Secciones
Síguenos en:
INURBE PASARÁ A LAS CAV MÁS DE $50 MIL MILLONES

INURBE PASARÁ A LAS CAV MÁS DE $50 MIL MILLONES

Las ficudiarias que manejan los dineros del subsidio, del Instituto Nacional de la Vivienda de Interés Social y de la Reforma Urbana (Inurbe), deberán transladarlos en su totalidad a las corporaciones de ahorro y vivienda (CAV). Estos recursos superan los 50 mil millones de pesos y tienen el objetivo de irrigar el sistema general de la vivienda de interés social.

La decisión fue tomada por el Ministro de Desarrollo Económico, Luis Alberto Moreno Mejía, y el gerente general del Inurbe, Héctor García Romero.

Según este último funcionario, es necesario que estos dineros se muevan en las entidades que están comprometidas con la política de vivienda. Es una forma de incentivar a aquellas corporaciones que más han trabajado y colaborado con la política de vivienda social , dijo.

Hasta la fecha las fiduciarias tenían invertida esta plata en bonos y Certificados de Depósito a Término (CDT), entre otros papeles. En adelante lo harán en las CAV.

Se trata, entre otros objetivos, de que más recursos se comprometan con el programa de adjudicación de subsidios. Así, los 50 mil millones de pesos generarán cerca de 11 mil millones de pesos adicionales para el plan de vivienda del Gobierno, que corresponde al tope del 23 por ciento de lo que las CAV deben obligatoriamente colocar en vivienda social.

Las fiduciarias seguirán ocupándose del manejo integral de los recursos del Inurbe y del desembolso del subsidio. El grupo de estas intermediarias que colaboran con el Inurbe fue aumentado. Estaban únicamente Sufiducia (Medellín) y Fidugan. Entraron tres más: Fiducor, Fiducop y la fiduciaria del Banco Popular.

Otro de los avances que hizo el Gobierno Nacional para hacer más ágil la política de vivienda fue autorizar a las fiducias y a las Cajas de Compensación Familiar a entregar el subsidio sólo con la promesa de compraventa.

En opinión de García Romero, esta medida va a aumentar considerablemente la entrega efectiva del dinero que se le da a la familia para ayudarle a adquirir un techo propio.

Precisamente, una de las críticas más fuertes que ha tenido esta política ha sido la demora excesiva en el desembolso del subsidio y los trámites engorrosos para conseguirlos. Para que una persona pudiera obtener la entrega efectiva del dinero tenía que presentar la escritura.

Esta es una de las principales causas para que de los 80 mil subsidios que ha adjudicado el Inurbe, sólo haya desembolsado el dinero correspondiente a 28 mil subsidios, un 27 por ciento.

De otro lado, se va a presentar a consideración de la Junta Directiva del Inurbe en los próximos días unos acuerdos para focalizar el 90 por ciento de la adjudicación del subsidio hacia las familias con ingresos inferiores a tres salarios mínimos mensuales (240 mil pesos aproximadamente).

Lo anterior, debido a que esta ayuda se estaba concentrando en viviendas de cuatro salarios mínimos mensuales (320 mil pesos). El Inurbe se dio cuenta de que esta franja está cubierta con relativa eficiencia por el sector privado y el financiero y por las Cajas de Compensación Familiar.

Igualmente, esta semana será adjudicado un nuevo gran paquete de 8.500 subsidios, por nueve mil millones de pesos. Las listas de los beneficiados saldrá publicada en la separata que circula con EL TIEMPO, el 3 de julio.

Debido a las dudas que aún persisten al respecto, es bueno aclarar que las familias que reciben el subsidio no tienen que devolver posteriormente el dinero, pues es un aporte gratis del Estado, para facilitarles la adquicisión de vivienda.

El subsidio está entre 12 y 15 salarios mínimos mensuales; es decir, entre un millón y 1.2 millones de pesos aproximadamente.

Control a programas El gerente general del Inurbe, en rueda de prensa que dio ayer, dijo de otra parte que se van a aumentar los controles para la elegibilidad de los proyectos. Se va a exigir a los constructores y asociaciones populares una documentación económica más precisa.

Los constructores que no tengan créditos aprobados por las CAV deberán sustentar un 20 por ciento de avance de obras de urbanismos, para que les declaren elegibles los programas que presente.

La medida se tomó en vista de que se están presentando muchos proyectos en los que la persona simplemente compró un lote, lo loteó y lo vendió, y sencillamente se sentó a esperar a que le llegue el subsidio, sin iniciar ningún tipo de construcción.

García Romero dijo que así se están dando casos de subsidios adjudicados hace más de seis meses en programas que ni siquiera se han iniciado, lo que le impide al Inurbe hacer efectivo los desembolsos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.