Secciones
Síguenos en:
INTI RAYMI: LA FIESTA DEL SOL

INTI RAYMI: LA FIESTA DEL SOL

La fiesta durará ocho días y celebrará el comienzo del año agrícola en el hemisferio sur. Los templos centrales de Cusco serán el punto de partida de la procesión del Korikancha (Templo del Sol) hacia el oeste de la ciudad y de allí se extenderá por todo el Tahuantinsuyo. El Inti Raymi esta semana será, antes que un homenaje al sol, una conmemoración de aquella antigua fiesta. El inca será como desde 1944, un actor, y, a falta de imágenes más ciertas, la coreografía hará pensar un poco en la grandilocuencia del cineasta Cecil D. de Mille.

Como ayer, representando a las familias nobles de la capital del imperio, los cusqueños marcharán acompañando las imágenes y las momias divinas que se desplazaban bajo espectaculares palios de plumas, simbolizando a los Ilatun-Rincriyoc, los principales magnates de su tiempo.

Multitudes de cusqueños, peruanos y turistas de todo el mundo, observarán el espectáculo desde lo alto de las murallas de la fortaleza incaica.

Una vez más llegará la procesión a la explanada de Sacsahuamán, casi al alba, y se colocarán las imágenes de los dioses de cara hacia las colinas. Entonces presenciará el espectáculo el Inca, sentado en su tiyana, un trono portátil de puro oro. Y comenzará una espera inmóvil de la salida del sol.

Con los primeros rayos, el Inca dejará su trono, avanzará hasta la primera fila de los nobles e iniciará el Himno al Sol. Los coros seguirán el canto y aumentarán el ritmo y el volumen a medida que el sol sube hacia el cénit.

Poco después aparecerán cientos de jóvenes cusqueñas con licor de maíz y hojas de coca: las ofrendas de la tierra al astro. Bajo un gran árbol arderá una pira sagrada, sobre la que empezarán a cocinarse suculentos trozos de carne.

Luego aparecerán los ritos vespertinos, marcados por la melancolía creciente de melodías crepusculares. Imágenes y momias serán movidos de vuelta a los templos del Cusco. Empezará una semana de festejos, luego de la cual saldrán a relucir los implementos agrícolas.

Realidad y ficción Esta fiesta, que comenzó a llenar la antigua capital incaica de orquestas y de grupos de danzantes de la comarca desde hace una semana, celebra el solsticio de invierno en el hemisferio sur, una fecha que numerosos pueblos de los Andes conmemoran también como el día de San Juan Bautista.

El 21 de junio inició con una procesión y un sacrificio simbólico al sol y en esa noche se encendieron hogueras por toda la cordillera sur como símbolo del renacimiento del antiguo dios incaico. Todavía hay quienes expresan la idea de ese renacimiento incinerando su ropa vieja.

En la actualidad, el vistoso Inti Raymi cusqueño se reproduce más modestamente en otras localidades. Se trata de la fiesta central del ciclo vital y de la identidad andinos. Durante decenios, el 24 de junio fue llamado el día del indio. A partir de 1960 se le denominó el día de la reforma agraria y ahora se le conoce como el día del campesino.

Algunos cronistas de indias pudieron recoger versiones sobre el origen de la fiesta. Cristóbal de Molina fue testigo presencial de una de estas celebraciones a comienzos del siglo XVI y de una versión que luego fue utilizada para revivir fidedignamente la celebración cuatro siglos más tarde.

Escribía de Molina: Nadie se atrevía a tocar un arado antes de que el Inca hubiese trazado el primer surco de todo el país, pues creían que de lo contrario la tierra no les daría frutos . Y hacía la presición de que el Inca y los nobles empuñaban en aquella ocasión arados de oro.

Esta fastuosidad de la celebración prehispánica se conserva casi intacta. Durante una semana, miles de cusqueños se desplazan por la explanada de Sacsahuamán, con trajes similares a los que utilizaron sus antepasados. De alguna manera, en esta antigua fiesta han terminado entremezclando la realidad y la ficción.

Desde hace algunos años, el alcalde de Cusco, una autoridad elegida por votación democrática, realiza el gesto de presentar su tarea administrativa, buscando la aprobación del Inca. Hasta el momento, el alcalde la ha obtenido, y con ella la autómatica simpatía de los cusqueños que veneran su fiesta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.