Secciones
Síguenos en:
CÓMO TAPAR EL HUECO DE LA CAPITAL

CÓMO TAPAR EL HUECO DE LA CAPITAL

Jaime Castro: Estamos casi en el naufragio y por eso no es hora para recibir clases de natación .

Valorización o...

Para el Alcalde hay por lo menos en este momento tres alternativas: 1. La valorización por beneficio general, como está concebida, que produciría 167.000 millones de pesos.

2. El plan de ajuste que busca aumentar los ingresos propios, racionalizar el gasto, reducir el peso del endeudamiento y obtener recursos nuevos.

3. Continuar adelante con la valorización catastral. Este año se están formando 250 mil nuevos predios para llegar a unos 600 mil. El predial va a generar en 1993 más de 50 mil millones.

Pero si la valorización por beneficio general no es posible cobrarla habría que acudir a una canasta o coctel molotov integrado por: sobretasa a la gasolina; la mejora del impuesto predial, eliminando el tope que hoy tiene; la valorización local; el perfeccionamiento de los recaudos; y el impuesto a la plusvalía consagrado en la reforma urbana.

JAIME RUIZ Jaime Ruiz: La valorización por beneficio general es un engendro peligroso e inequitativo .

Valorización local El senador Jaime Ruiz Llano propone lo que llama una ensalada de frutas , porque no cree que esa combinación sea tan peligrosa como para apodarla con el explosivo nombre de coctel molotov : 1. Cobrar valorización local en toda la ciudad, la que podría producir unos 100.000 millones de pesos en tres años.

2. Cobrar la sobretasa a la gasolina, reconociendo que todos los que tenemos carros estamos subsidiados por la ciudad y que hay una relación directa entre las vías que se construyen y los carros que las usan . 3. Cobrarles impuesto a los carros matriculados fuera de Bogotá, a los que se les colocaría una calcomanía de que pagaron impuesto, en vez de la de revisado, que puede limitarse a los carros de cierta edad. Este impuesto podría doblar el actual producido de la calcomanía, que es de unos 20.000 millones de pesos.

3. Revisar el tope del impuesto predial, que hoy no puede aumentarse en más del 70 por ciento a los predios formados, así el avalúo suba en un mil por ciento.

Finalmente considera que también es hora de enfrentarse al Concejo, porque no es justo que ellos rechacen un impuesto viable como el de la sobretasa, para colocar uno injusto como el de la valorización .

RUBEN AVENDAÑO Rubén Darío Avendaño: Bogotá tiene un esquema administrativo para una ciudad de 600 mil habitantes .

No todo está perdido Rubén Darío Avendaño, jefe de la Unidad de Desarrollo Urbano del Departamento Nacional de Planeación, dice que la crisis de Bogotá se asemeja a las padecidas en su momento por ciudades como Nueva York y Ciudad de México, pero no es tan grave como aquellas porque en la de acá hay elementos para zanjarla. Por eso considera que la crisis no justifica los medios. Y lo dice para expresar su desacuerdo con el cobro de la valorización.

Se necesita sí que el estatuto orgánico a punto de fracasar en el Congreso le otorgue a Bogotá una moderna estructura como lo manda la Constitución de 1991. Bogotá tiene un esquema administrativo para una ciudad de 600 mil habitantes.

También considera que se debe expedir el estatuto de áreas metropolitanas y readecuar las finanzas distritales.

Así mismo estima indispensable cobrar un peaje urbano, por el estilo al creado en Singapur (Asia), organizado por medio de círculos urbanos.

Bogotá requiere, además, un instrumento semejante al Conpes, que le permita disponer como lo hace la Nación, que la boyante Empresa de Telecomunicaciones acuda en favor de una entidad quebrada como la Empresa de Acueducto. Se trata de hacer algo como lo que han tenido que hacer Ecopetrol y Telecom, a nivel nacional.

Los contras de la valorización Jaime Ruiz Llano: En Bogotá se está pretendiendo cobrar no una valorización sino una sobretasa al predial. La valorizacion no se puede cobrar, de una parte, porque no hay un censo catastral justo, y, de otra, porque la llamada valorización por beneficio general incurre en algo que no se ajusta a la ley: cobrarles a unos propietarios un beneficio que no reciben. Pero, lo más grave e inoperante consiste en que en el acuerdo mediante el cual se ordena cobrar la valorización por beneficio general se incluyeron obras que no benefician directamente a quienes pagan, como son los pavimentos locales en los barrios y tapar los huecos. La valorización no puede ser sino para vías. Y si Bogotá cobra para algo distinto, dará un mal ejemplo al país y en cualquier parte se cobrará mañana para educación o para salud.

