PÁNICO TRAS LA MEDIDA ECONÓMICA DE GORBACHOV

PÁNICO TRAS LA MEDIDA ECONÓMICA DE GORBACHOV

Las nuevas y drásticas medidas monetarias adoptadas por el Kremlin provocaron ayer una ola de pánico entre los ahorristas soviéticos, que acudieron masivamente a los bancos desde Siberia hasta la región del Báltico. Un decreto difundido el martes por la noche establece que a partir de mañana se retirarán de circulación los billetes de 50 y 100 rublos y que se limitarán severamente las sumas que podrán retirar los ahorristas de sus cuentas bancarias. El primer ministro Valentin Pavlov dijo que estas medidas estaban destinadas a desarticular el mercado negro y frenar la inflación.

24 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Pero ya se advirtieron las primeras señales de la renuencia de las repúblicas a cumplir con estas directivas, lo que podría suscitar un nuevo enfrentamiento con el Kremlin. En las rebeldes repúblicas bálticas, funcionarios del gobierno y de instituciones financieras manifestaron críticas a las nuevas disposiciones, particularmente a la que establece que la policía de seguridad, KGB, podrá intervenir en los bancos que no cumplan con las reglas.

El Presidente de la república asiática de Uzbekistán dijo que extendería el plazo para el cambio de billetes hasta el primero de febrero.

Las autoridades de la poderosa Federación Rusa asumieron una actitud cautelosa, anunciando que tratarían de amortiguar el impacto de la medida para los ahorristas. El Parlamento de la república se reunirá hoy para establecer su posición en este tema. Ucrania ya ha adoptado su propia política de restricción monetaria.

Algunos analistas opinan que el presidente soviético, Mijail Gorbachov, talvez espere beneficiarse con una ola de apoyo popular a las medidas dirigidas contra los nuevos ricos. Los ahorristas comenzaron a hacer filas frente a las puertas de los bancos desde las primeras horas de la mañana y el gobierno convocó a las fuerzas policiales para mantener el orden.

La conversión de los rublos a los nuevos billetes está severamente restringida. Se exigen pruebas de que el dinero fue obtenido legalmente.

En el mercado moscovita de Ryzhky, multitudes atemorizadas trataban de deshacerse rápidamente de los billetes de 50 y 100 rublos, que en muchos casos cambiaron por la mitad de su valor.

El economista liberal Vladimir Tikhnov, presidente de la Unión de Cooperativas, dijo que esto no puede considerarse una reforma. Es simplemente un robo, una confiscación del dinero en poder del público, inclusive del dinero ganado legalmente .

Una mujer, elegantemente vestida, dijo en Moscú que el decreto sólo afectaría a los menos pudientes. Aquí, los ricos no guardan dinero en efectivo. Lo convierten en dólares y en automóviles de inmediato , señaló.

Analistas soviéticos y extranjeros estimaron que la medida implica una retractación adicional de los planes de implantar en la Unión Soviética una economía de mercado. Los analistas consideraron que podría matar en ciernes los débiles brotes de libre empresa y socavar actividades comerciales nacidas al conjuro de las prometidas reformas de la perestroika.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.