurrir a cualquier cosa. Si es una mujer a prostituirse y si es un hombre a atracar y asesinar , dice Salazar.

Entonces el adicto ya no busca la sensación placentera sino evitar el dolor físico que le produce no consumirla.

El efecto último es la locura producida por el consumo y cuando reincide después de mucho tiempo de no consumirla causa la muerte.

La experiencia de la Fundación Prometeo es que el colombiano no acude a ese consumo porque la droga es muy costosa (25 mil pesos cada dosis), y porque no hay receptividad para utilizar jeringa: los muchachos dicen que cuando alguien se chutea (se inyecta) es porque esta demasiado hundido .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.