Rubén Darío Avendaño: La crisis no justifica los medios. Las soluciones están en el estatuto de Bogotá a través del cual se puede dar una nueva estructura a la ciudad. Hay que modernizarla y acabar con lo que sobre.

Los pros de la valorización Jaime Castro: Para el Alcalde, la valorización por beneficio general puede ser, como lo afirma Ruiz, una sobretasa al predial. El nombre no interesa , pero es una forma de recuperar el rezago que se ha dejado de cobrar por predial, por no haber actualizado el catastro.

Según el alcalde, los costos son razonables para el contribuyente: el 38 por ciento de los predios pagará menos de lo que pagó por predial en 1992; el 23 por ciento, entre una y dos veces ese mismo predial; el 10 por ciento, entre dos y tres veces, y el 22 por ciento, entre tres y cuatro veces.

Fernando Zarama: Se debe apelar a medidas coyunturales como la valorización. Una vez pagada esa deuda, en el futuro se puede acudir a otros instrumentos.

LAS VENAS ROTAS DEL DISTRITO El Distrito es una empresa improductiva que gasta más de lo que recibe. En la década del 80 los gastos crecieron siete veces, mientras los ingresos solo aumentaron cuatro.

Según el Alcalde, los costos laborales y las prestaciones del Distrito valen más que el gasto social. En el Acueducto cada peso que se paga a un trabajador se convierte en tres pesos, por la multiplicación que causan las prestaciones. Es el costo laboral más alto del país.

La Universidad Distrital le sale tan costosa a Bogotá que, según el Gobierno, resulta más rentable costearle estudios en la Universidad de los Andes. En cada estudiante se invierte un millón cuatrocientos mil pesos al año.

Para afrontar los costos laborales y en general reducir el gasto, el Gobierno trabaja en varias direcciones: 1. Supresión de horas extras y dominicales. 2. No pactar nuevas concesiones. 4. Denunciar los convenios onerosos como se hizo en el Acueducto. 5. Transformar a la Edis y al Acueducto en empresas donde puedan participar el sector privado, los consorcios, los trabajadores y, en el caso de la Edis, los recicladores.

Para Rubén Darío Avendaño, hay necesidad de suprimir entidades como las Cajas de Previsión y Vivienda, Favidi, los institutos de Desarrollo Urbano y de Recreación y Deportes por la dualidad de funciones o porque no son esenciales y sus funciones se pueden reducir.

En el Acueducto se pueden privatizar labores como la lectura de medidores, donde un lector contratado por fuera, cuesta cuatro veces menos que un empleado de la Empresa.

Para Ruiz Llano suprimir el IDU sería absurdo, cuando se trata de cobrar valorización. En ese caso sería mejor eliminar la Secretaría de Obras.

FERNANDO ZARAMA Carlos Fernando Zarama: Hay que pagar la deuda pendiente con Bogotá . Pagar la deuda Para el Secretario de Hacienda, Carlos Fernando Zarama, hay una deuda pendiente con Bogotá, que no han pagado quienes han hecho uso histórico de la ciudad: los evasores comunes y corrientes, del Concejo y del Gobierno Nacional, que no reconoce el gasto de Bogotá, por ejemplo en la Universidad Distrital, que absorbe y costea el sostenimiento de estudiantes de todo el país.

Zarama dice que la valorización general puede ser heterodoxa, pero la coyuntura exige cobrarla y no fijarse en milimetrías de beneficio más o menos o próximos. Además, ella recoge parte de aquella deuda pendiente.

Considera que se necesita implementar el plan de modernización tributaria a corto plazo, mediante el cual se pueda recuperar en este año parte de la evasión, que, groso modo, puede llegar al 60 por ciento en materia de industria y comercio.

Así mismo sostiene que se necesita recomponer las fuentes de financiamiento y los activos que se tienen para que a través de ello se defina cuáles deben ser manejados por la Nación y cuáles el Distrito.

También plantea un plan de ajuste severo, acompañado por un control de gestión (administración por resultados).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.