EL PACTO SOCIAL, SÓLO CON SANCIONES MORALES

EL PACTO SOCIAL, SÓLO CON SANCIONES MORALES

Las conversaciones formales para acordar en el país las bases de un pacto social, orientado a contribuir con las metas inflacionarias del Gobierno, empezaron ayer con diversidad de criterios, por parte de los empresarios que asistieron a la reunión. Para unos, la propuesta del Gobierno es viable, pero, para otros, existen factores que hacen prácticamente imposible canalizar todos los propósitos tal como los plantea el equipo económico.

24 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Después del encuentro, realizado a puerta cerrada y que se prolongó por espacio de hora y media, la mayoría de los cincuenta asistentes se declararon solidarios con la intención de bajar la inflación al 22 por ciento.

Sin embargo, algunos consideraron que es necesario que el equipo económico asuma el compromiso de flexibilizar las medidas monetarias adoptadas para controlar el circulante, pues sin dinero para inversión y altas tasas de interés es imposible rebajar costos.

Uno de los más animados con el objetivo del Gobierno fue el presidente de Bavaria, Augusto López Valencia, quien indicó que la meta del 22 por ciento es sana, porque la inflación no solo golpea a los trabajadores y a los empresarios sino a todo el mundo.

Hemos asumido ese compromiso seriamente y estamos dispuestos a cumplirlo , dijo López Valencia.

El directivo empresarial dijo que el compromiso del sector privado se traduce en que los industriales van a tratar de que los aumentos de precios no superen el 22 por ciento en el presente año.

Sinembargo, dijo que este objetivo se llevará a cabo si ls circustancias se dan, pues de lo contrario habría que entrar a hacer una revisión.

El presidente de Acerías Paz del Río, Juan Camilo Restrepo Salazar, manifestó que su sector es solidario con el propósito inflacionario del Ejecutivo.

El presidente de Fenalco, Sabas Pretelt de la Vega, dijo que el comercio organizado respalda cualquier intención para bajar el costo de vida, pero indicó que no existe claridad en muchas de las políticas adoptadas por el equipo económico.

Pretelt de la Vega envió una carta al Ministro de Hacienda en la cual le solicitó que la Junta Monetaria flexibilice el manejo de los giros al exterior por importaciones.

Por ejemplo, las tarifas eléctricas han subido más de lo anunciado por las autoridades del ramo, entidades vinculadas al sector oficial han reajustado los precios hasta en 34 por ciento (Alcalis) y no hay claridad sobre el manejo cambiario.

La presidenta de la Asociación de Fabricantes de Medicamentos (Afidro), Sonia Martínez, dijo que desearía realmente conocer a fondo qué es el pacto social .

Dijo que el sector que representa es solidario con el Gobierno, pero sostuvo que hubiera sido mejor que el precio de los medicamentos, reajustados unilateralmente por el Ministerio de Desarrollo en 22 por ciento, se concertaran.

Representantes de la industria textil y de artículos de aseo y cementera también expresaron su voluntad de contribuir con alzas razonables en sus productos para evitar que la inflación se dispare por encima del 22 por ciento.

El ministro de Desarrollo, Ernesto Samper Pizano, dijo que el pacto social se abrió camino y que los industriales en su conjunto se comprometieron a no reajustar los precios por encima de la meta inflacionaria.

Al ser interrogado sobre qué tipo de acciones desarrollará el Gobierno para castigar a quienes incumplan con el compromiso, Samper dijo que la sanción sería de tipo moral.

Para seguir construyendo las bases del pacto social se creará un comité de seguimiento, en el que estarán representantes del Gobierno, los trabajadores y empresarios.

A la reunión asistieron también el ministro de Hacienda, Rudolf Hommes; el jefe del Departamento Nacional de Planeación, Armando Montenegro Trujillo, y el viceministro de Desarrollo, Juan Manuel Turbay.

Las centrales obreras, por su parte, aunque no estuvieron en la reunión promovida por Samper, consideraron ayer que su participación en el Consejo Laboral está supeditada a la respuesta y la acogida que tanto el Gobierno como los gremios de la producción le otorguen a sus iniciativas sobre el alcance del pacto social, que aspiran a presentar en el primer día de sesiones. Si no logran este cometido, abandonarán definitivamente el foro.

Aunque cada una de las confederaciones presentará su propio diseño sobre la magnitud y los fundamentos que deben contener los acuerdos multisectoriales, existe coincidencia entre los dirigentes obreros sobre la actitud que asumirán en caso de no encontrar respuestas positivas de parte de los otros integrantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.